null: nullpx
Crisis económica

Gobernador declara estado de emergencia en la Autoridad de Carreteras, que dejará de pagar a sus bonistas

Con la firma conforme a la Ley de Moratoria, quedan suspendidas las obligaciones de remitir ciertos fondos de obligaciones financieras y se autoriza la implementación de medidas extraordinarias para garantizar la continuidad de los servicios.
18 May 2016 – 11:35 AM EDT

SAN JUAN, Puertro Rico.- El gobernador Alejandro García Padilla firmó el martes la orden ejecutiva 2016-018, que decreta un estado de emergencia para la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), conforme a la Ley de Moratoria de Emergencia y Rehabilitación Financiera.

Con la orden, la actual administración habilita a la ACT para que pueda continuar sus proyectos de construcción y proceder con el pago a contratistas y obras en proceso.

Con la declaración de este estado de emergencia, quedan suspendidas las obligaciones de remitir ciertos fondos de obligaciones financieras y se autoriza la implementación de medidas extraordinarias necesarias para garantizar la continuidad de los servicios esenciales que ofrece a la ciudadanía.

Esta sería la segunda ocasión en la que el gobernador de Puerto Rico hace uso de la Ley de Moratoria. El pasado 1 de mayo, García Padilla anunció que daba pie a autorizar una moratoria temporera en el pago de la cantidad parcial de la deuda de 422 millones de dólares de las notas del Banco Gubernamental de Fomento, que debía pagarse.

Tras el primer gran impago de la deuda de Puerto Rico, el gobernador Alejandro García advirtió que la isla caerá "en manos de jueces aquí y afuera" y exigió al Congreso estadounidense actuar para resolver un "lío" del que también es culpable. Hacia adelante, se avecina en julio otro pago por $2,000 millones de la deuda de sobre 70 mil millones que acarrea la Isla.

La orden ejecutiva firmada ayer suspende la obligación de la ACT de transferir los ingresos de los peajes y cualquier otro ingreso recibido a sus bonistas e impone un “stay” en las reclamaciones judiciales y de cualquier tipo.

Además, esta orden no establece una moratoria sobre el pago de ninguna obligación.

Los fondos necesarios para el pago de los bonos de la ACT relacionados con los ingresos de los peajes están adelantados y depositados en las cuentas de los fiduciarios para responder por los pagos hasta el próximo año.

Tampoco se afecta la OE-2015-046 sobre los fondos retenidos (clawback).

Al 31 de diciembre de 2012, la deuda de la Autoridad de Carreteras y Transportación de Puerto Rico (ACT) con el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) alcanzaba más de 2,200 millones y no existía fuente de repago.

“La deuda fue el resultado de la práctica de los pasados años, en específico el pasado cuatrienio 2009-2012, en el cual se sufragaron los déficits operacionales y las necesidades de inversión de capital de la ACT mediante líneas de crédito del BGF, sin que se identificaran fuentes de repago para cumplir con dichas obligaciones”, señaló La Fortaleza en declaraciones escritas.

Agrega que “esta práctica, además de no afrontar la insuficiencia presupuestaria y operacional de la ACT, profundizó la crisis aumentando exponencialmente su deuda”.

Actualmente, la ACT necesita cerca de 25 millones mensuales para continuar su operación y proveerle los servicios esenciales a la ciudadanía, garantizando así su seguridad y bienestar.

Asimismo, requiere sobre 150 millones para atender las cuentas por pagar con sus suplidores.

La medida se suma a la determinación del gobernador de conceder a la ACT una parte importante de los fondos obtenidos de la transacción reciente con la compañía Metropistas.

Lea también:


Más contenido de tu interés