null: nullpx
Elecciones en EEUU 2020

El plan de reapertura de Texas enfrenta al gobernador con autoridades locales

El republicano Greg Abbott ha forzado a los gobiernos locales a suspender las medidas de restricción a pesar de haberlas aplaudido cuando se implementaron.
8 May 2020 – 06:03 PM EDT

La reactivación económica que ha emprendido el gobierno de Texas desde el pasado 1 de mayo ha dividido al gobernador Greg Abbott y a las autoridades locales. Aun cuando Abbott reconoció las decisiones de las autoridades locales al inicio de la pandemia, en las últimas semanas de marzo, ahora sus indicaciones sobre la reapertura le han llevado a contradecir a los gobiernos municipales.

El condado de Harris ( Houston), por ejemplo, modificó su orden para que los residentes se queden en casa la semana pasada para ajustarse a las indicaciones de Abbott, pero el gobernador volvió a rechazarla este martes.

En el caso del condado de Dallas, el juez Clay Jenkins ha recomendado a los residentes que tomen “decisiones responsables” después de que el gobernador invalidó la orden que mantenía restaurantes y otros negocios en la ciudad.

En el condado de Bexar (San Antonio), los funcionarios aún piden a los ciudadanos que usen mascarillas en público, aunque retiraron todo tipo de castigo de no hacerlo siguiendo las instrucciones del gobernador.

Algunos han señalado que Abbott entregó la autoridad a los municipios al inicio de la pandemia (obligando a muchos alcaldes y jueces de condado a asumir las críticas por las decisiones) para después asumir la reapertura aun yendo en contra de las decisiones de las autoridades locales.

“Creo que debemos hacer caso a la ciencia, y si el gobernador Abbott dice que está haciendo caso a expertos para tomar estas decisiones, entonces está hablando con científicos con opiniones distintas de los científicos con los que yo hablo”, comentó al Houston Chronicle el comisionado del Precinto 1 del condado de Harris, el demócrata Rodney Ellis.

Peligro a la salud y costo político

Otros han señalado que las contradicciones entre las órdenes del gobernador y las de las autoridades locales han causado una mayor confusión. El director de salud del mismo condado, Umair Shah, dijo que los residentes y propietarios de negocios pueden restar importancia a la amenaza del coronavirus.

“De repente es como si las reglas del gobierno federal, estatal y local son distintas, y eso causa que la gente crea que esto no es importante y deje de tomar precauciones”, explicó. “Eso es una preocupación”.

En Texas se han diagnosticado más de 35,300 casos de coronavirus. Al menos 973 personas han muerto.

Las autoridades de Harris son de las que más han chocado con Abbott. El alcalde Sylvester Turner y la jueza Lina Hidalgo han dicho que el proceso de reapertura es apresurado. Hidalgo ha recibido críticas por sus órdenes desde el inicio de la pandemia. El vicegobernador Dan Patrick dijo que la medida en la que obligaba a los residentes mayores de 10 años a llevar tapabocas en público rebasaba sus competencias, aun cuando otros condados tomaron medidas similares.

Pero las críticas también han venido del campo republicano. El juez de Montgomery, Mark Keough, dijo hace una semana que desconocería las indicaciones de reactivación del gobierno texano para abrir en tres fases y permitiría la apertura de todos los negocios por considerar que la orden de Abbott es demasiado vaga.

Los médicos y especialistas han advertido que Texas aun no alcanza la cima de contagios y que el estado ocupa el sitio 48 entre 50 en cuanto al número de pruebas. Abbott se ha mostrado en público optimista sobre las consecuencias de la reapertura, pero en privado ha reconocido los riesgos de poner en marcha de nuevo a la economía del estado, según un audio filtrado este jueves, en el que admitió que la apertura llevaría a mayores contagios.

Texanos aprovechan el aislamiento para cultivar vegetales y frutos en sus casas

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés