Crisis económica

Puerto Rico agradece propuesta de Sanders pero dice que no es una opción real

Sanders presentó un proyecto que impulsaría el desarrollo económico en la isla y facilitaría el rescate financiero de PR por parte de la Reserva Federal a la vez que propiciaría una reestructuración ordenada de la deuda.
16 Jun 2016 – 11:29 AM EDT

SAN JUAN, Puerto Rico.- El Gobierno de Puerto Rico agradece el proyecto de Ley presentado por el senador Bernie Sanders para tratar de ayudar a la isla a salir de la crisis, pero considera que no es una opción con posibilidades reales de ser aprobada.

"Agradecemos mucho las declaraciones y los esfuerzos del senador Sanders, pero no se ven posibilidades reales de que vaya a ser aprobada", declaró Jesús Manuel Ortiz, secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza (sede del Ejecutivo puertorriqueño), en una conferencia de prensa.

Recientemente el aspirante a ser el candidato demócrata en las elecciones del próximo noviembre presentó un proyecto para impulsar el desarrollo económico en la isla, al tiempo que facilitaría el rescate financiero de la isla por parte de la Reserva Federal y propiciaría una reestructuración ordenada de la deuda.

El proyecto también propone crear una entidad pública de reconstrucción financiera, incluir a Puerto Rico en la Ley federal de Quiebras, mejorar el acceso a la sanidad pública, modernizar las infraestructuras, aumentar el acceso a fondos federales y promover un referéndum de autodeterminación.

"Los mecanismos de desarrollo económico son muy positivos y los necesitamos", reconoció Ortiz, quien recordó que el proyecto en el que trabaja Washington para atender la crisis de Puerto Rico (bautizado con el acrónimo de "Promesa") recibió inicialmente críticas precisamente por no incluir nada en ese sentido.

El proyecto "Promesa" básicamente impone sobre el Gobierno de Puerto Rico una junta federal de siete miembros designados por el presidente de EE.UU. para que sea esta la que supervise los presupuestos y vele por su cumplimiento, al tiempo que facilita una reestructuración de la deuda y evita que por un tiempo se puedan presentar demandas contra San Juan.

"Parte de las críticas que se hicieron a 'Promesa', además de la junta, es que no incluía estos mecanismos, aunque luego se incluyó una enmienda para crear una comisión que evaluará posibles proyectos" en ese sentido, explicó Ortiz.

En cualquier caso, y pese a las virtudes de la propuesta de Sanders, afirmó que desde el Gobierno de Puerto Rico "estamos trabajando con las opciones reales, y eso es la aprobación de 'Promesa', ninguna otra".

Por ello, apuntó, "ahora tenemos que trabajar para mejorarla al máximo" antes de que sea aprobada por el Senado federal donde se está debatiendo, después de haber pasado el filtro de la Cámara de Representantes.

"El gobernador (Alejandro García Padilla) ha reconocido que le preocupan las limitaciones del autogobierno de Puerto Rico y las facultades que se le dan a la junta para poder intervenir de una forma u otra en determinaciones de la legislatura", explicó sobre "Promesa".

Sin embargo, eso no quita, dijo, que "ese proyecto es hoy la única herramienta que tiene el Gobierno de Puerto Rico para enfrentar la situación económica que vive, porque tiene facultades de reestructuración de deuda y de detener la posibilidad de pleitos en contra del Estado".

"Aunque aún hay una posibilidad" de que las competencias de la junta no limiten la capacidad de gobierno de Puerto Rico, ya que aún se podrían introducir enmiendas durante el debate en el Senado federal, Ortiz apostilló que "vemos que el proceso está muy adelantando y hay muy pocas posibilidades de que se pueda enmendar, así que ya se está trabajando con la medida".

En ese sentido, "estamos enfocados en la reestructuración de la deuda porque estamos a 15 días de un pago para el que no tenemos el dinero ni las herramientas para la reestructuración", explicó en referencia al vencimiento de 2.000 millones de dólares que llegará el próximo 1 de julio.

"Esto es lo urgente: encontrar alguna herramienta para hacer frente a lo que va a suceder del 1 de julio", dijo el portavoz del Gobierno, que reconoció que el Ejecutivo boricua se está quedando "sin tiempo".

Más contenido de tu interés