null: nullpx
Crisis económica

Gobernador veta proyecto que buscaba cambiar el sistema contributivo

La administración de García Padilla entiende que para que la economía de Puerto Rico crezca, es necesaria una transformación total del sistema contributivo, que coloque mayor énfasis en la productividad, evite la evasión contributiva, reduzca las tasas contributivas para individuos y corporaciones y ayude a aumentar la captación de la economía informal.
23 May 2016 – 11:55 AM EDT

SAN JUAN, Puerto Rico - El gobernador Alejandro García Padilla vetó hoy viernes una medida sustitutiva de la Cámara a los proyectos 2032, 2838, 2839 y 2840, que buscaba enmendar el Impuesto de Valor Añadido (IVA) tal y como fue legislado previamente.

En una carta enviada por García Padilla a los presidentes de los cuerpos legislativos, el mandatario señala que “ Puerto Rico debe moverse a la vanguardia de la corriente mundial en materia de justicia contributiva”. Añade que “combatir la injusticia que emana de un sistema que castiga al trabajador por trabajar, imponiendo cargas contributivas a su productividad, debe ser principio rector en nuestro ejercicio de gobierno”.

A su vez, opina que “se es cómplice de la injusticia cuando se identifica y no se combate. El proyecto objeto de este veto reconoce la injustica y opta por posponer combatirla”.

El proyecto de transformación contributiva propuesto inicialmente por el primer mandatario “tenía como objetivo darle un alivio a la clase trabajadora del país que hoy en día se ve penalizada con el actual sistema contributivo”, indica una comunicación escrita de La Fortaleza.

Además, “buscaba establecer una estructura más justa, sencilla y equitativa para toda la sociedad puertorriqueña, promoviendo el desarrollo económico del país”.

Asimismo, establece la mansión ejecutiva que “el proyecto proponía allegar los fondos necesarios al gobierno para que éste pudiese cumplir con sus obligaciones y continuar operando, sin que se vieran trastocados servicios esenciales en áreas como la salud, educación y seguridad”.

Para el Ejecutivo, “a legislación ante la consideración del mandatario “eliminaría legislación que entraría en vigor en junio, último mes del año fiscal, la cual generaría un estimado de 11 millones. El próximo año fiscal, se estima que la medida generaría entre 50 y 111 millones”.

“Mientras, el sistema actual impide el desarrollo económico al colocar la carga sobre los hombros de los trabajadores, el sistema que ha defendido el gobernador eliminaría el Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU) y crearía un Impuesto por Valor Añadido (IVA) el cual mejoraría la transparencia y la captación tributaria”, sostiene La Fortaleza.

Igualmente, consigna que tanto el Departamento de Hacienda como distintas organizaciones o asociaciones empresariales, así como comerciantes en su carácter individual, han invertido en su preparación para la implementación del IVA.

Derogar el IVA sería un desprecio al esfuerzo, el trabajo y la dedicación del recurso humano del Departamento de Hacienda en su hazaña por lograr la efectiva implementación de un impuesto al consumo más eficiente y más justo que el actual”, afirma el Ejecutivo.

Agrega que “los recursos invertidos por el sector privado en su preparación para el IVA habrán sido invertidos en vano, contribuyendo así al deterioro de la credibilidad y de la estabilidad del Gobierno de Puerto Rico”.

En la nota enviada, se manifiesta que “durante la aprobación de la Ley 72, la Asamblea Legislativa reconoció que varios economistas, consultores y asociaciones multisectoriales sugirieron que Puerto Rico debía transformar su sistema contributivo en uno basado principalmente en el consumo, específicamente mediante el IVA”.

Así también, declara que se concluyó que dicho impuesto tiene las virtudes combinadas de un arbitrio general, pues se cobra en la entrada del bien a la jurisdicción, y de un impuesto sobre las ventas, pues se cobra a través de la cadena del consumo hasta el consumidor final, evitando así la inflación. “Hoy, no obstante todo lo antes dicho y legislado, se quiere detener el avance realizado y perpetuar el sistema híbrido que tenemos”, afirmó García Padilla.

Sobre el inciso que pretendía eliminar el impuesto entre negocios, el gobernador explica en su carta que “esta resulta ser una gran contradicción debido a que, mientras la asamblea legislativa ha rechazado eliminar el impuesto a los salarios de las personas, le parece intolerable uno a las transacciones entre empresas”.

“Parecería poner los intereses de las empresas por encima de los intereses de las personas. Resulta pues, ‘tolerable’ el impuesto contra la productividad de las personas, e ‘intolerable’ uno que contribuye a alcanzar que las empresas aporten más que los individuos a las causas del país”, añade.

La administración de García Padilla entiende que para que la economía de Puerto Rico crezca, es necesaria una transformación total del sistema contributivo, que coloque mayor énfasis en la productividad, evite la evasión contributiva, reduzca las tasas contributivas para individuos y corporaciones y ayude a aumentar la captación de la economía informal.

Para el mandatario, los motivos que ofrece la legislatura para detener los cambios acordados al sistema contributivo “no muestran el efecto que tendría la derogación del IVA, tanto en las adelantadas operaciones del Departamento de Hacienda en la actualidad, como en toda la economía de la isla”.

Más contenido de tu interés