Abortos

Iowa aprueba la ley antiaborto más estricta de EEUU: lo prohíbe tras detectar el latido cardíaco

La gobernadora republicana del estado Kim Reynolds firmó este viernes el proyecto de ley aprobado por la legislatura estatal el pasado miércoles, que prohíbe los abortos después de que el latido fetal es detectado, algo que puede ocurrir tan pronto como a las seis semanas de embarazo.
4 May 2018 – 4:44 PM EDT

Acceder a un aborto seguro será casi imposible en Iowa. La gobernadora del estado, Kim Reynolds, firmó este viernes una restrictiva ley que prohíbe a los médicos realizar el procedimiento después de que se detecte un latido cardíaco, es decir, tan pronto como a las seis semanas de embarazo, antes de que una mujer sepa que está esperando un bebé.

La legislatura estatal liderada por los republicanos aprobó el "proyecto de ley del latido del corazón" el pasado miércoles y ahora solo esperaba ser ratificado. Se trata de la legislación más restrictiva del aborto en Estados Unidos que de no ser frenada por las cortes entraría en efecto el próximo 1 de julio.

"Creo que todas las vidas inocentes son preciosas y sagradas y como gobernadora, haré todo lo que esté en mi poder para protegerla y eso es justamente lo que estoy haciendo hoy", dijo Reynolds. “Entiendo y anticipo que esta ley será desafiada por los tribunales y que de pronto le pondrán un freno hasta que alcance a la Corte Suprema”, agregóç

Iowa ya prohíbe la mayoría de los abortos después de las 20 semanas, de modo que ya era uno de los estados del país que imponía más restricciones para acceder a un procedimiento seguro. Esta recién aprobada ley requerirá que los médicos realicen un ultrasonido abdominal en la búsqueda del latido del feto a cualquier mujer que esté solicitando practicarse un aborto. Si se detecta, el médico no podrá efectuar el procedimiento.

“Qué audacia pensar que corresponde a nosotros determinar la intimidad y las decisiones de una mujer y sus opciones médicas”, dijo la representante demócrata Vicki Lensing, durante el debate en la cámara estatal que comenzó el pasado martes por la tarde y se prolongó hasta el miércoles por la madrugada. “Me siento ofendida personalmente por este proyecto que aparentemente intenta cuestionar la capacidad de una mujer para tomar una decisión indeseada y difícil”.

Las leyes restrictivas no impiden los abortos

Abortar en Estados Unidos es legal desde el año 1973, según lo establecido por la histórica decisión Roe v. Wade, que estableció que las mujeres tienen el derecho constitucional de acceder a un procedimiento seguro. El derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos también es favorecido por la opinión pública, según documentan estudios del Pew Research Center o la empresa Gallup.

Desde su aprobación, sin embargo, distintas iniciativas han intentado desafiar su legalidad o limitarla. La normativa vigente se rige por el caso de 1992, Planned Parenthood v. Casey, que asegura que los estados pueden establecer restricciones, con tal de que no representen un obstáculo sustancial para que una mujer pueda abortar.

Durante los últimos años se han aprobado leyes estatales que han limitado el acceso a abortos seguros, lo que afecta sobre todo a las mujeres de menos recursos que no pueden acudir a otros estados para solicitar el procedimiento. Un ejemplo claro es Texas.

Los senadores estatales de Iowa que respaldaron la legislación dijeron esta semana que su objetivo final era desafiar Roe v. Wade: es decir, que el debate sobre el acceso al aborto regrese al máximo tribunal.

Las investigaciones demuestran que las leyes restrictivas no impiden que los abortos ocurran, solo promueven que se lleven a cabo de forma clandestina. Las leyes hacen que sea más difícil y peligroso que las mujeres reciban la atención y los cuidados de salud reproductiva que necesitan y la consecuencia son complicaciones que pueden llegar a ser mortales.

Rodeada de niños: así firmó la gobernadora de Iowa la ley que restringe el acceso a abortos seguros

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:EmbarazoSalud y MujerPolítica