null: nullpx
Cáncer

Una niña con leucemia hace 'slime' para ayudar a otros niños con cáncer a aliviar su estrés y sanar más rápido

Clara, a sus 12 años, padece de leucemia mieloide aguda, un cáncer muy agresivo y difícil de tratar. Ella decidió crear desde su camilla una empresa llamada Slimes of Courage, la cual dona todas sus ganancias a los padres de niños con cáncer en el Hospital de Filadelfia para que puedan pagar los gastos que no cubre el seguro.
11 Jun 2019 – 5:40 PM EDT

En fotos: esta es la historia de Clara, una niña de 12 años con leucemia que ayuda con sus manualidades a reducir el estrés de otros pacientes con cáncer

Loading
Cargando galería

Cuando Mattel, la empresa estadounidense dedicada a la fabricación de juguetes, sacó a la venta el slime, un material viscoso no tóxico y hecho de goma, la pequeña Clara de Groot, del sur de Filadelfia, fue una de las miles de niñas que le pidió a sus padres uno de estos tarros de 15 dólares.

Kristen de Groot, madre de la niña, se lo compró. Ella le contó a Univision 65 que a su hija le gustó tanto el slime, que en todo momento y en todo lugar estaba haciendo figuras con este. Sus padres tuvieron que prohibírselo luego que todo su armario, y por ende su ropa, resultara untada y con manchas difíciles de quitar en la lavandería.

Sin embargo, la prohibición solo duraría un año. El 14 de febrero del 2019, Día de San Valentín, Clara, de tan solo 12 años de edad, fue diagnosticada con leucemia mieloide aguda, una forma de cáncer muy agresivo y difícil de tratar, según explica de Groot. La Sociedad Americana del Cáncer dice que este tipo de enfermedad se inicia en la médula ósea (la parte blanda del interior de ciertos huesos, donde se producen las nuevas células sanguíneas), pero con frecuencia pasa rápidamente a la sangre. Algunas veces se propaga a otras partes del cuerpo, incluyendo el cerebro y la médula espinal.

Clara desarrolló meningitis por la falta de un sistema inmunológico causado por las quimioterapias. Empezó a tener mucho dolor de cabeza, fiebre y rigidez del cuello tras la inflamación de las membranas que rodeaban el cerebro y su médula espinal: "Sin sistema inmunológico, desarrolló una infección en la sangre que se extendió a su cerebro. Incluso durante ese tiempo terrible y aterrador, ella todavía estaba comprometida a hacer slime", cuenta su madre.

Y sí, sus papás le permitieron volver a utilizar este material viscoso luego de que trabajadores sociales visitaran la casa donde vivían, entraran al cuarto de Clara y le preguntaran qué actividades manuales le gustaría hacer, a lo que la menor, sin dudar un segundo, respondió: "hagamos slime". Según cuenta su madre, la pequeña empezó a perfeccionar sus recetas y manipulación de esta goma de guar a tal punto que quizo comenzar un negocio llamado Slimes of Courage, o Slimes de Valentía.

Un negocio y una terapia física

Pero la niña no quería hacer una empresa para ganar dinero. Con las ventas de este producto ella quería ayudar a los padres de los niños del Hospital de Filadelfia a pagar las extensas cuentas y a los menores a distraerse y relajarse con este material. "Para Clara el slime se traduce en sonrisas y ella espera llevar esas sonrisas a otros niños. Es como una pelota para quitar el estrés, la ayuda a relajarse", explicó su mamá.

"Ella ha visto niños en los pasillos de la unidad de oncología que la inspiraron para ayudarlos". Al escuchar con la amibición de la que hablaba de su proyecto, un amigo de la familia ayudó a Clara a crear su sitio web y le enseñó a utilizar códigos para poder hacer sus publicaciones en línea.

¿De dónde saca el tiempo y las fuerzas para ayudar a otros a pesar de tener uno de los tipos de cáncer más fuertes? Clara es una guerrera. Su tratamiento, según explicó la madre, consiste en asistir cinco semanas al hospital para recibir quimioterapia y recuperarse de esta misma, y luego una semana en casa. Y así cada mes.

"Ella tiene que completar cinco rondas de quimio y está en medio de la ronda tres en este momento. Esperamos terminar en septiembre. Cada ronda ha sido muy diferente. Pero ella ha estado muy enferma en cada una. La segunda ronda fue la más aterradora", cuenta de Groot.

Clara pasa más tiempo en el hospital que en la casa: " Una vez le dije a mi papá que es como un trabajo duro, excepto que no puedes irte a casa por mucho tiempo. Tienes que seguir trabajando, así es como lo pienso", contó la niña.

Anne Reilly, directora médica de oncología y del Centro de Cáncer en CHOP, elogió los esfuerzos de Clara: "Es muy, muy difícil", dijo Reilly. " La mayoría de los niños estarían pensando en sí mismos, y creo que ella realmente está pensando en lo que puede hacer", declaró a 6 ABC News.

El valioso rol de los padres

Por su parte, la vida de los padres de Clara, Ben y Kristen de Groot, ha dado un giro de 180 grados. No solo por lo que implica la enfermedad de su hija, también por su negocio. Ahora ellos deben transportar galones de pegamento y otros ingredientes para que ella pueda elaborar el slime en distintas presentaciones como 'toronja' y 'chicle con burbujas pegajosas'. "Cuando se siente mal físicamente, dice: '¡Tengo que hacer slime!'", cuenta de Groot.

"La recaída es una posibilidad real. Disfrutamos cada día con ella, cada hora con ella, y este negocio de slime le ha dado un propósito en un momento de gran angustia, preocupación, dolor y tristeza", cuenta su madre.

Clara ya tiene su sitio web, una página en Facebook y una cuenta de Instagram en donde publica sus productos y hace las ventas.

También te puede interesar conocer la historia de Riley Jadick, la pequeña que venció el cáncer y volvió a su escuela:

En fotos: Ella es Riley Jadick, la pequeña que venció el cáncer y esta semana volvió a su escuela

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:Cáncer NiñosRepresa de agua

Más contenido de tu interés