null: nullpx
Papás y Mamás

Autor: ¿quieres hijos más felices? Déjalos decidir más

Si le preguntas a cualquier padre o madre qué es lo que más quiere para sus hijos, la respuesta probablemente suene así: ‘que sea feliz’. Mientras nuestras intenciones como papás son, sin duda, buenas, nuestras acciones o decisiones pueden poner obstáculos en esa meta, que es la felicidad de nuestros amados hijos.
23 Mar 2016 – 2:52 PM EDT


Rogger E Herst, Rabbi y autor de varios libros y artículos sobre educación, asegura que criar hijos que sean felices en su vida adulta no es una cuestión de suerte. Más bien, asegura Herst, se trata de las decisiones tomadas. “Adultos felices son personas que toman buenas decisiones”.

De esa manera, si queremos que nuestros hijos sean adultos satisfechos y felices debemos ayudarlos y apoyarlos a tomar decisiones y a ayudarlos a mejorar su capacidad de decidir.


Herst, autor, entre otras publicaciones, del libro “A Simple Formula for Raising Happy Children”, ofrece consejos simples para lograr que nuestros hijos pueden tomar decisiones que los guíen a una vida más feliz y plena.

. Ayudémoslos a tomar decisiones: si queremos que los niños sepan tomar buenas decisiones del tipo que llevan al éxito y a la felicidad, deben tener la oportunidad de ‘practicar’, de pasar por el periodo de ‘ensayo y error ‘. Las decisiones unilaterales hechas por los padres obstruyen el punto de vista de la toma de resultados para los niños. Ellos necesitan de esa práctica, y los padres no deberíamos preocuparnos tanto por los fracasos que traigan esas decisiones al principio, ya que, según Herst, son lecciones de vida para los hijos, que les servirán mucho en el futuro.


. Seamos el ejemplo: nada es más efectivo en cualquier tipo de enseñanza que liderar con el ejemplo. Sabemos que si queremos que nuestros hijos no miren la compu todo el día, debemos ser los padres los primeros en apagar la computadora. Lo mismo con las decisiones. Seamos ejemplos de las decisiones que tomamos y las consecuencias que vienen con ellas.


. Pidámosle consejos u opiniones: Herst asegura que este ‘ejercicio’ los ayuda a pensar y a ver las diferentes opciones. También les permite ver que sus padres están interesados en saber sus opiniones y respetan sus puntos de vista. Saber que sus voces son escuchadas es algo que les sirve como inspiración, pero que también le da la pauta de que son responsables por lo que dicen.


. Practiquemos la negociación: una forma de empezar es ofreciendo una alternativa a lo que ellos quieren o proponen. Si a ellos no les gusta o interesa la propuesta de los padres, hay que permitirles hacer sus sugerencias para encontrar algo que funcione para ambos. “Los buenos padres no son tiranos”, asegura Herst.


¿Y cuándo empezar? El autor, que es además padre y abuelo, y tiene un MBA y doctorado, sugiere que los padres comencemos a promover la toma de decisiones apenas empieza a emerger la personalidad de un hijo, lo que puede ocurrir en el primer año de vida.

RELACIONADOS:Papás y MamásFamilia

Más contenido de tu interés