Después de usted, Profesor Jirafales

Al maestro con cariño: pequeño homenaje a Rubén Aguirre y uno de los personajes más queridos de la televisión latinoamericana y su legado en la cultura pop.
17 Jun 2016 – 3:34 PM EDT

Uno de sus alumnos dio a conocer la noticia. En Twitter. Cosas del siglo XXI: “Mi profesor favorito descansa en paz... Hoy mi gran amigo Rubén Aguirre parte de este plano. Te extrañaré mucho”, escribió Édgar Vivar, el inolvidable Ñoño de la vecindad más famosa de México (con perdón de La Maldita), la del Chavo del Ocho. Había muerto el profesor Jirafales a los 82 años, víctima de una neumonía, en Puerto Vallarta, en el occidente de México.


1.

Rubén Aguirre era el profesor Jirafales y el profesor Jirafales era Rubén Aguirre. Durante los nueve años que duró el Chavo del Ocho (de 1971 a 1980), el personaje creado por Roberto Gómez Bolaños —Chespirito, cerebro del programa, ideólogo del humorismo soso mal llamado blanco— se ganó la simpatía de la audiencia. Y eso que no era el tipo más agradable: esnob, intelectualoide, bigote bien cortado, puro en mano, 1.96 m de pedantería y sombrero.

Sin embargo, enamoraba. Y si no que le pregunten a la Doña Florinda —encarnada por Florinda Meza, la Salieri del Canal 2 de Televisa—, la soltera de la vecindad, de no tan mal ver comparada con La Bruja del 71, madre del insoportable Quico —que ya es mucho—, que cada que se lo encontraba lo invitaba por una “tacita de café”, mientras en el fondo sonaba Opening Title, de Michael Reynolds. Y los dos se miraban, embelezados. Caballero como los de antes, amante a la antigua, el profesor siempre se le acercaba con un ramo de flores.


Después de usted. Las memorias del profesor más querido de América Latina

2.

Rubén Jirafales ya pasó a la historia como uno de los maestros más queridos de México, tal vez arriba en popularidad que el tierno Don Cipriano, el profesor rural, casi ciego, que interpretara con maestría José Elías Moreno en Simitrio (Emilio Gómez Muriel, 1960) o esa película que pasan en el Canal 9 cada que es Día del maestro.


Al concluir definitivamente los programas de Roberto Gómez Bolaños en Televisa a principios de los noventa, Aguirre recorrió México y Latinoamérica con su propio circo y el personaje que lo hizo famoso. Sus excompañeros, Quico (Carlos Villagrán) y La Chilindrina (María Antonieta de las Nieves), harían lo propio no sin antes demandar a Chespirito por los derechos de sus personajes. Caballero como pocos, Don Rubén se mantuvo al margen.

La fiesta terminó abruptamente en 2007, cuando Aguirre y su esposa, Consuelo de los Reyes Medellín, sufrieron un accidente automovilístico mientras se dirigían a Los Mochis. Ella perdió una pierna. Con ello inició la debacle del eterno profesor: diabetes, cálculos en la vesícula, problemas en la columna vertebral y una deuda de 5.000 dólares en el hospital. Finalmente fue la neumonía la que se lo llevó la madrugada de hoy, en Puerto Vallarta. En la ruina.


3.

Nacido el 15 de junio de 1934, en Saltillo, en el norte de México, Rubén Aguirre Fuentes fue un ingeniero agrónomo que quería ser torero. En una corrida conoció a su esposa, a mediados de los años cincuenta: la vio en las gradas y se enamoró. Aquella tarde recibió al toro de rodillas para demostrar su valor… “Como el profesor Jirafales dando su lección”, según canta Cypress Hill y Control Machete en Siempre peligroso.


Ver también:

1

Más contenido de tu interés