null: nullpx
Actividad de Pandillas

3 asesinatos brutales en 3 días: cómo la MS-13 sigue matando pese a las expresiones de mano dura de Trump

Crímenes en la costa este en diciembre y el desmantelamiento de dos 'clicas' en agosto muestran que aunque el gobierno federal la considera una gran amenaza para los estadounidenses, a la par de carteles mexicanos de la droga, la Mara Salvatrucha sigue activa y dispuesta a matar en EEUU.
2 Ene 2019 – 11:14 AM EST

Pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS-13) volvieron a utilizar una técnica que les ha funcionado para llevar a su víctima hasta un lugar solitario y matarla a placer: usaron a una mujer como señuelo.

En este caso, le pidieron a una niña de 13 años que sedujera a Ian Michael Cruz, de 23 años, y que le ofreciera tener relaciones sexuales en un parque en Queens, en Nueva York, el pasado 16 de diciembre.

Cruz, aparentemente un miembro de la banda rival Barrio 18, fue encontrado semidesnudo y con varios impactos de bala. Cinco personas, incluyendo a la menor que llevó con engaños a la víctima tras charlar en internet, han sido arrestadas en relación con este asesinato. El mayor de los acusados tiene 22 años.

Dos días después, Harold Sermeno, de 17 años, fue asesinado a tiros en Long Island. El adolescente fue encontrado muerto detrás del centro comunitario Five Towns en Lawrence. Los detectives creen que la misma niña lo convenció para que acudiera a ese lugar también prometiéndole un encuentro sexual.

A más de 1,600 millas de ahí, en Houston, Texas, la Mara perpetraba otro homicidio el 16 de diciembre. Según la Policía, Edwin Trigueros, de 16 años, fue baleado en la cuadra 5300 de la calle De Soto después de que lo vieron conversando con un hombre en un sedán rojo. El menor fue trasladado a un hospital en estado crítico y falleció dos días después.

Dos integrantes de la temible pandilla, Melvin Josué Salvador, de 18 años, y Celso Onelio Sandoval, de 25, han sido arrestados y enfrentan cargos por este crimen. De acuerdo con la fiscalía local, ambos “asesinaron a un joven de 16 años que estaba caminando por la calle y luego cometieron un robo agravado”.

Estos tres crímenes ocurridos en solo tres días son una muestra de que la MS-13, que el gobierno Donald Trump considera una de las más grandes amenazas para los estadounidenses, a la par de los carteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación (CJNG), sigue activa y dispuesta a matar en EEUU.

También son ellas: el rostro femenino (pero igual de violento) de la pandilla Mara Salvatrucha (fotos)

Loading
Cargando galería


“Decapitan brutalmente”

La misma semana en que se registraron esos asesinatos en Nueva York y Texas, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) publicó su más reciente informe sobre pandillas, en el cual asegura que sus operativos contra la Mara han dado resultados.

Como parte de la llamada Operación Matador, una iniciativa contra bandas callejeras que se desarrolla en Nueva York, específicamente en Long Island, la agencia arrestó a 353 miembros de la MS-13 entre mayo de 2017 y el 30 de septiembre de 2018, señala en reporte.

Por otro lado, las unidades de búsqueda de fugitivos de ICE detuvieron a un total de 959 integrantes y asociados de la Mara en todo el país en el año fiscal 2018, que abarcó del 1 de octubre de 2017 al 30 de septiembre de 2018. Además, deportaron a 1,332 miembros de la MS-13 (de entre 5,872 pandilleros expulsados de EEUU) en ese período, un aumento del 24% respecto al ciclo anterior.

“La MS-13 pone en peligro la seguridad de las comunidades en Estados Unidos y el Triángulo del Norte de Centroamérica, integrado por Guatemala, Honduras y El Salvador, a través de la violencia y la intimidación”, advierte ICE en su informe. “Los pandilleros rutinariamente atacan y decapitan brutalmente a sus víctimas para inculcar miedo y obligar a que los obedezcan”, agrega.

Las clicas asentadas en comunidades centroamericanas en EEUU venden drogas, extorsionan a pequeños negocios, atacan a sus rivales y “reclutan agresivamente a los más jóvenes y vulnerables miembros de la comunidad”, señala el informe de ICE.


Los campos sometidos por la Mara

Pero la rápida expansión de la MS-13 en una comunidad rural en el norte de California es otra muestra de que las autoridades están lejos de ganarle la guerra a la banda fundada en la década de 1980 en Los Ángeles. Tras una investigación que inició a principios de 2015 y concluyó el 30 de agosto, ICE y otras agencias del orden descubrieron que unos 200 'mareros' se habían adueñado de la pequeña comunidad agrícola de Mendota, de tan solo 11,418 habitantes.

Hasta ahí habían llegado integrantes de dos violentas 'clicas': Parkview (PVLS) y Vatos Locos (VLS). Su presencia disparó la tasa delictiva en el diminuto poblado. Durante dos años, se cree que la pandilla estuvo detrás de al menos 15 homicidios ocurridos en el oeste del condado de Fresno, particularmente dentro o en los alrededores de Mendota, habitado mayormente por migrantes hispanos.

El operativo denominado Infierno Azul, por el color característico de esta organización criminal, llevó al arresto de 14 integrantes de la banda, quienes fueron acusados de participar en una conspiración de narcotráfico y diversos crímenes, incluido apuñalar por la espalda a uno de sus enemigos. Dos detenidos habrían matado a una persona a finales de 2017 buscando subir de rango en la MS-13.


Al ejecutar 17 órdenes de cateo, las autoridades decomisaron seis pistolas, un rifle, 270 balas, 65 machetes y cuchillos, 4,580 dólares en efectivo, 120 celulares, pequeñas cantidades de narcóticos y materiales relacionados con la pandilla.

“Los arrestos incluyeron a todo el liderazgo de la MS-13 en Mendota, incluido el líder de la 'clica' y otros líderes de alto rango, desmantelando las operaciones de la MS-13 en todo el Valle Central de California”, menciona ICE en su reporte anual.

Los crímenes en Long Island

En Long Island, el centro de la ‘Operación Matador’, porque ahí han ocurrido múltiples crímenes relacionados con la Mara, creen que la mano dura de la administración Trump redujo notablemente las acciones de la pandilla. Este año solo ocurrió un homicidio, el de Harold Sermeno el 18 de diciembre.

La Policía registró un total de cuatro asesinatos en esa zona, pero los otros tres casos ocurrieron en 2015 y 2017. Se contabilizaron en ese período porque fue cuando los cuerpos fueron encontrados.

“El condado de Suffolk ha librado una guerra contra la MS-13 y nuestra estrategia integral para erradicar esta pandilla violenta de Long Island está funcionando”, dijo la Policía de esa jurisdicción en un comunicado citado por la prensa.


“Esta reducción dramática es el resultado de una excelente vigilancia policial, un mayor alcance en la comunidad y el aprovechamiento de sociedades con otras agencias de gobierno para aportar recursos adicionales para combatir la violencia de pandillas”, agrega la institución.

Al visitar Long Island el verano pasado, Trump prometió “liberar a nuestras ciudades” de los ataques de la MS-13. “Los encontraremos, los arrestaremos, los encarcelaremos y los deportaremos”, expresó.

Ahí la Mara es sinónimo de desprecio. Uno de sus crímenes más atroces ocurrió en 2016, cuando las adolescentes Kayla Cuevas y Nisa Mickens fueron asesinadas a machetazos por integrantes de la MS-13.

De ese desprecio ha sacado tajada el presidente, quien en el pasado ha comparado la maldad de la pandilla con la del grupo terorista Al Qaeda y se ha referido a sus miembros como “ilegales” y “verdaderos animales”.

Sin embargo, algunos apuntan que el presidente no delimita bien sus palabras y que cuando habla de crímenes cometidos por los 'mareros' aprovecha para proyectar una sombra de dudas sobre la honestidad de los inmigrantes, indocumentados o no.

Publicidad