Cuatro formas de conseguir un boleto para el musical "Hamilton" (o no)

Intentamos obtener una entrada pero están agotadas hasta nuevo aviso, en la reventa los tickets superan los $1000 dólares, y los fans hacen cola durante toda la noche.
11 Jun 2016 – 11:17 PM EDT


Es mediodía en la calle 46, a unos pasos de Times Square en Nueva York. Junto al teatro Richard Rogers, más y más personas van sumándose a una fila que parece no acabar nunca. Da la vuelta a la manzana varias veces, impidiendo el paso de los coches. Varios policías vigilan atentos, mientras el equipo del teatro intenta ordenar el caos.

"Venimos a participar en la lotería de Hamilton" me dice una de las que esperan en la fila, acompañada de otros tres jóvenes amigos. "Es la segunda vez que lo intentamos." En sus ojos brilla una chispa de ilusión. Quizás sea hoy por fin el día en el que consiga ver el ansiado show. Sabe todo sobre él, pero aún no lo ha visto. Conoce las canciones de memoria gracias a YouTube y podría recitar cada verso de letra en hip-hop, pero no ha pisado todavía el teatro donde se representa la obra. El inspirador mensaje va más allá del escenario.



Estamos a las puertas del teatro donde se representa " Hamilton," la obra creada por el puertorriqueño Lin-Manuel Miranda. Es la última sensación de Broadway, aunque decir que es una sensación es quedarse corto. Es un ideal, un manifiesto por los valores y por la igualdad que ha trascendido a través de Alexander Hamilton, el fundador de los Estados Unidos al que está dedicada la obra. La historia de un inmigrante que se convierte en una de las grandes figuras del país ha conquistado al público.



Cada vez es más complicado adquirir una entrada. Tras numerosos premios ( un Pulitzer y récord de nominaciones en los Premios Tony) el interés por la obra no ha hecho más que crecer. Ver "Hamilton" se ha convertido en una odisea. A diferencia del resto de musicales en Broadway, aquí no basta simplemente con acercarse a la taquilla para comprar un ticket.



Cómo conseguir una entrada para ver Hamilton:

Opción 1:

La opción más segura es comprar una entrada en la reventa, pero los precios han subido tanto que casi habría que pedir un crédito para poder pagarla. No bajan de los $1.000 dólares, y a veces superan los $5.000 dólares. Ahora que los rumores apuntan a que en julio Lin-Manuel Miranda dejará el papel principal, el valor se ha multiplicado.



Opción 2:

La segunda opción es hacer cola durante horas a las puertas del teatro para adqurir uno de los tickets que se quedan libres cuando alguien cancela su asistencia. "Hamilton" se convirtió en el show más demandado en Same Ole Line Dudes, una empresa que ofrece a "esperadores de colas" profesionales. Por $25 dólares la hora se podía contratar a alguien para que pasara la noche por tí en una pequeña tienda de campaña y consiguiera el ticket. Desafortunadamente (o más bien, por suerte,) el teatro ha cambiado su política y prohíbe este tipo de artimañas. Si quieres una entrada, tendrás que esperar tú mismo.

Opción 3:

En tercer lugar está la opción más frustrante de todas: la lotería digital. Para que se hagan una idea de las probabilidades de ganar, sólo diré que en febrero el sistema se colapsó porque 50,000 personas intentaron participar a la vez, y sólo sortean 21 tickets. Se puede participar cada día desde casa cómodamente, a través de la web de Hamilton o con una App, "Ham," (el logo es un jamón) que te alerta cuando se abre el plazo. Yo lo he intentado, y de momento no ha habido suerte. Cada vez que recibo el email con el triste "Try Again" crece la decepción más y más. Como consuelo: es más probable tener suerte en la lotería de Hamilton que ser alcanzado por un rayo o morir aplastado por un meteorito.

Opción 4:

Por último, la opción de la lotería de los miércoles. Todas las semanas, a mediodía (antes de la matiné), el teatro organiza un sorteo de entradas en persona. Tan sólo hay que acercarse al teatro antes de las 12, escribir tu nombre en una papeleta, y cruzar los dedos. Las probabilidades son de 1 entre 600, lo que no es del todo imposible.

Además, participar en esta lotería tiene su ventaja, pues el propio Lin-Manuel Miranda sale a las 12:30 a las puertas del teatro y realiza una actuación original (y gratuita) junto a su equipo, para la gente que espera en la calle. Lo llaman #Ham4Ham.



Intento encontrar un perfil común entre los cientos de personas en la fila, pero no lo hay. Veo decenas de orígenes distintos, edades diferentes. Hay un padre con el pie roto que ha acudido caminando en muletas acompañado de sus dos hijos pequeños. Un poco más atrás, un hombre de unos 30 años espera pacientemente, pero según me cuenta, la obra no le entusiasma en especial y ha venido para guardarle el sitio a su esposa, que es fan fervorosa de Lin-Manuel. Una mujer de mediana edad en silla de ruedas viene animada por su hija. Dos hermanas adolescentes charlan animadamente para pasar el tiempo. Un fan lee con concentración el libro de Hamilton mientras espera. Y así hasta más de 500 personas distintas que se han reunido hoy para probar suerte.

De repente, se abre una de las puertas y sale alguien del teatro. Es Lin-Manuel Miranda. La multitud estalla en gritos. Una mujer que ha venido con su hija, asombrada ante la reacción de los fans, me dice: "Es como los Beatles."

También ve:


Publicidad