null: nullpx
Acoso Sexual

El efecto Weinstein: una oleada global de denuncias de acoso sexual alcanza a chefs, políticos y a Silicon Valley

Los testimonios de mujeres que acusan a compañeros y superiores de comportamiento inapropiado en el trabajo ya trascienden de Hollywood a industrias que van de la hostelería a la moda pasando por el deporte. Estos son algunos de los casos que han salido a la luz en las últimas semanas.
23 Oct 2017 – 5:38 PM EDT

Algunos ya lo llaman el efecto Weinstein: desde que decenas de mujeres acusaron al influyente productor de cine de acoso sexual, miles de trabajadoras han decidido también romper el silencio y sacudir sus industrias en una oleada de denuncias que ha trascendido Hollywood y ha alcanzado desde la cocina gourmet hasta la moda pasando por el Senado californiano.

Muchas lo hicieron a través del hashtag #MeToo, paraguas que miles de mujeres utilizaron para dar cuenta de la normalidad y la extensión del abuso; otras, a través de investigaciones periodísticas que han puesto en jaque a sus hasta ahora todopoderosos jefes y compañeros.

Según la activista Jaclyn Friedman, autora de ' Sí significa sí: visiones del poder sexual femenino y un mundo sin violación', es normal que estemos viviendo semejante movimiento. "Es más probable que las sobrevivientes identifiquen y expresen sus propias experiencias cuando escuchan que otras sobrevivientes lo hacen", explica a Univision Noticias.

Además, dice Friedman, ver que los agresores se enfrentan a consecuencias reales por su comportamiento, como el despido o la expulsión de la Academia de cine para Weinstein, también valida los testimonios de las mujeres. "Para muchas sobrevivientes, incluida yo misma, la caída de Weinstein y Price es como una gota en un cubo de agua. Quizás una gran gota. Un chapuzón en el cubo", dice.

Estos son algunos de los casos que han salido a la luz desde el escándalo del productor:

Cine

Mientras que las denuncias contra Harvey Weinstein de actrices y trabajadoras que sufrieron sus proposiciones o asaltos ya supera las cuarenta y no parece que vayan a detenerse, otras dos figuras de Hollywood se han visto envueltas en acusaciones similares.

En el caso del cineasta Roman Polanski no es la primera vez. Ahora ha sido la artista californiana Marianne Barnard quien ha contado que el director abusó de ella y le tomó fotos desnuda con un abrigo de pieles cuando tenía 10 años. Con ella ya suman cinco las mujeres que han acusado a Polanski de abuso cuando eran menores.

"Primero me estuvo tomando fotos en bikini, estaba con el abrigo y luego me dijo que me quitara la parte superior del bikini, con lo que me sentí cómodo ya que tenía solo 10 años y con frecuencia corría sin la parte superior (...) Pero luego quiso que me quitara la parte de abajo del bikini, empecé a sentirme muy incómoda. En algún momento me di cuenta de que mi madre se había ido. No sabía a dónde fue y realmente no registré que se marchara, pero ella ya no estaba allí. Entonces él abusó de mí".

En 1979 Polanski se declaró culpable de haber violado a Samantha Geimer, de 13 años, durante una sesión de fotos de la revista Vogue en 1977. El director se vio obligado a abandonar Estados Unidos, país donde sus cargos siguen pendientes a día de hoy, para evitar una condena.


Una nueva investigación periodística, en este caso de Los Angeles Times, ha puesto en el punto de mira a un nuevo viejo conocido de Hollywood: el director y guionista James Toback, al que 38 mujeres acusan de acoso sexual. Según el periódico, Toback trataba de atraer a mujeres guapas con la promesa de conseguirles papeles como actrices en Hollywood.

Pero las audiciones y entrevistas con el cineasta adquirían rápidamente un carácter sexual, según el periódico: Toback aprovechaba para hacerles preguntas humillantes sobre su vello púbico o sus costumbres sexuales, alardeaba de sus conquistas y también llegó a masturbarse en su presencia o a intentar frotar su entrepierna contra ellas. El director ha negado las denuncias de las mujeres.


Otro ejecutivo que, como Weinstein, ha sentido las consecuencias de su comportamiento es Roy Price, el jefe de Amazon Studios. Price fue despedido de su cargo en los días que siguieron a la tormenta causada por el escándalo del productor.

Isa Hacket, la productora de la serie The man in the high castle, acusó a Price de haberla acosado en 2015 en una entrevista en Hollywood Reporter. Según ella, Price le había hecho comentarios obscenos e inapropiados cuando regresaban en taxi de promocionar la serie en un evento en San Diego: "Te encantará mi sexo", cuenta que le dijo Price. Al llegar, le hizo una mención al sexo anal al oído.

Política

Más de 140 legisladoras estatales, lobistas y trabajadoras de la Asamblea de California han firmado una carta en la que piden que termine la cultura del acoso en la institución.

Entre ellas se encuentra Cristina García, quien relató a The Hill cómo un poderoso lobista le tocó el culo en 2012, episodio tras el cual un senador estatal le pidió que no denunciara los hechos pues el agresor era una personalidad influyente.

"Como mujeres líderes en política, en un estado que se postula como un líder en justicia e igualdad, se podría suponer que nuestra experiencia ha sido diferente. No lo es. Cada una de nosotras ha soportado, o presenciado o trabajado con mujeres que han experimentado algún tipo de comportamiento deshumanizante por hombres con poder en nuestros lugares de trabajo", dice la misiva. "Hemos terminado con esto".

El presidente del Senado estatal, el latino Kevin de León, ha asegurado que llevará a cabo una investigación interna.

Cocina

El chef celebrity Josh Besh, propietario de la cadena de restaurantes Besh Restaurant Group en Nueva Orleans, fomentó una cultura del acoso sexual entre sus trabajadores, según una investigación del Nola.com / The Times-Picayune.

25 mujeres denunciaron a la publicación haber sido víctimas de acoso mientras trabajaban para este conglomerado.

Entre los testimonios, se incluían experiencias en las que compañeros o superiores que realizaban toqueteos indeseados, comentarios sugerentes sobre la apariencia de las empleadas y otros actos de acoso de carácter sexual.

Una trabajadora denunció que el propio Besh "continuó intentando forzarla [a ella] a someterse a sus propuestas sexuales" durante una "relación sexual no deseada" que duró meses mientras trabajaba para él. Besh ha abandonado su cargo en la compañía tras las alegaciones en su contra.

Silicon Valley

El 60 por ciento de las mujeres que trabajan en Silicon Valley aseguran haber sufrido alguna forma de acoso sexual. Dos de ellas han decidido en los últimos días denunciar al bloguero y evangelista tecnológico Robert Scoble.

Por un lado, Michelle Greer, que trabajó con Scoble, dice que el hombre la toqueteo durante una conferencia de tecnología en 2010. Por otro, la periodista especializada en Silicon Valley Quinn Norton acusó a al bloguero de agredirla a principios de ese mismo año en un encuentro de hackers:

"Sin más advertencia, Scoble estaba sobre mí. Sentí una mano en mi pecho y su brazo extendiéndose y agarrándome el trasero", escribió la reportera en un post de Medium.

Moda

La modelo Cameron Russell ha estado compartiendo a través de su cuenta de Instagram decenas de historias anónimas de modelos y ha animado a que compartan sus testimonios bajo el hashtag #MyJobShouldNotInCludeAbuse (mi trabajo no debería incluir el abuso).

La mayor parte de ellas describen abusos sexuales en sesiones de fotografía: una mujer contó cómo un fotógrafo le preguntó cuándo fue la última vez que se masturbó; otra tuvo que soportar las insinuaciones de que los fotógrafos siempre mantienen relaciones sexuales con las modelos que retratan; otro le tocó los pezones a una modelo con la excusa de que tenían que aparecer “duros” en las imágenes; otro metió los dedos en la vagina de una aspirante a modelo de 15 años con el pretexto de que eso haría que las imágenes parecieran más sensuales.

Deporte

La gimnasta Mckayla Maroney, de 21 años, denunció inspirada por el movimiento #MeToo que sufrió el abuso sexual de Larry Nassar, el médico del equipo nacional de gimnasia femenino, desde los 13 años hasta que abandonó el deporte.

Nassar, que tiene pendientes 22 cargos por asalto sexual, ha sido acusado por más de 100 mujeres a las que el doctor sometía a abusos sexuales que el médico hacía pasar por “tratamientos”. Dos exdeportistas denunciaron que el médico las había penetrado con los dedos.

Maroney contó un episodio que vivió en manos del médico durante el que pensó que iba a morir: "La noche más aterradora de mi vida tuvo lugar cuando tenía 15 años. Había volado todo el día y toda la noche con el equipo para llegar a Tokio. (Nassar) Me había dado una pastilla para dormir en el vuelo y lo siguiente que supe es que estaba con él a solas en su habitación de hotel recibiendo un 'tratamiento'”, contó.

Televisión

El fantasma del acoso sexual no termina de marcharse de Fox News. El año pasado tanto el fundador de la cadena Robert Ailes (que murió en agosto) como el expresentador estrella Bill O’Reilly protagonizaron sendos despidos por repetidas denuncias de acoso sexual de trabajadoras de Fox.

Ahora, una nueva investigación de The New York Times ha descubierto que Fox renovó el contrato de O'Reilly a pesar de saber que había llegado a un acuerdo por valor de 32 millones de dólares con una analista legal que participaba en su programa y que lo acusó, entre otras cosas, de haber compartido con ella pornografía gay.

Medios de comunicación

El conglomerado de medios Vox Media ha despedido al director editorial de la compañía, Lockhart Steele, después de una investigación interna y un post en Medium de la extrabajadora Eden Rohatensky en el que denunciaba el comportamiento inapropiado de varios empleados de la compañía. Entre ellos, Rohatensky mencionaba a un vicepresidente (supuestamente Steele) que le besó el cuello en un taxi.

Por su parte, la edición británica de la revista masculina GQ ha decidido poner fin al contrato que tenía con el corresponsal político freelance Rupert Myers después de que varias acusaciones sobre comportamiento inapropiado. Condé Nast, la empresa editora de GQ entre otras publicaciones de estilo de vida, también ha decidido interrumpir sus colaboraciones con el famoso fotógrafo Terry Richardson, acusado por varias mujeres de abuso de poder y acoso.

Violaciones, acoso y miedo: los 52 relatos de terror de las mujeres que denuncian a Harvey Weinstein

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Acoso Sexual
Publicidad