Narcotráfico

Dan fuerte golpe a una banda de traficantes que usó aviones y submarinos para traer cocaína a EEUU

Esta es la primera vez que se debilita a una organización de narcotraficantes en distintos niveles, desde proveedores en Colombia, pasando por inversionistas y coordinadores de transporte en México y finalmente operadores que ocultaban y distribuían las drogas en este país.
15 Sep 2018 – 8:29 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– Una de las principales organizaciones de tráfico de cocaína hacia Estados Unidos, la cual utilizó aviones, submarinos y lanchas rápidas para transportar desde la selva de Colombia cargamentos valuados en "cientos de millones de dólares" y cometió asesinatos para proteger sus actividades ilícitas, recibió un duro golpe esta semana tras la extradición de un capo de alto rango y el arresto de siete operadores en California y Massachussets, informó la Fiscalía federal en Los Ángeles.

Víctor Hugo Cuellar Silva, quien supervisaba en Colombia todas las operaciones de este grupo de contrabandistas que es liderado por el mexicano Ángel Humberto Chávez Gastelum – uno de los narcotraficantes más buscados por las autoridades estadounidenses–, fue extraditado la noche del jueves al sur de California y debía comparecer este viernes en un tribunal federal de Los Ángeles por acusaciones de participar en una conspiración para traficar cocaína y metanfetamina a este país.

El mismo jueves, unas horas antes de que Cuella Silva fuese traído al país, redadas policiales pusieron bajo custodia a siete cómplices en distintas ciudades de California y Massachussets.

Las autoridades ya detuvieron a seis acusados en Colombia y Tailandia: sus extradiciones están pendientes. Otros dos jefes de la banda ya fueron extraditados a Los Ángeles tras ser acusados de usar aviones para llevar cargamentos de Colombia a México y están pendientes sus sentencias.

La Fiscalía federal señala que por primera vez se ha debilitado a una banda de narcotraficantes en distintos niveles, desde proveedores en Colombia, pasando por inversionistas y coordinadores de transporte en México y finalmente operadores que ocultaban y distribuían los narcóticos en EEUU.

De la selva a la ciudad

La acusación detalla cómo esta célula obtuvo toneladas de droga que elaboraban en laboratorios en selvas suramericanas, luego las transportó a México usando aviones, submarinos y lanchas rápidas, para después echar mano de varios medios para cruzarlas ilegalmente a través de la frontera con EEUU, hasta llevarlas a casas clandestinas en el área de Los Ángeles. Dicha red controlaba sus propias rutas.

El uso de narcosubmarinos, en particular, ha sido un método efectivo para los mafiosos porque burlan los radares de la Guardia Costera de EEUU navegando por debajo o apenas sobre el mar. Se trata de naves rudimentarias que construyen los contrabandistas para llevar en un solo viaje varias toneladas de cocaína. Este medio cada vez más común está ligado a un incremento del 134% del cultivo de coca (ingrediente base de dicha sustancia) en Colombia de 2013 a 2016, de acuerdo con cifras oficiales.

Según documentos judiciales, la organización de Chávez Gastelum también es responsable de al menos dos asesinatos, uno de los cuales incluyó la tortura y el desmembramiento de la víctima, un horrendo crimen que fue captado en un video que han obtenido las autoridades.

Vendiendo coca en tres continentes

Para seguirle los pasos a este grupo criminal, la investigación que inició hace tres años contó con la cooperación de agencias policiales de Colombia, así como de Holanda y Aruba (en Europa), y Tailandia (Asia), indicó la Fiscalía federal.

Esta operación continúa tras la pista del líder del grupo, quien se estaría ocultando en algún lugar de México, así como de varios fugitivos cuyos nombres no han sido revelados.

Las autoridades incautaron unas 7,700 libras de cocaína, que se habrían vendido en 500 millones de dólares en las calles de EEUU, según estimaciones de la Fiscalía.

Estos decomisos incluyen más de 1,300 kilos de cocaína encontrados cuando un avión que partió de Venezuela se estrelló en el Mar Caribe; más de 830 kilos del narcótico contenidos en pacas que flotaban en las costas de Tumaco, Colombia; así como más de 700 kilos de esa droga y más de 30 kilos de metanfetamina que fueron incautados en una casa clandestina en Tijuana, México.

Dentro del territorio estadounidense, las autoridades decomisaron unos 80 kilos de cocaína durante dos operativos en la ciudad de Azusa, en el noreste del condado de Los Ángeles; casi 50 kilos de cocaína y media libra de metanfetamina en Montebello, en la misma jurisdicción; y aproximadamente 8 kilos de cocaína, un arma de fuego y 125,000 dólares en efectivo en el barrio angelino de North Hollywood.

Los integrantes de la banda

Los siete operadores de esta red que fueron arrestados el jueves son: Hugo Atienzo, de 55 años y residente de Azusa; Juan Antonio Brizuela, de 29 y habitante de Lompoc; Richard Dennis, de 54 y vecino de Studio City; Gerardo Mojarro, de 42 y de South Gate; Jesús Manuel Monrreal, de 33 y residente de Van Nuys; Jonathan Zamora, de 28 y de Cerritos; así como Amparo Yokasta Melo Peguero, de 44 años y quien fue detenida en su ciudad natal Boston.

Los seis que fueron capturados en California se declararon inocentes al ser procesados la tarde del jueves.

"Esta red de contrabando de droga ha regado muerte y miseria en las Américas y otras partes del mundo, lo que hace que este sea uno de los casos de narcotráfico más importantes jamás traídos en este distrito (del centro de California)", dijo el fiscal federal Nick Hanna en un comunicado.

"Esta organización es responsable de la fabricación y distribución en varios continentes de cantidades exorbitantes de cocaína, de una compleja conspiración de lavado de dinero y un sinnúmero de crímenes violentos que incluyen asesinatos", comentó, por su parte, Daniel Comeaux, agente especial de la Administración para el Control de Drogas (DEA).

Chávez Gastelum, Cuellar Silva y otros tres son acusados de participar en una empresa criminal. Si son condenados por ese cargo, el primero enfrentaría una sentencia de cadena perpetua y el resto pasaría al menos 20 años en una prisión federal. Además, ellos son señalados de cometer dos asesinatos, de tráfico de drogas, por delitos relacionados con armas de fuego y por lavado de dinero.

El resto de los integrantes de esta banda enfrentan condenas de varios años tras las rejas, esto según la cantidad de narcóticos que esté vinculada a sus procesos judiciales.

En fotos: La ruta marítima de la cocaína que viaja de Sudamérica a EEUU burlando radares

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés