null: nullpx
Driving Under the Influence

Condenan a 18 años de prisión a hispana que manejaba ebria y mató a una madre y su bebé

Verónica Rivas, de 22 años, se había declarado culpable de dos cargos de homicidio por intoxicación en junio y este viernes se conoció su sentencia. “Ella debería pasar cada día de los próximos 18 años pensando en la familia inocente que destruyó”, dijo Kim Ogg, fiscal de distrito del condado Harris.
12 Jul 2019 – 3:56 PM EDT

HOUSTON, Texas. – A más de un año de que una madre y su hijo de 3 meses de edad perdieron la vida tras un brutal choque causado por una joven que manejaba ebria, un juez dictó sentencia contra la responsable este viernes.

Verónica Rivas, de 22 años, es la conductora que iba conduciendo ebria la madrugada del 28 de febrero de 2018 cuando impactó el vehículo de Shayla Joseph y su pequeño hijo. Madre e hijo murieron en la escena.

La joven se había declarado culpable de dos cargos de homicidio por intoxicación en junio y este este viernes un juez dictaminó que debe pasar 18 años en prisión, dos años menos del máximo castigo que conlleva este delito en Texas, informó la fiscalía del condado Harris en un comunicado de prensa.

“Verónica Rivas debería pasar cada día de los próximos 18 años pensando en la familia inocente que destruyó”, dijo Kim Ogg, fiscal de Distrito del condado Harris.

“Ella le quitó la esposa y el hijo a un hombre porque nunca se detuvo a pensar en los riesgos que estaba tomando al beber licor dos veces por encima del límite permitido y luego ponerse detrás del volante”, agregó Ogg.

El caso de Rivas es el primero en que la fiscalía busca también cargos contra la empleada del bar que vendió el licor y los dos hombres que le compraron tragos a la joven que tenía 20 años al momento del choque. Todos los acusados llegaron a acuerdos con el ente acusador y se declararon culpables.

Los investigadores del caso dijeron que Rivas bebió varias margaritas de tequila en el bar Crescent City Connection Sports & Oyster, en el área de Clear Lake, al sureste de Houston, desde la noche del 27 de febrero hasta la madrugada del 28.

La joven estaba manejando una camioneta SUV a más de 90 millas por hora, en compañía de una joven de 17 años, cuando chocó el auto Toyota Scion de Shayla Joseph, de 36 años. El accidente ocurrió a las 3:50 am en la carretera paralela a la autopista Gulf Freeway, cerca de la calle El Dorado.

Cuando las autoridades midieron el nivel de alcohol en su sangre tenía casi tres veces más de lo que se permite en Texas.

Bryan Joseph, el esposo y padre de las víctimas, dijo durante la sentencia que a él le gustaría que hubiera cambios en las leyes para que un choque que mata a dos personas conlleve una sentencia más dura, que sea más disuasiva.

“Tengo una sensación de alivio de que ella esté presa y vaya a pasar tiempo en prisión”, dijo incrédulo, según cita el comunicado de la fiscalía. “Mirando hacia el futuro, mi meta es buscar que haya un cambio en las leyes para que el castigo sea acorde con el delito”.

Sean Teare, director de la oficina de delitos vehiculares de la fiscalía del condado Harris, está de acuerdo en que las muertes causadas por conductores ebrios deberían tener un castigo más alto porque son delitos que pueden prevenir y que lastiman a las familias y las comunidades.

“Nunca voy a olvidar cuando estaba parado en la carretera mirando la cruda escena esa madrugada, sabiendo que la vida de un esposo y padre estaba a punto de ser destrozada al darse cuenta de que su familia había sido destruida”, dijo Teare.

En el comunicado de la fiscalía se menciona que un amigo de Bryan Josep, que estuvo con él en el servicio militar, relató en la corte que esta horrible experiencia había aniquilado al padre y esposo.

El amigo dijo que Joseph aún vive en la misma casa donde residía con su familia, pero hasta el día de hoy, no puede ir al cuarto del bebé ni al dormitorio principal que compartió con su esposa.

“En cambio, duerme en un colchón de aire en el piso de la habitación de invitados. Dijo que esa habitación se ha convertido en la celda de su propia prisión", se lee en el comunicado.

Cuando ocurrió el accidente, una conocida de la familia de la conductora acusada dijo a la cadena KTRK que en la casa de la chica estaban devastados por la tragedia que ocasionó.

"Dios mío, ella es tan dulce. Es una jovencita tan dulce, no sé qué pudo haberla llevado a hacer lo que hizo", dijo Lori Bohannon, amiga de la familia, según cita KTRK.

De acuerdo con el testimonio de la mujer, la madre de Rivas está inconsolable, abrumada por el peso de lo ocurrido. "Ellas (la conductora y su pasajera) estaban tan borrachas, que (la conductora) ni recuerda haber chocado el otro vehículo", comentó Bohannon.

Te puede interesar:

"Parece que me están siguiendo": el último mensaje que envió una madre hispana antes de desaparecer

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés