null: nullpx
Sexualidad

Igualdad en el deseo sexual

Las mujeres sienten tanto deseo como los hombres, aunque los prejuicios traten de indicar lo contrario.
22 Mar 2016 – 7:19 PM EDT

Por Andrea Mireille

A las mujeres nos gusta el sexo tanto como los hombres, lo deseamos tanto como ellos y gozamos plenamente. Esto ya no debería ser noticia, sino algo aceptado y del conocimiento común. Sin embargo, aún es severamente criticado por los hombres y por las mismas mujeres, con palabras conocidas por todos: “putas”, “zorras”, “golfas”, “facilotas”, “busconas”, “mujerzuelas” y un triste y largo etcétera.

La sexualidad femenina está llena de ideas equivocadas y represivas. La menstruación es vista como algo sucio y motivo de vergüenza; conservar la virginidad a toda costa como símbolo de pureza y valía; que tardamos más en llegar al orgasmo y que forzosamente necesitamos el componente emocional para disfrutar son parte de una lista que se antoja interminable, creencias que persisten entre la población y que en muchas ocasiones perpetuamos las mismas mujeres.

Estas afirmaciones pueden conducir a la violencia, maltrato y abuso. Un triste ejemplo es la mutilación genital femenina, práctica realizada por razones culturales y religiosas, cuya finalidad es la eliminación parcial o total del clítoris para erradicar el placer sexual. Aunque se piensa que es exclusiva de Asia o África, un reportaje del diario El País, reveló que también se realiza en América Latina, específicamente en Colombia, en la comunidad indígena Chamí. Conocida como "la curación", fue ideada para controlar la libido femenina, así como forma de prevención de conductas descarriadas o infidelidad.


Las mujeres quieren más

Un estudio realizado con 500 mujeres el año pasado por la aplicación para medir la fertilidad , Kindara, reveló que 53% de las entrevistadas no tiene tanta actividad sexual como le gustaría; así, un tercio declaró que le gustaría tener relaciones sexuales más de tres veces a la semana, mientras que 13% indicó que preferiría cuatro o más ocasiones.

Por otra parte, respecto de la excitación, un estudio realizado en 2006 por la Universidad McGill, en Canadá, eliminó el mito que afirma que las mujeres tardan más en excitarse. En el experimento participaron personas de ambos sexos, se les mostró videos con contenido diverso: cómico, informativo y sexual explícito. Al mismo tiempo, se usaron cámaras térmicas en la zona genital de los participantes para monitorear el progreso de su temperatura. Los resultados sorprendieron a los expertos, ya que ambos grupos comenzaron a excitarse en un lapso que no rebasó los 30 segundos y llegaron a su máximo punto en no más de 10 minutos. Los investigadores concluyeron que las mujeres se excitan sexualmente con la misma rapidez que los hombres.

Prejuicios

Uno de los principales prejuicios que influye en el deseo femenino es la idea de que el sexo sin amor carece de valor. Se nos ha enseñado que las relaciones sexuales son hermosas, sublimes y valiosas sólo si son acompañadas del complemento afectivo o de una argolla matrimonial. Seguimos creyendo que explorar sexualmente sin una pareja formal —o con más de una— es de mujeres que no se respetan a sí mismas; todo lo que está a nuestro alrededor, novelas, revistas, familia y amigas predispone el paradigma de "hasta que te cases, sólo por amor".

Una cosa, por supuesto, no excluye a la otra y no quiere decir que no debamos enamorarnos. De hecho, el mismo estudio de Kindara señala que la conexión emocional es importante para las mujeres, aunque no es necesario que haya amor en nuestras vidas para que haya placer y no siempre irán ligados.

Más contenido de tu interés