null: nullpx
Logo image
Vix

La bacteria con una mutación tan resistente a la radiación, que hasta los X-Men la envidiarían

Publicado 8 Nov 2019 – 02:17 PM EST | Actualizado 8 Nov 2019 – 02:17 PM EST
Reacciona
Comparte

Los efectos nocivos de la radiación son muy conocidos. Incluso existen ejemplos tan comunes, que tristemente han formado parte de la cultura popular, como el accidente de Chernobyl.

Una de las ideas más generalizadas de la radiación, es que nada puede sobrevivir por mucho tiempo a sus efectos, o por lo menos deja secuelas que conllevan a mutaciones u otros efectos negativos a la salud. Incluso criaturas que son consideradas casi inmunes, como las cucarachas, tendría problemas para sobrevivir en ambientes tan hostiles.

Quizás el Tardígrado, también conocido como Oso de Agua, sea una de las pocas criaturas que puedan sobrevivir a un ambiente con radiación, pues es capaz de hacerlo en el espacio exterior.

Pero para nuestra sorpresa, un nuevo contendiente se acaba de unir a la pugna por ser el sobreviviente supremo.

Se trata de la bacteria Deinococcus radiodurans, la cual es reconocida por los Guinness World Book of Records como la bacteria más resistente del mundo.

Clasificada como un extremófilo, es un ser vivo capaz de sobrevivir —y sobre todo prosperar— bajo condiciones extremas, ya sea a altas temperaturas, climas gélidos o con ambientes químicos agresivos para la mayor parte de la vida en la Tierra.

De acuerdo con el artículo Origen y mecanismos de la radio-resistencia en Deinococcus radiodurans, esta bacteria fue descubierta por error por el investigador Arthur Anderson, quien se encontraba realizando pruebas para saber si los alimentos enlatados podían esterilizarse por medio de una explosión gamma.

Para el asombro de Anderson, una de las latas de carne molida (la cual se echó a perder por el experimento) daba señales de vida. En específico, una bacteria D. radiodurans seguía como si nada hubiera pasado, comiéndose la carne en mal estado.

D. radiodurans es excepcionalmente resistente a la radioactividad, a tal grado de soportar la increíble cantidad de un millón de rads (radiación absorbida) sin mayor esfuerzo. Para que te des una idea, solo bastan mil rads para causarle la muerte a un ser humano.

Su resistencia a la radiación es tan alta, que incluso se han llegado a encontrar especímenes de esta bacteria en las paredes de los reactores nucleares.

Aunque pudiera parecerlo, la bacteria radiodurans no está protegida contra la radiación, sino que puede reparar el daño que le produce a una velocidad asombrosa.

Cualquier ser vivo, al ser expuesto a altos niveles de radiación, sufre la destrucción de su ADN y sus células, o al menos les provoca mutaciones poco saludables.

La bacteria radiodurans no es inmune a esto, pero es capaz de absorber radiación tan alta como para matar a una persona en minutos y procesarla de tal forma que su ADN regresa a la normalidad en cuestión de horas.

Eso sucede gracias a que esta célula posee múltiples copias de sus moléculas de reparación de cromosomas y ADN, lo que le permite tomar una cadena similar de ADN y sobreescribirla sobre la secuencia dañada.

Cada célula de esta bacteria tiene entre 4 y 10 copias de sus cromosomas, los cuales están agrupados en forma circular con una copia idéntica apilada encima de la otra, lo que hace más sencillo la reparación del ADN.

Se tiene la esperanza de que estas bacterias puedan usarse para la biorremediación, que es la práctica de usar microorganismos para limpiar ambientes contaminados por radiación.

También se tiene planeado estudiar su capacidad de reparar su ADN para desacelerar el proceso natural de envejecimiento humano, y crear métodos más eficientes de resistencia a la radiación para curar el cáncer.

Échale un ojo a esto:

Reacciona
Comparte