Política

Trump visitó Miami para discutir su reforma tributaria en una mesa redonda donde no hubo discusión

“Tenemos grandes amigos aquí, vamos a seguir siendo muy duros con Cuba”, dijo el presidente apenas abrió su discurso, durante el cual no mencionó ni una palabra del escándalo de su abogado Michael Cohen.

MIAMI, Florida.- El presidente Donald Trump visitó este lunes al mediodía la ciudad de Hialeah donde mantuvo una mesa redonda para hablar de la reforma de impuestos impulsada por su administración. El mandatario escogió hablar en la ciudad con el mayor número de cubanos en EEUU, donde la media de ingreso familiar no llega a los 30,000 dólares.

Pasadas las 12:30 del mediodía, Trump se unió a una mesa en la que estaban el senador Marco Rubio, el representante Mario Díaz-Balart y otros empresarios del sur de Florida, frente a un público de cientos de personas y un amplio grupo de periodistas.

Aunque el evento estuvo centrado en celebrar la política económica de Trump, específicamente la tributaria, también hubo tiempo para el tema favorito de la audiencia de Hialeah: condenar los regímenes de Cuba y Venezuela. “Tenemos grandes amigos aquí, vamos a seguir siendo muy duros con Cuba”, dijo Trump apenas abrió su discurso.


El mandatario vio interrumpida su intervención varias veces por la ovación del público. Repitió que desde el día de su elección ha creado más de 3 millones de empleos. “El desempleo de hispanos está en el nivel más bajo en la historia”, vociferó, e inmediatamente preguntó: “¿Hay algún hispano en esta sala?”, lo que provocó risas de todos los asistentes.

Además, aprovechó el momento para decir que senador Bill Nelson fue “hostil” hacia su paquete de recorte de impuestos. El gobernador republicano Rick Scott, aliado de Trump, lanzó su candidatura para ocupar la silla de Nelson en el Senado.

El mandatario no dijo ni una palabra del escándalo de su abogado Michael Cohen, quien precisamente se estaba presentando ante un juez de Nueva York, por posible fraude bancario y violación a las leyes de financiación de campaña. Tampoco hubo espacio para reacciones a la entrevista que el exdirector del FBI, James Comey, diera a la cadena ABC News, en la que lo señaló de mentiroso y no está “moralmente capacitado para ser presidente de EEUU”.

Trump alabó una y otra vez su política económica y dijo que ha conseguido hacer en tiempo récord lo que nadie ha logrado. “Por primera vez en 18 años, los salarios están subiendo ¡Felicidades! ¡Disfruten su dinero!”.

Marco Rubio tomó la palabra para agradecer en público al presidente por la causa de la libertad de Cuba y Venezuela. En la audiencia, una asistente levantaba una bandera de Venezuela mientras Rubio daba su mensaje en inglés y en español. “Presidente, quiero darle las gracias por ser un campeón favor de la libertad y la democracia, a favor del pueblo de Cuba y de Venezuela”, le dijo Rubio.

“¿Doral? ¡Yo soy dueño de Doral!”, aseguró el presidente provocando carcajadas de los asistentes. “Hay tantos venezolanos, los conozco muy bien porque están en Doral, son grande personas. A ellos y a los cubanos, les digo, están muy bien representados”, agregó el presidente.

"Solo habló de su éxito"

Por su parte, el representante Mario Díaz-Balart se enfocó en la comunidad trabajadora de Hialeah, la llamada ‘ciudad que progresa’. “Esta reforma (de impuestos) permite a la gente trabajadora quedarse con más dinero al final, justo lo contrario a lo que hacen los gobiernos de Cuba y Venezuela”, dijo el congresista.

Al salir, los asistentes parecían más complacidos con haber visto al presidente que con el mensaje sobre los impuestos. “El plan de impuestos es maravilloso, pero realmente vine porque soy fan del presidente, él odia el comunismo y yo también, lo amo. Él es progresista y yo también”, dijo Daibelis Otero, emprendedora de origen cubano.

Para Andrés Rodríguez, empresario de mercadeo, la discusión no aclaró las dudas que tenía sobre la reforma tributaria. “Muy bueno el evento, pero faltó qué va a pasar en el futuro”, indicó.

El empresario dijo que hay una preocupación generalizada sobre si estos impuestos pueden convertirse en inflación a largo plazo. “Realmente pensé que hablaría más de eso, pero no, solo habló de su éxito”, reconoció Rodríguez.

Afuera del Bucky Dent Park, algunas personas reclamaron la visita del mandatario. “Él habla de los millonarios, y no de la clase trabajadora, esos impuestos saldrán de nosotros”, declaró a Univision Noticias Eleazar Meléndez, residente de Hialeah.

Vea también:

RELACIONADOS:Donald Trump