null: nullpx
Sexualidad

¿A qué hora es mejor tener sexo?

Todas las horas tienen beneficios específicos para el sexo y la cotidianidad. Tal vez no sea una mala idea programarlo en la agenda y establecerlo como una prioridad entre las actividades para disfrutar de sus ventajas.
7 Oct 2016 – 12:02 PM EDT
Reacciona
Comparte
Tener sexo por las mañanas es saludable y te mantendrá con buen estado de ánimo. Crédito: iStock

Una pareja se encuentra sexualmente: hormonas, endorfinas, adrenalina, oxitocina... Todo fluye: energía, pensamientos y fluidos del cuerpo. Y luego continúa la vida; van al trabajo, al supermercado o a dormir, pero los efectos que tiene ese encuentro en el resto de sus actividades diarias marcan la diferencia.

No cabe duda de que la espontaneidad de los encuentros sexuales es uno de los factores clave para sorprenderte con tu pareja y cualquier momento del día es bueno para reaccionar con el cuerpo a los estímulos de un buen amante. Sin embargo, hay momentos del día que propician encuentros sexuales más satisfactorios, ofrecen incontables beneficios para la salud y aseguran los mejores orgasmos.

Cada organismo es diferente y como consecuencia, cada pareja lo es también. Los ritmos circadianos varían de acuerdo a la edad y, aunque en el tema del placer no hay verdades absolutas, existen ciertos beneficios que corresponden a distintas horas del día. En todo caso, la recomendación es que experimentes en carne propia y descubras qué horarios funcionan mejor para tu cuerpo.

Antes de desayunar

El sexo por la mañana es una gran manera de despertar los sentidos. Al amanecer, el cuerpo se encuentra dispuesto y relajado para comenzar el día, el cuerpo está lleno de energía y los niveles de testosterona aumentan en los hombres. Una descarga de oxitocina por la mañana resulta mucho más poderosa para estimular la mente y el cuerpo que una sesión de ejercicio o un par de tazas de café, ya que mantiene los niveles de endorfinas altos durante el día y con esto ayuda a mejorar el estado de ánimo.

De acuerdo con el úrologo Dr. Harry Fisch, investigador de la Universidad de Cornell (NY), la dosis de endorfinas liberada por un orgasmo en la mañana disminuye la presión sanguínea y los niveles de estrés, refuerza el sistema inmunológico, eleva la producción de estrógeno y testosterona, y mejora la salud de la piel y el cabello. Así es que programa la alarma de tu despertador más temprano y haz del sexo una prioridad para comenzar el día.

Brunch/lunch

El sexo al medio día es una buena manera de romper con la rutina del trabajo, liberar el estrés y despejar la mente para continuar el resto de la tarde con la mejor actitud. Durante el día, las mujeres aumentan sus niveles de estrógeno y los niveles de energía del cuerpo están en un punto óptimo.

Dejar el sexo siempre para la noche no es tan recomendable, pues por lo general el cuerpo llega a la cama en busca de descanso. El sexo necesita lucidez y disposición, por lo que dedicar algo de tiempo a medio día para compartir con tu pareja es sin duda la manera más saludable de recargar las baterías para continuar la jornada de trabajo.

Cena antes de dormir

Un largo día de trabajo puede traer consigo mucho estrés y preocupaciones. En ocasiones, el sexo antes de dormir puede resultar rutinario, como parte del check-list del día justo antes de descansar, pero también puede ser un momento catártico de liberación de preocupaciones de la mente que permita soltar las tensiones del cuerpo.

Una cena ligera con una copa de vino puede ser el estímulo ideal para desencadenar un encuentro sexual que integre todos los sentidos y que ayude a liberar las tensiones del día para lograr un sueño profundo y reparador.

Además, el sexo antes de dormir es uno de los mejores remedios para el insomnio, así es que antes que acostarte a leer tus mensajes o mirar el techo y pensar en los pendientes de la oficina, obséquiale a tu cuerpo una descarga de placer que le permita detener la mente y amanecer listo para comenzar el día a la mañana siguiente.

¿Snack de media noche?

El sexo después de una fiesta, por la madrugada o después de unas cuantas copas puede resultar divertido, aunque el nivel de energía que el acto sexual requiere puede verse comprometido por los efectos del cansancio o el alcohol. La recomendación: piénsalo dos veces; en estos casos, es mejor irse a dormir y dejar lo mejor para el amanecer.

¿El factor sorpresa?

La espontaneidad es sin duda un factor altamente estimulante para la mente y el cuerpo y cualquier hora del día es buena para compartir la alcoba, la oficina o el salón con tu pareja.

Ya sea que estés buscando una dosis de endorfinas por la mañana, relajarte por la tarde o tener una noche de sueño profundo, integrar el sexo a tu rutina diaria puede mejorar tu salud física y mental de forma importante.

Así es que haz espacio en tu agenda y comienza a integrar los orgasmos como una de tus prioridades diarias.

Reacciona
Comparte
Publicidad