publicidad
La demanda de divorcio ha sido entablada por Angelina Jolie, citando “diferencias irreconciliables",

Por qué la ruptura de Brad y Angelina marca el fin de una era

Por qué la ruptura de Brad y Angelina marca el fin de una era

Aunque la especulación de que llevaban vidas separadas data de diciembre pasado, la reacción del público alrededor del mundo en redes sociales ha sido de estupefacción: ¿acaso ya no hay nada sagrado en Hollywood?

La demanda de divorcio ha sido entablada por Angelina Jolie, citando “di...
La demanda de divorcio ha sido entablada por Angelina Jolie, citando “diferencias irreconciliables",

La noticia de la ruptura de Angelina Jolie y Brad Pitt no debería habernos tomado por sorpresa, pero igual que cuando estalló la relación en los medios hace más de una década, fue insólito y devastador. Y lo más irónico, es la simetría entre las circunstancias del principio y fin de lo que probablemente ha sido el affair más mediático de las primeras décadas de este siglo: empezó con un escándalo y especulación de puesta de cuernos —recordemos: Brad, después de haber andado con Juliette Lewis y Gwyneth Paltrow, estaba casadísimo con Jennifer Aniston— y termina igual: ahora se dice que Brad tuvo una aventura con Marion Cotillard durante el rodaje de Allied, el nuevo filme de Robert Zemeckis, que estrena en Thanksgiving.

publicidad

¿Karma? Quizá. Muchos recuerdan la humillación pública de la Aniston en las portadas de todos los tabloides, que a lo largo de 2005 y 2006 la llamaron 'Poor Jen', tildándola de víctima de un par de adúlteros —que, por cierto, salían en todas las revistas también, en una celebración de su amor poco convencional y su familia multicultural, que crecería con hijos propios y adoptivos— y llegando incluso a culparla de que Pitt se fuera con otra porque ella 'no quería' tener hijos (así es la doble moral de los tabloides, damas y caballeros).

Ahora el panorama desde esa orilla, es muy diferente: Jennifer Aniston está muy bien, gracias, casada de nuevo ahora con Justin Theroux, con quien ha tenido una relación muy estable, pese a los embates de la prensa que la llevarían a escribir una contundente pieza op-ed en The Huffington Post, donde al grito de “¡no estoy embarazada, estoy harta!” puso en su lugar a la prensa rosa de una vez por todas.

Relacionado
Una vez más las revistas vaticinan que Jennifer Aniston está embarazada...
Jennifer Aniston "está harta" y tenemos las razones por las que el mundo debería dejarla en paz
La actriz ha publicado una carta en The Huffington Post en la que pide que dejen de someter su cuerpo a escrutinio público. Si fuera por las revistas, la actriz tendría más de cinco hijos y hasta gemelos.

Pero, ¿qué de 'Brangelina' (como los llamaron los medios)? Esto era más que una pareja romántica o un matrimonio de estrellas, como en los 90 lo fueran Tom y Nicole o en los 60 Liz y Dick —que, por cierto, tampoco duraron casados—: eran un auténtico fenómeno. La crónica de todo por lo que pasaron desde que se corrió el rumor de que se habían relacionado en el set de Mr. & Mrs. Smith hasta ahora, resulta en miles de páginas consultables en Google. Eran glamorosos en todo: la selección de los nombres de sus hijos, las nacionalidades de sus hijos adoptivos, y hasta las caridades a las que daban dinero.

Se habían convertido en el sinónimo de la pareja de celebridades que hace de la bondad al prójimo un evento de lujo. Además, Angelina se fue apartando de su imagen de bomba sexy de las pantallas para dedicarse más a sus labores humanitarias, a dar conferencias y a hablar de la salud y los problemas de la mujer (como de su doble mastectomía preventiva, por ejemplo); también trató de consolidarse como una directora seria (aunque la cinta que filmaron juntos, By the sea, fue un fracaso de crítica y taquilla) dejando atrás a la wild child que alguna vez fue —la que buscaba el shock value de hacer cosas como llevar en un frasquito algo de la sangre de su segundo marido, Billy Bob Thornton, admitir sin problema que había tenido una relación lesbiana con Jenny Shimizu en los 90, o besarse pública y apasionadamente con su hermano, en la ceremonia de los Oscar en el año 2000.

Brad siempre dijo que venía de una familia convencional y que lo que buscaba era poder replicar la buena relación con sus padres y tener muchos hijos. Esto parecía haberlo conseguido con Angelina —tienen 6: Maddox, Pax, Zahara, que son adoptivos y Shiloh, Knox y Vivienne, que son biológicos— y se aseguraban de darles una crianza 'normal' (considerando las circunstancias célebres de la familia), sin tanto privilegio.

La demanda de divorcio ha sido entablada por Angelina esta semana citando “diferencias irreconciliables”, aunque la especulación de que llevaban vidas separadas data de diciembre pasado; la reacción del público alrededor del mundo en redes sociales, sin embargo, ha sido de estupefacción: ¿ya no hay nada sagrado en Hollywood? ¿Qué pasó con el mito de las parejas como Paul Newman y Joanne Woodward, que permanecían casados, fieles y felices hasta que la muerte los separara?

Así reaccionaron las redes sociales a la separación de #Brangelina Univision

Lo cierto es que las expectativas, cuando se trata de matrimonios entre celebridades, suelen ser exageradas tanto por los fans como por los medios. En una época como ésta en la que estadísticamente uno de cada tres matrimonios acaba en divorcio, el caso de los Pitt-Jolie es bastante ordinario, si bien los sujetos no lo son.

¿Es el fin de esta relación también el fin de una era? Definitivamente: la adicción mediática por ciertas figuras ha cambiado y de hecho, la noción de la estrella de cine también. Ya no existen los tiempos de figuras como Humphrey Bogart, Ingrid Bergman, Audrey Hepburn o Cary Grant. Las estrellas han sido suplantadas por franquicias —sagas de superhéroes o basadas en productos de éxito probado que van de Star Wars a Harry Potter o 50 Sombras de Grey— y la fascinación que antes hubo por la vida personal de las figuras de la pantalla ha cambiado también.

publicidad

Ahora son las estrellas de televisión quienes dominan las portadas de las revistas. Algunas personalidades que fueron tan mediáticas como Brad y Angelina en otras épocas, han encontrado la tranquilidad en sus nuevas relaciones — véase el caso de Nicole Kidman y Keith Urban, por ejemplo —, y seguramente cuando toda esta tormenta se disipe, estos dos también encontrarán algo parecido, aunque por lo pronto, la tormenta que se cierne sobre ellos, podrá durar en notas que busquen prolongar el escándalo (de ser cierto, por ejemplo, que Pitt tuvo algo con la Cotillard, habrá que ver cómo reaccionan ésta y su compañero, el actor y cineasta francés Guillaume Canet) por el resto del año.

Ver también:

Brad y Angelina: así se construyó la pareja más icónica de Hollywood

Brad y Angelina: así se construyó la pareja más icónica de Hollywood
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad