Papás y Mamás

Siempre podemos ayudar (maneras de hacerlo sin tiempo ni dinero)

Todos podemos hacer algo para mejorar el mundo en el que vivimos. El cambio comienza en nosotros. ¿No te parece?
9 Jun 2016 – 10:12 AM EDT

El mundo está lleno de miserias y basta con informarse un poco para saber de ellas: hay millones de niños en situación de esclavitud, víctimas de la trata y de la explotación sexual; en tan solo una semana (sí, en solo una semana) murieron 700 personas cruzando el Mediterráneo en un intento de huir de la guerra (calcula cuántas mueren por año); constantemente hay terremotos, inundaciones y demás catástrofes naturales que dejan a centenares sin nada y cada año mueren más de 3 millones de niños por desnutrición.

Puedo seguir enumerando y, la verdad, todos podemos. Nos estremecemos al ver algún video de todo esto y podemos comentarlos en las redes sociales; lo escuchamos en la radio mientras manejamos y lo vemos en la noticias al llegar a casa pero pocos actuamos, pocos ayudamos, pocos hacemos algo. Apagamos la radio, la tele o el teléfono y seguimos con nuestras vidas, planeando vacaciones y cumpleaños, quejándonos de que se rompió algo en casa, un negocio no salió como queríamos y otras eternas nimiedades. Así, como si nada más importante estuviera pasando.


¿Cómo podemos ser tan indiferentes? Hace días que me lo vengo preguntando y me lo estoy planteando a modo de autorreproche. Lo cierto es que tengo la dicha de tenerlo todo: una familia que está sana y conmigo, un techo y qué comer; mis hijos pueden ir a la escuela y pasan su infancia jugando. Me cansé de tenerlo todo y no hacer nada por quienes pocos tienen. Me convencí de que decir “n o puedo ayudar porque no me sobra ni el tiempo ni el dinero“ o culpar a los políticos de “corruptos e ineficientes” son argumentos facilistas y egoístas y entendí que lo que necesito es comprometerme.
Comprometerme yo con una causa. Hacerla propia. Salir de mi cómoda burbuja y luchar por cambiar algo de lo que pasa en el mundo. Como dijo la Madre Teresa de Calcuta: “Yo sola no puedo cambiar al mundo pero puedo tirar una piedra al agua para crear muchas ondas”. Pues bien, hay muchas maneras de “tirar piedras y hacer ondas” desde nuestros hogares.

Cómo ser parte del cambio


  • Compra en los eShops de Fundaciones: Antes de ir a las tiendas donde siempre vas para comprar los regalos para tu familia o amigos visita los negocios online de Fundaciones como UNICEF. Vas a encontrar productos variados, de buena calidad y de distintos precios. Lo bueno es que con tu compra estarás ayudando a ayudar con el dinero del el regalo que -sea donde sea- ibas a comprar.
  • Dona lo que no uses: No tenemos que irnos a África o al Medio Oriente para encontrar personas con necesidades. Deja de guardar esa ropa que ya no te entra o de atesorar “por las dudas” las viejas prendas de cuando eran pequeños tus hijos y dónalas.
  • Descarga apps solidarias: Las nuevas tecnologías nos permiten ayudar con solo mover un dedo. La app Volunteermatch te tiene al tanto de las oportunidades de participar de voluntariado en distintas organizaciones en los Estados Unidos teniendo en cuenta la ciudad en la que vives y tus intereses. Las ofertas de voluntariado dicen cuánto demandarán de tu tiempo por lo que puedes buscar algo que se ajuste a tu rutina. Una buena manera de hacer que el voluntariado se ajuste a tus tiempos es hacerlo con toda tu familia para que no les robe tiempo de estar juntos. Ser voluntaria junto a tus hijos es una buenísima manera de cultivar el sentido de empatía en ellos.

Charity miles es una aplicación que dona 25 centavos de dólar a la organización que elijas por cada milla que camines o corras ($10 centavos por cada milla en bicicleta). El dinero no sale de tu bolsillo sino de quienes sponsorean la app. ¡Es genial! Por último, la aplicación Ufeed te ofrece donar algunos de esos gustitos que nos damos de vez en cuando. Por ejemplo, si cuando vas a tomarte un helado o un café estás dispuesto a sacrificarte, esta aplicación te permite donar el valor del producto renunciado al proyecto solidario de tu elección.

  • Firma peticiones: Comunicarle tu opinión a los miembros del Congreso mediante peticiones también es una forma de entrar en acción y de ayudar. Es no quedarse callado y decir “me da lo mismo”. En el sitio de la Fundacion CARE (que ayuda a las comunidades más pobres del mundo y asiste en momentos de crisis) tienes fácil acceso a la firma de peticiones para terminar con el matrimonio forzado infantil, con la violencia contra la mujer y para establecer políticas de alimentación y salud para mujeres y niños en riesgo.

Todos podemos hacer algo para mejorar el mundo en el que vivimos. El cambio comienza en nosotros. ¿No te parece?


Publicidad