null: nullpx
Papás y Mamás

Ricky Martin: la trata humana no tiene espacio en este mundo

Vamos a crear conciencia y poner fin a la esclavitud de niñas y niños.
16 May 2016 – 5:45 PM EDT

En el 2002, el destino me llevó a Calcuta a vivir un momento que cambiaría mi vida para siempre. Unos amigos me invitaron a presenciar, juntos a una fundación, el rescate de unas niñas que iban a ser traficadas. Salimos a las 12 de la madrugada una noche lluviosa, y conducimos hasta unas carpas de plástico edificadas sobre la vereda. Cuando me bajé del auto, no podía creer que personas, y menos niños, vivieran en estas condiciones, rodeados de ratas, cucarachas y basura. Pero eso no era nada en comparación a lo que estaba a punto de ver. La fundación, un agente de ayuda social y nosotros nos habíamos puesto de acuerdo para realizar de manera efectiva este operativo de rescate. Los padres de las 3 niñas pensaban que iban a venderlas a una red de prostitución, y nosotros sabíamos que mientras pudiéramos prevenirlo, estas niñas jamás vivirían esa asquerosa realidad. Y así fue.

Tras sacarlas de su “casa” las llevamos donde un médico y luego a la Fundación donde se unieron con más de 80 niñas y niños que habían sido rescatados también de la trata humana, la peor atrocidad, desde mi punto de vista, que existe en el Siglo XXI.

Este fue mi primer encuentro con la trata humana, la llamada esclavitud moderna. Fue algo que recuerdo como si pasase ayer, y el sentimiento que causó en mí es algo que jamás he olvidado. No cabía en mi mente que existiera este tipo de crimen y tanta malicia y sobre todo que las víctimas fuesen los más inocentes, nuestros niños. En ese momento entendí que tenía que hacer algo. Que si había entrado en conciencia de esta realidad, no podía quedarme con los brazos cruzados.

Después de este viaje, me transformé en un luchador que no descansaría para combatir y terminar con este crimen tan horrendo. Para mí fue alarmante conocer que la esclavitud aún existe y que se ha vuelto peor aún en los últimos años. Decidí entonces que la Fundación Ricky Martin se dedicaría de lleno a denunciar sobre la existencia de la trata humana y a educar a través de investigaciones e iniciativas comunitarias para defender a los niños y sus derechos humanos.

Hoy hay más casos de esclavitud que nunca antes en la historia. Unos 30 millones de personas son víctimas de la trata humana, de los cuales 5.5 millones son niños, según datos de Unicef.

Se trata del segundo negocio criminal más lucrativo en el mundo, que genera 150 mil millones de dólares por año. No hay ningún país o territorio que esté exento a este crimen. No conoce fronteras, ni límites.

El trata humana abarca muchas modalidades que van desde la prostitución, esclavitud, trabajo forzado, trabajo no pago, matrimonio forzado, turismo sexual y explotación sexual, entre otros.

En el 2006, visitamos Tailandia tras el devastador tsunami y en el 2010 fuimos a Haití, tras el terremoto: en ambos casos unimos esfuerzos con Habitat for Humanity para dar refugio seguro a familias vulnerables, que podrían ser el blanco de los explotadores y traficantes. Cuando la gente pierde todo después de catástrofes como lo son los desastres naturales y las guerras, los traficantes se aprovechan de la desesperación y vulnerabilidad y los engañan prometiendo cosas que nunca les darán, y terminan explotando familias en la red de la trata humana. Esto me ha llevado a viajar inmediatamente y ayudar en cuanto catástrofes azotan ciertas regiones.


Ricky Martin en acción: el artista en su labor humanitaria en Haití y Tailandia

Loading
Cargando galería

Matrimonio de niños: otra forma de explotación

En la actualidad, la crisis en Siria ha obligado a unas 9 millones de personas a dejar sus hogares y buscar refugio en países vecinos. Desafortunadamente, ha habido reportes de niños que han terminado siendo víctimas de la trata humana. Algunos de ellos son ahora explotados sexualmente y obligados hacer trabajo doméstico no pago. También, muchas niñas y jóvenes son víctimas del matrimonio forzado, lo que las transforma en las llamadas ‘child brides’ o niñas novias. Aunque sabemos que el tema de matrimonio con niños puede llegar a ser un tema cultural, el horror se intensifica cuando se combina con la realidad de que estas niñas refugiadas están siendo vendidas y exportadas, según algunos reportes.

Y, que estamos en el mes que se celebra a la madre, les pido que hagamos conciencia sobre las mamás más vulnerables: aquellas que han sido vendidas como esposas, violadas, robadas de su libertad y convertidas en mamás.

Unicef define al llamado matrimonio de niños como una forma de matrimonio o unión informal cuando uno de los dos esposos tiene menos de 18 años, y esto aplica tanto para niñas como para niños, aunque las niñas son en forma desproporcionada las más afectadas por este tipo de uniones. El matrimonio de niños ocurre en muchos lugares del mundo y tiene un impacto muy duro en sus vidas al ser forzados en matrimonio: son obligados a vivir privados de su libertad, separados de su familia y alejados de su comunidad, lo que tiene consecuencias mayores en la salud mental y el bienestar general de estos pequeños y jóvenes.

El matrimonio de niños es una forma de explotación y mi objetivo es poner fin a todas las formas de esclavitud moderna. Nadie debería ser explotado, nadie debería ser obligado a vivir con abuso, ni perder su derecho a vivir en libertad y a tomar sus propias decisiones. Estoy convencido de que cada niño o niña tiene el derecho a tener eso, una niñez o juventud libre y feliz.

Como activista por los derechos humanos quiero que estas niñas tengan la posibilidad de retomar control de sus vidas y se conviertan en agentes de cambio para que puedan desarrollar su potencial con plenitud.

La trata humana es una violación de los derechos humanos. No debería existir en este mundo por eso les exhorto a que actuemos, que se unan y que nos ayuden a luchar para combatirlo y ponerle fin.

Cómo Embajador de la Buena Voluntad de Unicef, les pido que dediquen unos minutos para ver este video y lean estas recomendaciones de cómo ayudar a los niños explotados.


El conocimiento es Poder. Por favor visiten mi página de la Fundación Ricky Martin y sigan nuestro trabajo en medios sociales. Para millones de niños explotados en todo el mundo, nuestro trabajo en alianza con otros abolicionistas modernos es su única esperanza.


Más contenido de tu interés