null: nullpx
Bodas

Sí, Kate hizo mal al repetir vestido en la boda de Meghan y estas son las razones (lee antes de juzgar)

Ni ella es una plebeya con pocos recursos, ni se conoce que esté liderando una campaña social contra las normas de etiqueta no escritas. Cuando Kate decidió ponerse su 'uniforme' para ir a la boda del príncipe Harry y Meghan Markle, se equivocó. Ni tan siquiera logró pasar desapercibida y prueba de ello es este artículo.
27 May 2018 – 12:14 AM EDT

Cuando Kate Middleton bajó del auto para la comentadísima boda de su cuñado, la del príncipe Harry con la actriz Meghan Markle, usando un sencillo abrigo de Alexander McQueen en color 'primrose yellow' (que en cámaras resultaba casi blanco), muchos espectadores alzaron la ceja y comenzaron a cuestionarse su elección en redes sociales.


El dato no tardó en salir a la luz: contando esta boda, Kate había usado el vestido en cuestión no una, si no en cuatro ocasiones.

Y aunque reutilizar un vestido puede ser visto como un gesto común (para 2016, la misma Kate Middleton había repetido prendas 78 veces), en eventos especiales -y sobre todo en ciertos círculos sociales- es tan insólito que termina por llamar poderosamente la atención.

Estas son todas las veces que Kate se puso el mismo vestido que llevó a la boda de Meghan

Loading
Cargando galería


Aunque no nos guste, pocas cosas hablan tan fuerte y sin palabras como los códigos de vestimenta.

No es un capricho

Arcaico o no, nadie como la realeza ha insistido en mantener esas rígidas reglas sobre el uso de ciertas prendas por considerarlo una forma de comunicación no verbal para enviar mensajes a su interlocutor.

Los guantes, medias, sombreros, colores y marcas locales que utilizan cuando van de visitantes son una manera de halagar al visitado.


Se espera de ellos que en los eventos fúnebres vayan vestidos de negro como muestra de respeto y condolencias, que en los bautizos abunden los colores claros y se espera que en las bodas, las invitadas no vistan de blanco. Las estrictas normas que debían seguir las invitadas para esta boda fueron, incluso, publicadas por la Casa Real.

Por eso, durante las semanas previas los medios trataron de saber cómo sería el vestido de Meghan (nuevo obviamente) y especularon sobre el vestido de Kate. Hubo apuestas (monetarias) sobre los diseñadores, el estilo y hasta el sombrero que elegiría.

Porque tratándose de la boda del hermano de su esposo, seguida por millones de personas, se esperaba que usara un vestido nuevo y mandado a hacer para la ocasión. Exactamente lo mismo que hizo para la boda de su hermana.


Mira el regaño que Kate Middleton le hizo al príncipe George por su berrinche en la boda de Pippa Middleton

Loading
Cargando galería

Estrenar un atuendo en ciertos eventos representa una deferencia hacia el homenajeado. Es una manera de demostrar cuán importante es para nosotros.

Sin duda, todos notaron la repetición del atuendo. Mientras varios medios la cuestionaron ( incluidos nosotros) y hasta la acusaron de haber hecho "la elección más pobre a su alcance, invitando a más titulares de los que merecía", otros la defendieron haciendo un llamado a la sostenibilidad.

La reconocida fundadora de Huffington Post, Arianna Huffington, celebró la repetición de vestido de Kate en su reciente artículo en Thrive Global y se refirió a ella como un modelo a imitar dentro del 'repeat movement'. Huffington atribuye a la duquesa un activismo que aún está por demostrarse y que no es congruente con sus decisiones anteriores de vestuario.


Lo que hizo Kate

Tras días de debate, como respuesta generalizada, quedó que Kate lo había hecho como gesto de “cortesía y austeridad” para pasar desapercibida en ese momento histórico y no robar atención a la novia -uno de los grandes 'no no' en las bodas (como sucedió con Pippa Middleton).

Pero el efecto parece haber sido el contrario.

Una semana después de la boda, los comentarios sobre el vestido de Meghan Markle han casi desaparecido mientras que sobre Kate Middleton siguen surgiendo.

Tanto así, que el blog What Kate Wore fue a escudriñar el vestido foto por foto y descubrió que el abrigo podría no ser ‘exactamente’ el mismo, si no que había sido modificado ligeramente (botones en los puños y un poco de acolchado en las hombreras).

Una acción que no sería nueva: le hemos visto en varias ocasiones usar el mismo modelo pero en colores distintos. En cualquiera de los casos (modificar un vestido para que sea algo diferente, usar uno exactamente igual pero nuevo o repetir el mismo tal cual) el resultado en cuestión de imagen es idéntico. Kate lució igual lo que, entre otras cosas y a falta de una explicación (como un desconocido activismo contra la tradicional etiqueta), refleja como mínimo una falta de interés por su look en la boda.

En lo que sí parece existir consenso -incluso los editores de moda de Vogue al hablar del tema- es en que puedes reutilizar un vestido cuando cambian las personas que te verán.

“La única vez que estoy realmente bien con repetir atuendo es si sé que estaré con un grupo de personas totalmente diferente”, admite la asistente de marketing de la revista, Elizabeth Taufield.

Y este no fue el caso.

El mensaje oculto

Repetir un atuendo cuando se está bajo el ojo público lleva implícito un poderoso mensaje.

Lo hizo Rita Moreno en febrero reutilizando el vestido de brocado dorado que había llevado en los Oscars en 1962. Nos habló de lo igual de maravillosa que puede lucir una mujer con el paso de los años (55 para ser exactos).

Las fotos del vestido de Rita Moreno en los Oscar: usó en 2018 el mismo que en 1962

Loading
Cargando galería


Lo hace Armani para minimizar su presencia sobre la pasarela al lado de sus modelos. Lo hacía Steve Jobs y lo hace ahora Mark Zuckerberg con su t-shirt gris, porque dice "no quiere gastar energía en cosas que son tontas o frívolas".

Sin embargo, cuando la ocasión lo amerita como comparecer ante los miembros del Congreso, hasta Zuckerberg estuvo dispuesto a usar un outfit diferente.

El hecho de que Kate se pusiera un vestido que había usado en otros actos públicos, que constituyen su rutina laboral, es como si Zuckerberg hubiese ido con su t-shirt y su hoodie al Congreso; es decir, con su uniforme de trabajo. No vas con tu ropa de trabajo a la boda de tu cuñado si no quieres quedar mal (salvo que tu uniforme sea en sí mismo un atuendo de gala, como ocurre con militares y otros cuerpos de seguridad).

En cualquier caso, basta recordar que para su primera gira oficial de nueve días como miembro de la familia real por Canadá, Kate Middleton sí usó 18 outfits distintos, todos nuevos y nunca vistos antes.

Y no son los únicos, los commoners, plebeyos o gente común y corriente, también estamos regidos bajo ciertos dress codes, que podemos seguir o no, pero nadie lo publicará en un diario.

Ver también:

Los 11 #fails más comentados en la boda de Meghan y el príncipe Harry

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés