null: nullpx
Abortos

Mientras más restricciones, más abortos: por qué los expertos buscan proteger el acceso a procedimientos seguros

Nunca antes en los últimos 40 años había habido tan pocos abortos en EEUU, debido al éxito que han tenido las medidas para impulsar la planificación familiar. Limitar estos procedimientos impacta desproporcionadamente en las mujeres más jóvenes, negras e hispanas de bajos recursos.
27 Ene 2017 – 06:57 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
"Mantengan al aborto seguro y legal", se lee en esta pancarta de la marcha de las mujeres en Washington DC. Crédito: Getty Images

Cuando se limita el acceso al aborto aumenta el número de abortos caseros y el de mujeres que mueren a causa de ellos. Eso fue exactamente lo que ocurrió en países como Rumanía cuando prohibieron los abortos entre 1967 y 1989 y empezaron a morir un promedio de dos mujeres al día por este motivo.

El doctor Mihai Horga reseñaba así las consecuencias, en un estudio de 2013 del Journal of Family Planning and Reproductive Health Care: “las muertes por abortos inseguros aumentaron rápidamente. (...) La mortalidad materna global también aumentó dramáticamente”. Además se atrevía a recomendar: “Los países que buscan restringir cada vez más el acceso al aborto y la anticoncepción deben mirar y aprender del ejemplo de Rumanía”. De hecho, cuando la política se revirtió, la tasa de mortalidad materna se desplomó a una octava parte de lo que fue durante el apogeo de las medidas de no-aborto en el país europeo.

La prohibición también provocó que aproximadamente 150,000 recién nacidos fueran colocados en orfanatos estatales, muchos de los cuales después sufrieron severos problemas de salud mental y física, incluyendo trastornos esquizoafectivos y sociopatías.

En Estados Unidos el aborto es legal y es favorecido también por la opinión pública, según documentan estudios del Pew Research Center o la empresa Gallup. Sin embargo, en los últimos años ha habido intentos en muchos estados para restringirlos, con consecuencias similares a las registradas en Rumanía.

“Estas restricciones han hecho que sea más difícil y peligroso para las mujeres recibir atención cuidados seguros de salud reproductiva”, dijo a Univision Noticias Suzanne B. Goldberg, profesora de leyes y directora del Center for Gender & Sexuality Law & Sexuality and Gender Law Clinic de la Escuela de Derecho de Universidad de Columbia.

Por ejemplo, cuando entró en vigencia en Texas en octubre de 2014 la ley HB2, que obligaba a las clínicas de abortos estar equipadas para operar como centros quirúrgicos ambulatorios para atender emergencias, el estado vio un aumento en los abortos caseros y creció el mercado negro en el Valle del Río Grande de medicamentos para abortar provenientes de México.

Según investigaciones del Texas Policy Evaluation Project de The University of Texas at Austin, quienes encuestaron en 2015 a 1,397 residentes de Texas en edades entre 18 y 49 años, 1.7% de las latinas reportó haber tratado de detener un embarazo por sí mismas durante este período.

“Algunas mujeres que no pueden pagar un aborto o no pueden llegar a una clínica para hacerlo, intentan los auto-abortos. Otras siguen el embarazo a término o bien para mantener al niño o para darlo en adopción”, dijo a Univision Noticias Elizabeth Nash, gerente de asuntos estatales de alto nivel en la oficina de Washington DC del Guttmacher Institute.

Un estudio realizado por el instituto en 2014, menciona algunas de las vías poco seguras que usan las mujeres, cuando se ven obligadas a actuar por sus propios medios. Entre otras cosas, muchas usan Internet para obtener medicamentos que no son seguros, que pueden ser falsificaciones y traerles efectos graves. Esto contrasta fuertemente con los abortos que son realizados por profesionales calificados, unos de los procedimientos más seguros en la medicina, con una tasa de fallecimientos menor al 0.01%, según la Organización Mundial de la Salud.

El estado del aborto

En este momento la tasa de abortos en el país ha alcanzado un mínimo histórico: 14.6 abortos por cada mil mujeres (de 15 a 44 años) en 2014, la más baja desde la aprobación de Roe vs. Wade, la decisión de la Corte Suprema que legalizó el aborto en 1973. También ha ocurrido una disminución en la tasa de natalidad, lo que sugiere que más mujeres están previniendo los embarazos no deseados.

Ambas cosas se deben, según los expertos, a muchos factores que se pueden resumir en una mejor educación sexual y un mayor acceso a los anticonceptivos.

Evolución de la tasa de aborto en EEUU
Abortos por cada 1,000 mujeres entre 15 y 44 años.

30

25

20

16.3

15

14.6

10

El aborto alcanzó un mínimo histórico en 2014

5

0

1973

83

93

03

14

30

25

20

16.3

15

14.6

El aborto alcanzó un mínimo histórico en 2014

10

5

0

1973

78

83

88

93

98

03

08

14

30

25

20

16.3

15

14.6

El aborto alcanzó un mínimo histórico en 2014

10

5

0

1973

78

83

88

93

98

03

08

2014

FUENTE: Guttmacher Institute/APC 2014 | UNIVISION.

Han sido muy efectivas las campañas educativas de educación sexual de la Office of Adolescent Health (OAH) que lograron que entre 2010 y 2014 la tasa de embarazo adolescentes llegara al nivel más bajo que se haya registrado en el país. En 2014, nacieron 249,078 bebés de madres en edades entre 15–19 años, una disminución de 29% con respecto a 2010, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El mayor acceso a los anticonceptivos, especialmente aquellos de acción prolongada como el DIU, se debe principalmente al Affordable Care Act, conocido informalmente como Obamacare.

"La disminución en el número de embarazos no deseados muestra que finalmente estamos haciendo un mejor trabajo para ayudar a las mujeres a acceder al control de natalidad asequible y de alta calidad. No debemos retroceder en el acceso a la anticoncepción", dijo Cecile Richards, presidente de Planned Parenthood, en un comunicado público reciente.

La nueva administración

Donald Trump emitió una orden ejecutiva que, dependiendo de cómo sea interpretada por el Departamento de Salud y Servicios Humanos, podría eliminar la obligatoriedad de que las aseguradoras privadas incluyan la anticoncepción en su cobertura. También ha amenazado con eliminar los fondos federales a Planned Parenthood, la red de clínicas femeninas que surte, entre otras cosas, de anticonceptivos a millones de familias estadounidenses, que de otra forma no tendrían acceso a ellos, además de ser un proveedor de abortos.

En enero cinco leyes han sido introducidas en el congreso que busca restringir el acceso al aborto. Una es la H.R. 7, que fue aprobada este martes por la Cámara de Representantes, que busca bloquear que fondos federales paguen abortos a mujeres que participan en los planes de seguro federales y programas de salud como Medicaid y Medicare, entre otras medidas. También están la H.R.490 que prohibiría el aborto tan temprano que la mayoría de las personas ni siquiera sabrían que están embarazadas, la H.R.147 de prohibición selectiva según raza y sexo, la H.R.36 que prohíbe el aborto después de las 20 semanas y la H.R.586 que convertiría a los abortos en algo completamente ilegal.

De ser aprobadas, estas leyes golpearán más, según los expertos, a las mujeres pobres. El estudio del Guttmacher Institute de 2014 reveló que 60% de las mujeres que se realizaron abortos entre 2008 y 2014 eran menores de 20 años. Del total 25% eran latinas y 28% negras. Más de la mitad ya tenía al menos un hijo. 28% no tenía seguro médico, cuando pagar por un aborto puede costar entre 490 dólares y 1,500 dólares en el primer trimestre según cifras de Planned Parenthood y del Guttmacher Institute, sin contar con los gastos indirectos derivados del procedimiento.

Vea también: Escenas de la multitudinaria marcha de las mujeres en Washington DC

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
Publicidad