Elecciones Gobernador California

Por qué la inmigración se volvió el centro en la carrera por la gobernación de California

En un estado con 2.6 millones de indocumentados y que ha liderado la lucha contra las duras políticas de la presidencia de Donald Trump, los aspirantes a gobernador han vuelto del tema migratorio una prioridad en sus agendas electorales.
20 Ene 2018 – 5:21 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- Las estrictas políticas migratorias del presidente Donald Trump, California como un estado santuario, los dreamers, los operativos de ICE, los 'tepeseros' o 'tepesianos', el muro fronterizo y los 2.6 millones de indocumentados que viven aquí, son temas que han destacado en las agendas de los candidatos a la gobernación, una carrera que lideran dos demócratas que fueron alcaldes de ciudades -Los Ángeles y San Francisco- que protegen a las personas sin papeles.

"Todos esos temas repercuten en la vida política del estado, que es la cuna de los dreamers; hay una efervescencia", dice Octavo Pescador, analista político y profesor de Educación en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). "El anti-trumpismo está muy vigente y muy activo en California", advierte el catedrático, quien cree que este debate será "más visible" conforme se acerque la elección.

Para Arturo Carmona, consultor y exdirector político de la campaña presidencial de Bernie Sanders, "California está a la vanguardia contra las políticas del presidente Trump y ese es el liderazgo que debe tomar el próximo gobernador".

"El trabajo que están haciendo el procurador (Xavier) Becerra, el liderazgo de la legislatura y el gobernador deja unos zapatos muy grandes para el próximo gobernador. Uno de los logros es dejar en claro que cuando sale el tema migratorio se es contundente y se defiende a la comunidad", agregó.

Por ello, los candidatos no han perdido oportunidad de opinar sobre estos asuntos en debates, entrevistas y en sus redes sociales. Los demócratas, por un lado, se oponen a las decisiones al respecto tomadas en la Casa Blanca; por el otro, los republicanos las aplauden.

Varios de los tuits del aspirante demócrata que lidera las encuestas, Gavin Newson, vicegobernador y exalcalde de San Francisco, abogan por los inmigrantes; incluso comenzó una discusión virtual con Trump desde que éste era precandidato presidencial. Y poco después de que ganó la elección pidió a los sistemas universitarios del estado proteger a los estudiantes sin documentos de las deportaciones.

"Debemos esforzarnos por liderar con compasión y empatía. En el mejor de los casos, no solo toleramos nuestra diversidad, la celebramos. El Congreso debe aprobar el Dream Act ahora", escribió en Twitter el 11 de enero abogando por los dreamers.

"La disposición de Trump de usar a los niños como moneda de cambio es repugnante", publicó el 7 de enero refiriéndose a la idea de construir un muro condicionando el programa DACA.

Por su parte, Antonio Villaraigosa, exalcalde de Los Ángeles y segundo en las encuestas, no ha dudado en pronunciarse sobre la cancelación de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y el TPS (Estatus de Protección Temporal). Una de sus propuestas es exigir que el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) pueda entrar a edificios públicos solo si tiene una orden judicial.

Su carrera electoral comenzó dejando agua para los indocumentados que cruzan la frontera que divide a Estados Unidos y México. "Estamos entregando esta agua porque más de 10,000 personas han perdido su vida cruzando la frontera", dijo sobre esa visita al desierto en octubre. "En estos tiempos tenemos que enfrentar la política de Trump, la política antiinmigrante, antimexicana", agregó.

Tras la decisión de un juez federal de San Francisco que bloqueó temporalmente la eliminación del programa DACA, que ha beneficiado a 800,000 jóvenes indocumentados, Villaraigosa escribió en su cuenta de Twitter: "El estado de derecho en funciones".


"Esto no es lo que somos", publicó acerca de la cancelación del TPS para casi 300,000 salvadoreños. "Este país da la bienvenida a inmigrantes dispuestos a trabajar duro y contribuir a nuestra sociedad. Tenemos que estar juntos y protegernos los unos a los otros".


El tesorero estatal John Chiang, el demócrata que ocupa el tercer lugar en los sondeos, también se ha sumado a este debate, aunque no tan seguido. "No le daré la espalda a los dreamers ni estaré del lado de la división y el odio, y exhortaré al Congreso a salvar el programa", comentó en un comunicado.


La única mujer en esta competencia, la demócrata Delaine Eastin, exjefa escolar estatal, también ha expresado su apoyo a los dreamers, a quienes considera vitales para el progreso del estado, y a los indocumentados.

"Los beneficiarios de DACA en California son los futuros líderes de nuestro estado y país. Los necesitamos tanto o más de lo que ellos nos necesitan a nosotros", expresó el pasado 5 de septiembre.

Con pocas posibilidades de llegar a la elección general de noviembre, los candidatos republicanos respaldan las acciones del presidente. Para ellos, el camino electoral es complicado. Aquí, Trump perdió por una diferencia de tres millones de votos. En enero de 2017, un tercio de los electores se mostraba a favor de que California se volviera un país independiente y separado de la actual administración.

Si bien el acaudalado empresario John Cox, quien ha puesto 3 millones de dólares de su bolsillo en su campaña, se había definido como "un republicano diferente", en su cuenta de Twitter ha dejado ver paulatinamente su postura en contra de la inmigración.

"Vamos a #CleanOutTheBarn (limpiar el granero) y terminaremos con las carreras políticas de aquellos que votaron por esta tontería", expresó el 2 de enero sobre la ley que convirtió en estado santuario a California.

También compartió en su cuenta la entrevista del director interino de ICE, Thomas Homan, advirtiendo que sus agentes realizarán más redadas este año.

Quien ha mostrado la postura más parecida a la de Trump en esta contienda es Travis Allen, asambleísta de Huntington Beach. Hace unos días pidió a la Casa Blanca demandar a California para derogar la ley SB54, que prohíbe la colaboración entre las policías locales y los agentes migratorios.

"Depende del presidente y de Jeff Sessions (fiscal general) intervenir y acusar al fanfarrón de Jerry Brown (actual gobernador) y a todos los demócratas de California que están aprobando estas leyes inconstitucionales", declaró Allen en una entrevista con Fox News.

Lo cierto es que varios californianos no comparten este punto de vista. Una encuesta publicada en diciembre por el Instituto de Política Pública de California (PPIC) concluyó que el 86% de los residentes del estado, incluido el 68% de los republicanos, cree que el Congreso y el presidente deberían encontrar la manera de que los indocumentados permanezcan legalmente en el país.

"California parece haberse establecido abrumadoramente a favor de que los inmigrantes se queden y los republicanos no han cambiado su punto de vista, sin importar cuánto haya cambiado la batalla nacional de inmigración", señala Mark Baldassare, director general del PPIC.

Casi la mitad de los encuestados dijo que le preocupaba mucho (28%) o algo (20%) que alguien que conocen sea deportado. Por su parte, el 57% de los hispanos y el 48% de las personas que no nacieron en este país respondieron que les afligía esta posibilidad.

Este margen se entiende considerando que 2.6 millones de los habitantes del estado son indocumentados, casi una cuarta parte del total de inmigrantes sin papeles en todo EEUU.

El 93% de los demócratas en California se inclina por una reforma migratoria, según el sondeo del PPIC.

En fotos: Quiénes son los candidatos a la gobernación de California

Loading
Cargando galería