null: nullpx
Amor

¿Tu crush te dejó en visto? Tranquila, tenemos la respuesta a este (milenario) comportamiento

Publicado 5 Mar 2020 – 01:49 PM EST | Actualizado 5 Mar 2020 – 01:49 PM EST
Reacciona
Comparte

Hiciste match con alguien en Tinder, salieron a bailar, se conocieron, le enseñaste tu lugar favorito y hasta le presentaste a tu perrito, todo bien hasta que un día ¡plum! desaparece de la faz de la tierra y nunca más vuelves a verlo ¿te suena familiar?

Amiga, date cuenta, te acaban de ghostear.

Según Urban Dictionary (o mejor conocido como el diccionario de la chaviza, okno), este concepto describe la acción de cuando una persona decide terminar inesperadamente y sin avisar la comunicación que mantiene con un amigo, ligue o pareja.

Este término siempre ha existido, solo que antes tenía otras formas de manifestarse. Podía ser ignorando mensajes de texto, silenciando la conversación (y zumbidos) en messenger o dejando el teléfono descolgado para evitar hablar con aquel ser que ha perdido todo nuestro interés.

Es claro que, con el auge de las redes sociales y la inmediatez con la que nos comunicamos, el ghosting es mucho más evidente (y doloroso). Ya no solo te pueden ignorar en cartitas, llamadas telefónicas o fingiendo que no están en casa, sino que también en notas de voz, historias de Instagram, tweets y hasta etiquetas en Facebook.

Mientras el tiempo avanza, los canales para ignorar a los demás también crecen.

Pero ¿por qué aplicamos (o nos aplican) esta técnica tan nociva?

Con el auge de las aplicaciones de ligue y todos los estímulos a los que nos exponemos (a diferencia de otras generaciones), hemos tendido a dar menor importancia a las relaciones interpersonales.

No queremos sonar como aquel tío que dice que el internet nos desconecta de la realidad, pero es verdad: estar todo el tiempo conectados nos aleja de los demás.

Por otro lado, cuando entramos de lleno al mundo de las citas es normal sentir más interés en algunas personas que en otras. Está bien no querer profundizar tanto con otros pretendientes. No tiene nada de malo.

Lo que sí es un problema es cuando ya no nos apetece seguir hablando con ellos/as, y, en lugar de ser claros con nuestras intenciones, nos aprovechemos de la comodidad de estar detrás de una pantalla para simplemente desaparecer.

Según el portal Psicología y Mente, esto puede tener efectos muy perjudiciales para la otra persona:

quote: “Si la persona en cuestión padece de depresión, ansiedad o problemas de autoestima previos, estos pueden incrementarse peligrosamente”

Pero eso no es todo, ya que si además, tomamos como costumbre huir de aquello que no queremos enfrentar, podemos arrastrar esa actitud a otros ámbitos, como el laboral o el privado, lo que podría afectar nuestra capacidad de tener empatía.

¿No sería más fácil escribir “no me apetece hablar/salir/quedar más contigo. Gracias”? Piénsalo, no cuesta nada.

Ahora, si tú eres la persona que está siendo ghosteada (o sospechas que vas directo a esa situación), te dejamos este breve y muy divertido video para que te conviertas en esa amiga empoderada y fregona que ya se dio cuenta (YAAAAS!).

mini:


Y a ti ¿te han ghosteado? Cuéntanos en los comentarios (o etiqueta a la persona que te ghosteó #jeje)

Pst, pst pensamos que te gustaría leer esto:

Reacciona
Comparte