null: nullpx
Abuso Policíaco

El policía que mató a una mujer que jugaba en su propia casa padece de pérdida de visión periférica

De acuerdo con los expertos, Aaron Dean tenía una pérdida de la visión lateral, quedando útil solamente la vista central. 'La visión de túnel' limita la capacidad de identificar una segunda arma, un segundo atacante o un ataque de lado.
7 Nov 2019 – 2:42 PM EST

Un nuevo capítulo tiene la historia del oficial de Fort Worth, Aaron Dean, que disparó y mató a una mujer. El sitio web Star-Telegram reveló un registro que muestra que el policía estaba muy mal calificado por su superiores pero igual le permitieron seguir ejerciendo.

De acuerdo con el documento que obtuvo USATODAY, en una revisión de desempeño del 2018 fue señalado de padecer de "visión de túnel", de tener malas habilidades de comunicación y olvidar las órdenes de sus superiores.

"En lugar de reconocerlo, sus respuestas son evasivas y desviadas", escribió el supervisor del hombre de 35 años en un registro. Sin embargo, en la evaluación más reciente, el supervisor lo felicitó por trabajar al nivel de los oficiales más experimentados, exhortándolo a "mantener el buen trabajo".

Sobre la visión de túnel, se trata de la pérdida de la visión periférica con conservación de la del centro de modo que el campo visual queda restringido. De acuerdo con los expertos, limita la capacidad de identificar una segunda arma, un segundo atacante o un ataque de lado.

Dean también reveló durante la entrevista que tocó inapropiadamente a "una chica de la que era amiga" mientras estudiaba en la Universidad de Texas en Arlington y había declarado no participar en el concurso en 2004 por un simple cargo de asalto por el incidente.

Según las regulaciones del servicio civil de Fort Worth, el cargo de delito menor de Dean de más de una década antes no le habría impedido convertirse en oficial.

Como pregunta de seguimiento, un oficial le cuestionó: "¿Serás capaz de matar a alguien si es necesario?". "No hay problema", respondió Dean rápidamente.

El asesinato

El 12 de octubre en la madrugada dos oficiales atendieron un llamado de un vecino que alertaba que la puerta delantera de una vivienda en Fort Worth, Texas estaba abierta. Luego de inspeccionar el lugar y sin anunciar su llegada, uno de los oficiales disparó y asesinó a Atatiana Jefferson, de 28 años.

La mujer se encontraba cuidando a su sobrino mientras su madre estaba en el hospital. Cuando Atatiana fue a ver quién merodeaba fuera de la ventana de la vivienda recibió un disparo mortal por parte del agente Aaron Dean.

"Atatiana fue una víctima, fue arrebatada de su familia de una forma injusta", dijo la alcaldesa de Fort Worth, Betsy Price. "Todo el mundo espera justicia".

En rueda de prensa el jefe del Departamento de Policía de Fort Worth, Ed Kraus, pidió disculpas a la familia y a la comunidad por lo ocurrido y aseguró que están exigiendo una investigación "transparente": "No es momento para poner excusas sino para investigar y hacer justicia para Atatiana".

Luego Kraus informó que el oficial que disparó contra Jefferson, Aaron Dean, había renunciado, sin responder preguntas del tiroteo.

Lo que ocurrió no es nuevo. Según un registro del diario Dallas Morning News, desde el 1 de junio los oficiales de ese cuerpo han matado o herido a 7 personas, incluida Jefferson. Por eso, Price informó que la alcaldía hizo una petición para que sea designado un panel que revise la actuación de esta policía.

En fotos: La insólita muerte de Botham Jean, baleado por una oficial en su propio apartamento

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés