null: nullpx

Hogar de ancianos de Pensilvania administró a algunos veteranos hidroxicloroquina sin haber realizado la prueba COVID-19

En el condado de Chester, casi el 90 por ciento de todas las muertes relacionadas con COVID-19 ocurrieron dentro de las instalaciones de vivienda asistida. El mayor número de muertes ocurrió en el Centro de Veteranos del Sureste en East Vincent.
7 Jul 2020 – 09:04 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Consejos prácticos para cuidadores preocupados por el coronavirus

Loading
Cargando galería

El Departamento de Salud de Pensilvania ha realizado al menos tres inspecciones en el Centro de Veteranos del Sureste desde que inició la pandemia a raíz de las preocupaciones sobre la gran cantidad de muertes atribuidas al coronavirus. Las inspecciones en las instalaciones de 238 camas se produjeron cuando un mayor escrutinio se centró en el manejo de los casos en el hogar. La agencia no ha encontrado faltas.

La voz de alerta se dio por primera vez a mediados de abril cuando se habían confirmado 37 muertes asociadas a complicaciones del COVID-19, reportó The Philadelphia Inquirer.

A finales de mayo, el jefe del Centro de Veteranos del Sureste, dirigido por Pensilvania, y un miembro del personal de alto rango fueron suspendidos indefinidamente en medio de una investigación sobre las operaciones en el hogar de ancianos, informó Millitary.com . A Rohan Blackwood, comandante del centro, y a Deborah Mullane, directora de enfermería, se les pidió que entregaran sus insignias y los escoltaron desde el centro del condado de Chester al sureste de Filadelfia.

Ahora, en medio de un repunte de casos de coronavirus en Pensilvania, una investigación realizada por The Washington Post reveló que durante más de dos semanas en abril, se administró un régimen farmacológico que incluía hidroxicloroquina de forma rutinaria en el centro, a pacientes que no habían sido analizados para detectar el COVID-19 y para aquellos que padecían afecciones médicas que aumentaban el riesgo de un efecto secundario peligroso.

Aumento de casos e inicio del “cóctel Covid”


De acuerdo con la investigación realizada por las periodistas Debbie Cenziper y Shawn Mulcahy, las irregularidades en el centro de atención a largo plazo se dieron desde el inicio de la emergencia de salud pública. La cena comunitaria duró hasta abril, las noches en que los pacientes febriles se quedaban a dormir junto a los compañeros de cuarto que aún no estaban enfermos, la ausencia de equipo de protección personal.

Pero lo que más preocupó a algunas enfermeras fue lo que llamaron el " cóctel covid", el uso generalizado y fuera de etiqueta de uno de los medicamentos antipalúdicos promocionado por el presidente Trump en marzo como un tratamiento potencialmente revolucionario para COVID-19.

Aunque las estimaciones precisas varían, el Departamento de Asuntos Militares y de Veteranos del estado dijo que unos 30 residentes recibieron la droga. Varios miembros del personal de hogares de ancianos colocaron el número más alto. El forense del condado de Chester, que revisó los registros médicos de algunos de los fallecidos, dijo que al menos 11 residentes que habían recibido el tratamiento con hidroxicloroquina no habían sido analizados para detectar anticuerpos del coronavirus, señala el reporte.

El régimen de medicamentos parecía estar en conflicto con la guía de la Administración de Alimentos y Medicamentos, que emitió una autorización de uso de emergencia para los medicamentos a fines de marzo, pero enfatizó que deberían administrarse solo durante ensayos clínicos o en hospitales que brinden "monitoreo cardíaco cuidadoso" y solo después discusiones detalladas con pacientes y familiares sobre los riesgos. En el hogar de ancianos, el tratamiento se dio por las objeciones de algunas enfermeras, a veces con poco conocimiento entre las familias de los pacientes y en gran parte oculto a los legisladores que han estado investigando el asunto, según entrevistas y correos electrónicos obtenidos por The Washington Post.

Los funcionarios estatales dijeron que los proveedores de atención médica en el centro tenían la discreción exclusiva sobre el uso del medicamento. El director médico y otro médico, junto con dos enfermeras practicantes, escriben recetas en el hogar.

El centro y las dos agencias estatales responsables de la supervisión han publicado poca información sobre lo que ocurrió. El Departamento de Asuntos Militares y de Veteranos ha confirmado el uso del medicamento, pero no ha ofrecido detalles sobre lo que llevó a los médicos en el sitio a decidir usarlo. El Departamento de Salud del estado, que inspeccionó el centro el 1 de mayo y no citó una sola deficiencia en el control de infecciones o la atención al paciente, declinó decir si se administró hidroxicloroquina. No se ha publicado información sobre cómo se seleccionaron o monitorearon los pacientes.

En junio, la FDA informó que los medicamentos antipalúdicos habían desencadenado problemas cardíacos y otros efectos adversos en pacientes con COVID-19 y revocó la autorización de uso de emergencia, que había permitido la transferencia de fondos a la Reserva Estratégica Nacional para la distribución de los medicamentos a los hospitales.

Investigación en curso


Los republicanos en el Subcomité Selecto para la Crisis del Coronavirus recibieron una sesión informativa este lunes sobre la investigación en curso del gobernador Tom Wolf y la orientación de la Secretaria de Salud Rachel Levine con respecto a las admisiones en hogares de ancianos a principios de la crisis COVID-19.

Los edictos requerían que los hogares de ancianos aceptaran nuevos residentes independientemente de si dieron positivo o no para COVID-19 siempre que calificaran de otra manera, lo que probablemente causó o agravó severamente los brotes que se han extendido agresivamente a través de los centros de atención.

El envío de personas a hogares de ancianos cuando era posible tenía el objetivo de aumentar la disponibilidad de espacio y servicios de atención aguda ante un diluvio anticipado de pacientes que necesitaban atención médica con urgencia. Una orden similar fue cursada por los gobernadores de Nueva York, Nueva Jersey, Michigan y California.

A fines de junio, los republicanos de la Cámara de Representantes solicitaron una investigación exhaustiva de los Fiscales Generales de los cinco estados que incluye información como una lista de todas las órdenes relacionadas con los egresos de hospitales a residencias de ancianos y hogares de ancianos, datos sobre muertes de hogares de ancianos debido a COVID-19, y comunicaciones entre las oficinas de los gobernadores, los departamentos de salud y los centros de atención.

Hasta ahora, AG Shapiro es el primero de cinco fiscales generales en proporcionar una sesión informativa.

Los residentes de hogares de ancianos representan el .6% de las poblaciones de Estados Unidos y el 43% de las muertes por COVID en Estados Unidos y el 68% de las muertes por COVID en Pensilvania.

Cargando Video...
Fiscal General de Pensilvania abre investigación criminal en hogares de ancianos en medio de la pandemia
Reacciona
Comparte
Publicidad

TELEVISIÓN DE PRIMERA SIN LÍMITES, GRATIS Y EN ESPAÑOL