null: nullpx
complicaciones en el embarazo

No es tu imaginación: sí dan calambres en las ingles durante el embarazo y hay una explicación

Publicado 6 May 2020 – 03:06 PM EDT | Actualizado 6 May 2020 – 05:11 PM EDT
Reacciona
Comparte

El embarazo está repleto de cambios físicos que si no son cuidados adecuadamente, pueden convertirse en un dolor de cabeza.

Una de las molestias que pueden aparecer son los calambres en las ingles.

Al ser una problemática que suele presentarse en un gran número de embarazos, es importante que las próximas mom-to-be sepan cuál es su origen y cómo pueden disminuir el dolor fácilmente.

Afortunadamente, los expertos en gineco-obstetricia se han dedicado estudiar este malestar y las alternativas que son útiles para aliviarlo. Te lo explicamos a continuación.

Calambres en las ingles

Clínica Mayo explica que los calambres se producen cuando un músculo se tensiona o contrae involuntariamente, provocando un dolor intenso que suele durar entre 1 y 2 minutos.

Generalmente, se presentan durante la noche, y con mayor frecuencia durante el segundo y tercer trimestre de gestación.

De acuerdo con la página especializada WebMD, los calambres en la ingle aparecen debido al aumento desmedido del volumen uterino, es decir, el tamaño de la pancita.

Esto sucede por la presión generada en la cadera y las piernas, debido al incremento de peso durante la gestación.

Los expertos argumentan que los calambres guardan una estrecha relación con factores como la deshidratación, falta de estiramiento antes de realizar actividad física, cambios en el flujo sanguíneo y una dieta baja en minerales (calcio, potasio y magnesio).

Aprende a aliviar los calambres

La forma más sencilla de disminuir el dolor ocasionado por un calambre, es caminar por un par de minutos hasta que los músculos de la ingle se relajen y vuelvan a la normalidad.

Si no puedes levantarte o caminar, masajea el músculo hasta que deje de estar tenso.

Una bolsa fría o una compresa pueden ser las herramientas ideales para ayudarte a relajar los músculos y aliviar el dolor.

Procura mantener cerca cualquiera de estos dos objetos, para que puedas tomarlos fácilmente en caso de tener un calambre durante la noche.

Para prevenirlos, es importante que realices ejercicio habitualmente y que evites el cansancio extremo. Además, mantente hidratada y sigue una dieta rica en vitaminas y nutrientes.

No olvides consumir frutas, verduras y alimentos que contengan minerales, tales como frutos secos, verduras de hoja verde, pescado, hongos y legumbres en general.

Este problema suele desaparecer sin tratamiento médico y una vez terminado el embarazo.

Sin embargo, si los calambres aumentan de intensidad, vienen acompañados de dolor constante o no desaparecen con el estiramiento, es necesario que acudas con tu especialista para descartar cualquier complicación.

Pon a prueba estas recomendaciones y disfruta de esta increíble etapa sin dolor, ni molestias.

¿Tienes alguna recomendación para disminuir los calambres en las ingles? Cuéntanos en los comentarios.

mini:


Artículos recomendados:

Reacciona
Comparte