null: nullpx
Coronavirus

Su negocio cerró por el coronavirus, pero puso un puesto de frutas y antojitos para mantener a sus 5 hijos

La tienda de Teresa Ramírez en San José, California, es considerada no esencial y de la noche a la mañana se quedó sin ingresos a causa del coronavirus, pero eso no le impidió buscar la forma de salir adelante. “Ahorita no está para quedarse a llorar, es salir adelante para ver qué opciones tenemos para trabajar”, dice.
14 May 2020 – 12:25 AM EDT

SAN JOSÉ, California. - Teresa Ramírez es una madre de familia que debido a la pandemia de coronavirus se vio obligada a cerrar las puertas de su negocio considerado no esencial, pero eso no le ha impedido buscar nuevas formas de ganarse la vida y mantener a sus 5 hijos.

“La comida se nos estaba acabando, los recursos se nos estaban acabando”, cuenta esta mujer hispana, a la que la angustia de no contar con ingresos económicos la empujó a reinventarse como comerciante ambulante.

Y es que con el toque de queda y las restricciones de movilidad en el Área de la Bahía, su tienda de artículos para fiestas infantiles tuvo que dejar de operar. Por si fuera poco, su esposo también perdió su empleo en la industria de la construcción cuando comenzó la crisis del coronavirus.

“Las ventas bajaron, todas las fiestas nos las cancelaron, entonces tuvimos que sentarnos a pensar, ¿qué podemos hacer?”, señala.

Pese la difícil situación, el empeño de la señora Teresa también le da la versatilidad para buscar cómo generar ingresos. Por ahora, el negocio de la comida es lo que le deja unos dólares a la familia.

Detrás de un tapabocas, Teresa recuerda que al ver que los restaurantes seguían operando con restricciones, su enfoque sería el de los alimentos. Por ello instaló una carpa en el estacionamiento de una plaza comercial y comenzó a vender frutas y antojitos mexicanos.

“Chicharrones preparados, tostilocos, fruta picada, mangonadas, raspados, jugos y muchas cosas más... sigue creciendo el menú”, cuenta en entrevista mientras atiende a sus clientes intentando mantener distancia social.

Las opciones no faltan


Algunos de sus hijos la ayudan a cobrar mientras ella prepara la comida. A diario aprende recetas nuevas de mermeladas y jugos, que según sus clientes, le quedan muy bien. Teresa cumplió dos semanas en su nueva aventura y quienes frecuentan la zona de McCreery y Alum Rock, al este de San José, ya la reconocen.

“Ahorita en este tiempo no es quedarse a llorar, es salir adelante para ver qué opciones tenemos para trabajar”, señala la madre de familia. Y es que con un alquiler de 3,500 mensuales por su casa y una renta de $4,000 en su local comercial, quedarse de brazos cruzados no era una opción para su familia.

Además, cuenta que las opciones no le faltan. “El fin de semana vendimos flores (por el Día de las Madres), el 5 de mayo banderitas (mexicanas). Lo que sea para sacar adelante a la familia”, explica Teresa.

En un buen día puede sacar hasta $100 con la venta de fruta y antojitos, pero en ocasiones las ganancias son apenas de $30. Aún así, Teresa dice con una sonrisa que “a rajarse, a su rancho”.

Su esposo se tuvo que ir a trabajar al campo para ayudar con los gastos. Sin embargo, en ocasiones apenas y gana 20 dólares al día.

“No rendirnos, porque esto es una prueba más porque nosotros como inmigrantes venimos desde tan lejos, no podemos darnos por vencido, tenemos que seguir”, dice preocupada de que a sus 5 hijos no les falte nada.

“Ha sido muy difícil, me siento muy orgullosa de mi mamá porque ha estado trabajando muy duro y ahorita yo sé que no hay mucho dinero, pero estamos tratando de sobrevivir”, señala por su parte su hija María.

Sigue nuestra cobertura sobre la pandemia y encuentra los recursos que ofrecen las autoridades y las organizaciones no lucrativas para sobrevivir a la crisis del coronavirus:

Inspirados por el coronavirus, muralistas toman las calles para crear arte relacionado con la pandemia

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés