null: nullpx
Papás y Mamás

Dos pequeños amigos de un orfanato chino se reencuentran y su abrazo se hace viral

Dos mejores amigos fueron separados al ser adoptados de un orfanato en China. Su emocionante reencuentro te hará llorar.
15 Sep 2016 – 5:05 PM EDT

Hannah, de 4 años y Dawson, de 3, eran mejores amigos. Vivían juntos en un orfanato en China hasta que Hannah fue adoptada por una familia de Texas.


Sharon Cutcher Sykes, madre de Hannah, se fue de China pensando en cómo reunir a su hija adoptada con su mejor amigo.


La mujer entonces inició una misión para conseguir que alguien adoptara al pequeño y posteó fotos de Dawson, o Dada, esperando que alguna familia se animara. Once meses después de postear las fotos de Dawson, el niño llegó a Texas de la mano de su nueva familia.

El arribo de Dawson al aeropuerto de Dallas-Fortworth y su encuentro con su mejor amiga Hannah fue grabado por la madre de ella. Arrancando lágrimas a unos cuantos, los niños se abrazan luego de once meses sin verse y la emoción es palpable en sus caritas sonrientes.

Ahora, Dawson y Hannah viven cerca y van a la misma Iglesia. Además de tener 'playdates' todas las semanas.


Esta no es la única historia conmovedora en salir de un orfanato chino.

En febrero, Lisa Lumpkins, quien había adoptado a su hija Aubrey, de12, en China estaba mirando su Facebook. Se encontró con una foto de una niña muy parecida a la suya en un orfanato en Shenzhen. Era el mismo orfanato donde había adoptado a Aubrey. El parecido entre ambas era impresionante pero Lisa y su esposo no estaban seguros porque el orfanato nunca les había informado que Aubrey tenía familia.

Los Lumpkins pidieron un análisis de ADN y recibieron los resultados un mes más tarde confirmado que ambas niñas eran hermanas. La pareja de Kentucky decidió a adoptar a Avery para que las hermanas se vuelvan a juntar, no sin antes enfrentar obstáculos ya que la niña estaba a punto de cumplir 14 años y la ley en China prohíbe adopción internacional de niños mayores de 13.



Más de dos mil niños son adoptados cada año de China por familias estadounidenses. El proceso, como todos, requiere de mucho papeleo, pero China al ser firmante del Convenio de la Haya se adscribe a la regulación internacional. El proceso en sí es más corto que otros y puede ser bastante fluido. De todas maneras, aquellos que estén considerando la adopción en China deben saber que con la edad del niño, crecen los problemas. El proceso puede volver una verdadera carrera contra el tiempo.


La gran mayoría de niños adoptados en China son niños que han sido abandonados por sus padres de pequeños, muchos de ellos con alguna discapacidad.

La adopción es un camino muy emotivo que exige de todos los involucrados mucha paciencia, confianza y un gran salto al vacío. Sólo podemos esperar que todos los niños tengan la suerte de Hannah, Dawson, Aubrey y Avery de caer en familias tan llenas de amor.

Más contenido de tu interés