null: nullpx
Relaciones de Pareja

Historia de un mito: así nos enamoramos de Brad Pitt y Angelina Jolie

La noticia ha eclipsado a los discursos de la Asamblea General de la ONU y ha llegado a Trending Topic mundial. ¿Cómo se convirtió 'Brangelina' en uno de los matrimonios más idolatrados de Hollywood?
20 Sep 2016 – 7:24 PM EDT

Angelina Jolie le pidió el divorcio a Brad Pitt y con ello ha puesto fin a una de las parejas más adoradas, imitadas y mitificadas de la historia. Todo era demasiado perfecto para ser verdad.

Capítulo 1: el flechazo

La historia comenzó en el rodaje de Mr. y Mrs Smith, aquella película sobre un matrimonio (en crisis) entre dos espías secretos. Era 2004 y Brad Pitt estaba casado con Jennifer Aniston, la novia de América. La química entre Pitt y Jolie durante la filmación de la película impresionó a todo el equipo. Entre persecuciones y tiroteos una cosa llevó a la otra y acabaron siendo más que compañeros de reparto. Cuando los rumores de una 'posible relación' ya eran imposibles de negar, Aniston le pidió el divorcio a Brad y... el mundo cambió para siempre.

Los medios convirtieron a Jennifer Aniston en la víctima del affair y se crearon los bandos 'Team Aniston' y 'Team Jolie'. Durante años, las preguntas sobre su matrimonio fallido protagonizaron todas las entrevistas de Aniston y no hubo revista que no se empeñara en encontrarle un nuevo marido. Porque Jen tenía que 'encontrar la felicidad'.

Mientras tanto, Brad Pitt y Angelina Jolie empezaban su viaje al Olimpo de la fama. Atractivos, carismáticos y tremendamente exitosos en sus carreras, la pareja lo tenía todo. Durante varios meses, mantuvieron su relación alejada de la prensa, pero en abril de 2005 el romance quedó confirmado cuando Brad pasó las vacaciones en Kenya junto a Angelina y su hijo Maddox, a quien adoptó cuando aún estaba casada con Billy Bob Thornton.


Brad y Angelina: así se construyó la pareja más icónica de Hollywood

Loading
Cargando galería

Capítulo 2: la imagen de la perfección

De hecho, una serie fotográfica de la revista W titulada ' Felicidad doméstica' mostró a la pareja disfrutando del hogar con unos hijos ficticios y presumiendo su amor en un ambiente idílico e imperturbable. Las imágenes fueron polémicas al saberse que el shooting se realizó apenas unas semanas después de que Brad se había separado de Jennifer.

Él pronto se involucró en las aspiraciones familiares y solidarias de Angelina. Adoptó a sus hijos Maddox y Zahara, y les cambiaron los apellidos a Jolie-Pitt. Además comenzó a acompañar a la actriz en sus viajes como embajadora de las Naciones Unidas.

Hacia enero de 2006 una nueva noticia de la pareja enloquecía a la prensa: Angelina confirmó que estaba embarazada del primer hijo biológico de Brad. Shiloh nació en mayo en Namibia, a donde decidieron viajar para honrar las raíces africanas de su otra hija y dar la bienvenida allí al nuevo bebé. Vendieron la exclusiva de las primeras fotos de Shiloh a la revista People.


Capítulo 3: la familia Jolie-Pitt in crescendo

Al año siguiente, adoptaron a Pax en Vietnam, Angelina puso en pausa su carrera para cuidar de los niños y poco después se supo que estaba embarazada de gemelos. Su llegada fue retratada nuevamente por la revista People en un reportaje de 19 páginas. Los beneficios económicos de la venta de la exclusiva, igual que la vez anterior, los destinaron a la Jolie-Pitt Foundation.

Cada paso de su vida privada se convirtió en un capítulo más de su historia de amor feliz: desde las sesiones de fotos tomadas por el propio Brad mostrando a Angelina en su ambiente más natural, hasta las instantáneas de sus apariciones en la alfombra roja con outfits a juego. Apenas les salpicaron los escándalos (más allá de los típicos rumores de infidelidad que solían acusar a Brad), y todo lo demás apuntaba a la solidez de su relación.

Les gustaba pasar tiempo en casa cuidando de los niños, no solían salir mucho de fiesta e intentaban no pasar más de tres días separados: "Somos mommy y daddy en pijamas", dijo Angelina en una ocasión.


Capítulo 4: el día de la boda

Pero para el insaciable público —ávido de historias de amor— faltaba algo: la boda. El evento mediático que todos esperaban. Hubo que esperar hasta 2012 para que Angelina luciera un anillo de compromiso, y dos años más pasaron hasta que llegó el día del enlace, casi en secreto. El vestido fue un diseño de Atelier Versace que decoraron los niños Jolie-Pitt con dibujos infantiles.

Como pareja superaron juntos varios retos, desde la doble mastectomía que se realizó Angelina en 2013 para evitar el cáncer, hasta el momento de crisis de Angelina, narrado por Brad Pitt en una carta de amor abierta, pasando por ambiciosos proyectos cinematográficos.


Capítulo final: el retrato

El último intento de alimentar el aura Brangelina fue By the Sea, un filme dirigido y escrito por Jolie y protagonizado por ambos. La película es un documento visual del atractivo de ambos que la crítica vio como un ejercicio narcisista del matrimonio. Sobre las especulaciones en relación a si la película era realmente un espejo de su relación en crisis, ella declaró a Tom Brokaw de NBC: "Cuento con que la audiencia sabe que si eso se pareciera mínimamente a nosotros, jamás habríamos podido hacer esta película. Lo logramos porque de hecho somos muy, muy estables y estos no son nuestros problemas."


Al final, ya lo decía el cartel de esa película: "El amor es algo por lo que tienes que luchar". Y vaya que lucharon, pero simplemente les ganó la realidad.


Publicidad