Papás y Mamás

Día del Padre: Papá no es el 'babysitter'

Los padres son adultos que comparten la responsabilidad de criar a sus niños y por lo mismo nadie debería recomendarle cómo hacer las cosas o felicitarlo por hacerlas.
16 Jun 2016 – 10:20 PM EDT


En los medios los papás suelen ser retratados en situaciones cómicas y a veces hasta torpes. No es de extrañar. Durante muchas generaciones eran las mamás las que se hacían cargo del cuidado de los hijos de manera exclusiva.

Sin embargo todo eso ha cambiado en la nueva generación de papás. Los neopapás hacen de todo y lo hacen de forma muy divertida. Los contenidos virales en redes sociales nos han dejado ver que los papás experimentan mucho más que las mamás cuando cuidan a los niños. No se toman las cosas tan en serio y tratan de simplificar, encontrando soluciones originales y graciosas, aunque a veces no tan seguras o saludables, por decirlo de algún modo.

Papás que peinan a sus hijas con aspiradoras, que bailan con ellos a la hora de lavarse los dientes o que los entrenan para hacer ciertas gracias, nos dejan ver cuánto se divierten los papás cuando cuidan a sus hijos. Las mamás parecemos estar más enfocadas en completar una lista de tareas y pendientes y nos olvidamos de la diversión.


Lo que pasa en muchos casos es que como mamá es la que “hace las cosas bien”, se siente con derecho a darle instrucciones al papá de cómo hacer todo, y eso no debería suceder. Los padres son adultos que comparten la responsabilidad de criar a sus niños y por lo mismo nadie debería recomendarle cómo hacer las cosas o felicitarlo por hacerlas.


Ya lo publicó la BBC hace un par de meses: Cuando se ve a un hombre cuidando de su hijo sin ayuda, suele recibir comentarios del siguiente tipo:


“Te dejaron con los niños”.


“Oye, ¡qué bien te las arreglas!”


“Qué lindo que ayudas a tu mujer”.


Como bien dijo Al Ferguson, de The Dad Network , todos esos comentarios ya suenan como de otra época. “Los padres modernos están más activos que nunca dentro de sus núcleos familiares. Es anacrónico pensar que la madre es la proveedora principal de cuidados”.


“Es bastante molesto que te vean como si no tuvieras la capacidad de cuidar a tu propio hijo y que te alaben por hacer algo que naturalmente te corresponde”, dice Patricio que cuida de sus dos hijos la mayor parte del tiempo que no está trabajando en la oficina. “No haré las cosas igual que mi mujer, pero pongo cuidado y tengo mis métodos propios. Aunque a veces los niños no están acostumbrados a mi manera de hacer las cosas y suelen decir “mamá no lo haría así”, creo que está bien que ellos se den cuenta que hay muchas formas de resolver las situaciones de la vida cotidiana pero sobre todo, me interesa estar cerca de ellos siempre que puedo y no solamente para jugar”.


La visión del padre como un ayudante es parte de una cosmovisión sexista en donde la madre es la única que puede dar protección al niño y el papá nunca sabe qué hacer porque nunca se le da oportunidad. Este modelo solía funcionar para los contenidos publicitarios pero ahora están cambiando las cosas: ver a los papás resolviendo (y muy bien) tareas que antes eran consideradas exclusivas de mamá, es el éxito de muchos anuncios y comerciales.


Dejar que papá se haga cargo de los niños como quiera o pueda ayuda, además, a que los niños lo repliquen en su adultez: a que las futuras madres dejen tranquilamente que los papás se hagan cargo de los hijos, y a que los futuros padres lo vean como algo natural y tengan referencias directas de su historia familiar.

Termino con unas palabras del comediante Louis C.K. sobre la paternidad:

“Actúa como padre. No seas “el asistente de mamá”. Eso resulta deprimente, estar ahí esperando que ella te escriba una lista, pasear por los pasillos de la tienda mirando la lista fijamente, llamándola desde la sección de los cereales para estar seguro que estás comprando el indicado. ¡Pórtate como un hombre! Haz tu propia lista. Los papás tienen aptitudes que nunca usan en casa. ¿Manejas un negocio y no puedes vestir y alimentar a un niño de 4 años? ¡Hazlo! Pasa tiempo con tus hijos y hazte tu propia idea de qué es lo que necesitan. No te quitará la hombría; te la dará. Yo hice eso. Paso más tiempo con mis hijas. Y descubrí que soy bastante mal padre. Cometo muchos errores y no sé lo que estoy haciendo. Pero mis hijas me aman. Imagínense.”

Publicidad