Sexualidad

Juguetes con (sexo) sentido

Te acercan al placer en momentos cotidianos que terminan siendo extraordinarios.
8 Jun 2016 – 5:53 PM EDT

El placer masculino también viene en forma de gadget. Para muestra, la infinidad de opciones que actualmente ofrece la industria XXX para adultos.

Borra de tu cabeza la imagen de los traseros y bustos de goma. Además de que la oferta es más variada, los juguetes sexuales para hombres son, actualmente, piezas mucho más estéticas y discretas, incluso atractivas.

Estamos hablando de erotismo y modernidad. Estos dispositivos te acercan al placer en momentos cotidianos que terminan siendo extraordinarios: mientras miras una serie, tomas una ducha, lees el diario, o simplemente al final de un día estresante. El balance perfecto entre placer y diversión.

“Los juguetes pueden ser tan divertidos a los 11 años como a los 30. Tengo uno en casa”, dice Alberto, de 34 años.



La tecnología, como en otros casos, se pone a nuestro servicio y nos facilita la vida (el orgasmo en este caso), y como el universo sexual es tan amplio, hay para todos los gustos: desde anillos que abrazan y estimulan el miembro masculino con precisión y velocidad (¡no tienes que usar las manos!), masturbadores (Fleshlights) que puedes adaptar a una tablet para participar en una sesión de sexo virtual, hasta vibradores que animan vigorosamente el pene y el clítoris al mismo tiempo, justo para que lo compartas con tu pareja.



Menores prejuicios masculinos

Según una encuesta, del 53% de las mujeres que dijo tener un juguete sexual, el 81% declaró utilizarlo con su pareja. “Los hombres están más abiertos a introducir los juguetes en su vida sexual. Es algo nuevo y excitante”, afirma la sexóloga Emily Morse.

“Si mi novio me regala un vibrador, ¿por qué yo no puedo darle algo parecido? No sé si suena extraño, pero no me molesta la idea de que él tenga a su disposición un objeto que le facilite el placer justo cuando lo desea”, dice Mariana, de 31 años.

“Al principio no quería, pero cuando vio el nivel de excitación que nos producía a ambos, se animó. Ahora es mi novio quien propone juguetes nuevos”, cuenta Karina, de 30 años.

Utilizar y disfrutar los juguetes sexuales, solo o en pareja, es también cuestión de actitud y gusto, por supuesto. Hay quien se sonroja al pedir preservativos o tampones en la farmacia, por ejemplo.

“Supongo que son una buena herramienta cuando no hay de otra o no tienes con quién satisfacer lo que el cuerpo necesita. Si los usas en pareja es diferente, le das un plus a la relación.”, señala Fernando, de 33 años.



“¿Juguetes? Mi ex, que por cierto era más chica que yo, un día intentó amarrarme y no me dejé. No puedo ni pensar en juguetes, creo que estoy hecho a la antigua”, confiesa Manuel, de 45 años.

Tener o no un objeto que facilite el orgasmo puede ser, en algunos casos desconocimiento. Es decir, no conocer el mercado ni las opciones. Y eso que hoy en día hacer una compra discreta está a un clic.

“Nunca los he usado, pero me parece interesante la experiencia. O sea, no los conozco pero sí los usaría”, dice Juan, de 44 años.

“Se me hace un poco pervertido. Jamás compraría una muñeca inflable o una vagina portátil, no me llaman la atención. Es más, no me prende la idea. Me parece que es para personas solitarias”, añade Hugo, de 29 años.

Intenté usar mi juguete con mi novio, pero se negó. ¿No es suficiente lo que yo te doy?, me preguntó un poco nervioso, creo que no se lo esperaba”, cuenta Ana, de 29 años.

Del 40% de las mujeres que dijo tener un vibrador, sólo la mitad de ellas se siente “segura” usándolo, de acuerdo a un sondeo. En el caso de los varones, dos tercios no estaban seguros de querer un elemento extra en la alcoba (un juguete sexual). Un tercio de ellos cree que usar un vibrador en el dormitorio, mientras hace el amor con su pareja, es redundante.

A favor o en contra, lo importante es darse el gusto y disfrutar la sexualidad a plenitud.



Además ve:

Más contenido de tu interés