null: nullpx
Nicaragua

Masacre de indígenas en Nicaragua: por qué balearon una aldea, arrasaron las viviendas y mataron a los animales

Al menos seis indígenas murieron el pasado 29 de enero luego de un ataque armado en la Reserva de la Biosfera Bosawás. Los líderes comunitarios denuncian que desean echarlos de la tierra con la complicidad del gobierno de Daniel Ortega.
10 Feb 2020 – 01:53 PM EST
Comparte
Uno de los heridos en el ataque. Crédito: Cortesía.

MANAGUA, Nicaragua-. Los indígenas divisaron a los atacantes cuando pescaban en el río Casca, un afluente situado en el corazón de la Reserva de Biosfera Bosawás en Nicaragua. Eran alrededor de 80 hombres armados, quienes abrieron fuego sin mediar palabras. Tres mayangnas –el gentilicio del pueblo indígena que habita Bosawás– fueron alcanzados por los proyectiles: Arly Samuel Gutiérrez murió casi de inmediato, mientras Centeno Indalecio y Marconi Jarquín fueron heridos de gravedad. Otros indígenas huyeron hacia su comunidad para alertar que la tragedia era inminente.

El grito despavorido de los indígenas avivó a la comunidad de Alal, en el territorio Mayangna Sauni As, este miércoles 29 de enero. Era por la tarde. Mujeres y niños huyeron hacia las montañas para resguardarse. Los hombres se quedaron para defender la aldea y enfrentar a los "colonos”, los sujetos armados que desde hace una década invaden los territorios indígenas en Nicaragua ante la inacción y la complicidad de funcionarios del gobierno de Daniel Ortega.

Los indígenas cogieron sus pertrechos para la defenderse: arcos, flechas, machetes, ondas y unas escasas “armas de cacería”, según el relato ofrecido por el líder mayagna, Larry Salomon, a Univision Noticias. Sin embargo, el poder de los “colonos” con sus fusiles fue superior.

Los “colonos” arrasaron Alal: balearon a los comunitarios, quemaron 16 viviendas –incluyendo la casa pastoral–, y mataron a todos los animales. Ambos ataques de los colonos sumaron al menos seis muertos y ocho indígenas desaparecidos, denunciaron los líderes comunitarios.

La tierra, el centro del conflicto

La violencia que sufren las comunidades indígenas en Nicaragua –en especial en el Caribe– escala cada vez más. El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) ha logrado documentar desde 2015 los asesinatos de más de una veintena de aldeanos. Otros organismos de derechos humanos hablan de más de 30 muertes, a la par de una espiral de secuestros, heridos, y desplazamientos forzosos.

El centro del conflicto es la tierra. Los territorios indígenas están protegidos por la Ley 445. Esas tierras no son transables de ninguna forma. Sin embargo, los colonos han venido expandiendo la frontera agrícola sobre estas tierras ancestrales, a la vez que han enfrentado la resistencia indígena con violencia desmedida.

Pese a que el gobierno de Ortega asegura que promueve y defiende los derechos de los pueblos indígenas, Univision Noticias comprobó cómo en el Caribe Norte de Nicaragua funcionarios sandinistas han entregado avales y transado las tierras comunales a favor de los "colonos", que en su mayoría son ganaderos y agricultores del centro de Nicaragua. Los organismos de derechos humanos también alertan sobre el aumento de las concesiones mineras en territorios ancestrales.

La costa del Caribe nicaragüense es una región vasta y poco poblada. En ella no solo habita el pueblo Mayangna sino los Miskitos, uno de los principales grupos étnicos, así como otros pueblos ancestrales. Tanto el núcleo de Bosawás y los territorios miskitos han sido invadidos por "colonos" en los últimos 10 años a marcha acelerada. El Cejil calcula que 1.5 millones de hectáreas de bosques se han perdido desde 2009.

Univision Noticias tiene en su poder una serie de avales de territorios indígenas girados desde 2015 por el Coordinador del Gobierno Regional, Carlos Alemán Cunningham, y los concejales Waldo Müller y Adrián Valle Collins. Todos ellos sandinistas. En las puertas de sus oficinas vimos posteres del presidente Ortega cuando intentamos preguntarles por los avales de tierra que claramente violan la ley 445 y los convenios internacionales en materia de protección indígena. Nunca nos atendieron.

Müller y Valle Collins justificaban algunos avales con los artículos 5, 10 y 30 de la Ley 445 o Régimen de Propiedad Comunal de los Pueblos Indígenas y Comunidades Étnicas de las Regiones Autónomas de la Costa Atlántica y de los Ríos, Bocay, Coco, Indio y Maíz. Sin embargo, al revisar la normativa, esta no les otorga la potestad de dar derechos de posesión sobre territorios ancestrales.

Una de las desventajas de los territorios indígenas es que son tierras poco habitadas y ricas en recursos naturales. Para empeorar el panorama, la presencia del Estado ha sido nula históricamente. El catastro y las escrituras de propiedades formales son mínimas en la zona. En algunos casos, solo basta un papel manuscrito para declararse propietario de alguna parcela. Al margen de estos vacíos legales, los notarios de la zona han iniciado una industria de escrituras que avalan el tráfico ilegal de tierra.

Exigencia indígena: “Saneamiento territorial”

Uno de los argumentos al que más recurre el gobierno es que han entregado títulos de propiedad a los 23 pueblos indígenas de la costa del Caribe. De esa manera, Ortega cumplió uno de los pasos que establece la Ley de Régimen de Propiedad Comunal para la demarcación y titulación de los territorios. Sin embargo, los líderes indígenas reclaman que, en los 10 años de administración sandinista, no se ha hecho nada para ejecutar el paso más clave que establece la normativa: el “saneamiento” territorial.

Sanear implica expulsar a “terceros” de las tierras ancestrales, es decir a los colonos. Es una tarea difícil ante la cantidad de mestizos que habitan y explotan estas tierras, y también algunas reservas naturales protegidas. Pero a juzgar por los avales en poder de Univision Noticias, ni incluso en los niveles más altos del gobierno sandinista parece existir una voluntad real para proteger a los pueblos indígenas. El hasta hace poco procurador general de la República, Hernán Estrada, cedió un lote de 6,000 manzanas de tierras a dos individuos en el año 2011. El área se ubica entre Waspam, Prinzapolka, Puerto Cabezas y el Río Kukalaya, todos territorios indígenas.

Univision Noticias intentó contactar con Hernán Estrada para conocer su versión, pero el ex procurador general no respondió a la solicitud de comentarios.

Ante ese avance de los “colonos” y la complicidad gubernamental, los indígenas resisten y en la marcha son asesinados, secuestrados o quedan lisiados de por vida. En estas remotas aldeas es común encontrar a jóvenes mutilados. En el reciente caso de la masacre en Bosawás, la Policía solo reconoció dos indígenas asesinados: Arly Samuel Gutiérrez y Juan David Gutiérrez.

Las autoridades informaron que se desplazaron hasta la alejada zona de Alal para investigar los hechos y determinar las identidades de los otros cuatro fallecidos que reportan los líderes de la comunidad. Mientras que los otros ocho aldeanos desaparecidos pertenecen al gobierno comunal y otros son guardabosques.

El líder mayagna, Larry Salomon, informó que los comunitarios de Alal huyeron porque “los colonos arrasaron con todo”. “Aquí no hay presencia del Ejército porque se tratan de comunidades alejadas. Los colonos atacan contra las familias indígenas a su antojo y es inevitable”, criticó.

El Cejil ha advertido que las comunidades indígenas del Caribe de Nicaragua corren el riesgo de “ser exterminadas”. “Se encuentran en una grave situación de abandono y vulnerabilidad debido a la constante invasión de sus territorios”, puntualizan. Mientras que para los indígenas defender sus territorios se trata de un asunto de vida o muerte.

“No tenemos confianza en nuestras autoridades, porque ellos son los culpables de que los colonos invadan nuestras tierras, porque ellos son los que vendieron y el impacto ambiental es grande”, dijo a Univision Noticias Porfirio Ebel Zamora, un líder comunitario miskito.

Mira también:

Cargando Video...
Excarcelan a 91 presos políticos en Nicaragua, entre ellos 'la banda de los aguadores'

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés