null: nullpx
Papás y Mamás

¿Por qué no mandé a mis hijos a un campamento este verano?

Este verano, al estaren la casa, mis hijos han descubierto juguetes que tenían guardados y han echado a volar su imaginación como nunca lo imaginé. Y eso es una de las tantas cosas positivas que pasaron por no mandarlos a 'summer camp'
28 Jul 2016 – 9:16 AM EDT


Tengo tres hijos y no mandé a ninguno a ningún campamento este verano y no me arrepiento. Muy al contrario, he gozado cada minuto de este verano. Y sí, claro que me tardo mucho más en trabajar y mi casa no esta 100% ordenada. Ok, te digo la verdad, ha estado super desordenada, pero creo que ellos y yo hemos aprendido muchas cosas en este tiempo.

Nos hemos conocido y nos hemos aprendido a respetar de una manera más profunda. Es increíble que cuando los niños están en clases no pasamos casi nada de tiempo juntos. Entre la escuela, las clases de la tarde la tarea y el correr de todos los días no nos queda tiempo de platicar y conocer de una manera más tranquila lo que le gusta al otro.

Ahorita, los desayunos han sido lentos, y de mucha plática, las comidas y las cenas igual. Y en cada momento, uno de los tres niños se acuerda de una anécdota o de algún amigo y salen historias increíbles. Lo mejor es que no hay prisa de nada, lo que quiere decir que nos podemos quedar platicando el tiempo que queramos.


Tampoco quise mandar a mis hijos a ningun campamento porqué creo que ya están lo suficientemente grandes para ayudar y saber que una casa no está lista como por arte de magia, que su ropa no se lava sola y que su mamá no duerme todo el día. Mi esposo y yo somos de la idea que los niños deben vivir en una realidad, y conocer cómo funcionan las cosas. Lo que hicimos fue ponerles una lista de actividades que tenían que hacer a diario, si las cumplían, se ganaban dinero. Pero si su trabajo y actividades iban más allá de lo acordado podían ganar más dinero. El dinero, que se ganaba lo usaban para cualquier cosa extra, y como cosa extra estoy hablando de comprarse una nieve en la tarde o ir al cine.

Creo que este verano si aprendieron mucho de cómo funcionan las cosas en su casa y en el mundo. Estos últimos días no han querido gastar su dinero en nada, sólo quieren ahorrar. ¿Será que están aprendiendo el valor de las cosas?

Este verano, al estar en paz en la casa las niñas, sobre todo, han descubierto juguetes que tenían guardados y han echado a volar su imaginación como nunca lo imaginé.

Un día entré al cuarto y tenían una ciudad de legos en todo el piso, otro día una tienda, otro día un restaurante y otros días aprendieron a hacer videos. Nunca me hubiera imaginado que mi hija de casi 13 años jugaría con legos durante este verano.

La verdad no se si el próximo año vaya a tomar la misma decisión, porque se que al ir a campamentos, sobre todo a los que duermen fuera de casa, desarrollan otro tipo de habilidades. Pero por lo pronto, estos meses han sido mágicos en la casa y es una experiencia totalmente recomendable.

Más contenido de tu interés