null: nullpx
Ansiedad

Vivir con ansiedad: escritora muestra la dura realidad del trastorno en un impactante relato

Publicado 1 Mar 2019 – 01:38 PM EST | Actualizado 1 Mar 2019 – 01:38 PM EST
Reacciona
Comparte

La ansiedad es una sensación natural del ser humano: no es más que la expectativa ante algún acontecimiento, positivo o negativo, como esperar el primer día de vacaciones o la llegada inminente de un mensaje que no queremos leer. En la medida correcta, es un sentimiento sano que nos deja alertas por estar viviendo un momento importante.

La escritora brasileña Hariana Meinke generó una enorme identificación al mostrar el otro lado de esta emoción, que afecta profundamente el estado emocional, social y físico de quien lo vive: los trastornos de ansiedad, que ocurren cuando el nivel de ansiedad sobrepasa lo saludable y comienza a ocupar una parte grande en la vida del individuo.

El texto, titulado «Necesitamos hablar de ansiedad», es una descripción honesta de aquello que millares de personas enfrentan a diario y que muchas otras no toman todavía en serio.

Crisis de ansiedad: un relato honesto

Esperar un montón para el viernes, mirar el celular a cada rato para ver si aquella persona respondió, contar los minutos que faltan para encontrarte con tus amigos..., nada de eso es ser ansioso, como algunas personas pueden creer —y creen—. La ansiedad no es agradable, la ansiedad no es motivo de orgullo.

Así comienza el relato de Meinke en su blog. La ansiedad es una alerta innata de la mente humana, «es natural y nos ayuda a mover la vida, es como una herramienta de acción», explica Sabrina Gonzalez, especialista en psicología hospitalaria de la Santa Casa de la Misericordia en San Pablo. Pero, claro, todo tiene un límite. Sin él, las preocupaciones sobre el futuro pueden ser «tan grandes que paralizan las acciones del individuo en el presente», dice la psicoterapeuta.

El sufrimiento sobre algo que todavía no sucedió puede ser muy grande para quien sufre de un trastorno de ansiedad, ya que no tiene herramientas emocionales para lidiar con la incertidumbre del futuro.

La ansiedad hace que canceles planes a último momento con personas que ansiabas ver [...]. La ansiedad hace que te disculpes de más, hace que creas que siempre estás molestando. La ansiedad hace que pases días y días pensando si dijiste algo que no debías, hace que no consigas pedir ayuda porque crees que todo en el mundo de los demás es más importante que hacerte compañía. La ansiedad hace que rechines los dientes cuando duermes, que despiertes con el corazón acelerado, con la respiración jadeante. La ansiedad no está bien, la ansiedad te hace pensar de más [...]. Con ansiedad siempre estás midiendo las palabras y pensando de más antes de actuar.

Las crisis de ansiedad se manifiestan de forma diferente en cada individuo: pueden tener síntomas psíquicos, con pensamientos exagerados y sensaciones subjetivas, y también físicos, como palpitaciones en el corazón, dolor de estómago, diarrea, náuseas, falta de aire, entre otros, explica Gonzalez.

La ansiedad duele en la mente y en el cuerpo. Pierdes el control sobre tus preocupaciones, sobre tus sentimientos... La ansiedad hace que te estés preparando 24 horas al día para cuando algo malo pase, porque de alguna forma tienes la certeza de que algo malo va a pasar. La ansiedad es el pecho apretado, el nudo en la garganta, las ganas de vomitar, el dolor en el cuerpo. La ansiedad seca la boca, hace temblar la mano y provoca un hormigueo en el pie. La ansiedad hace que sientas que en cualquier momento vas a romper a llorar. Con ansiedad, piensas que nada de lo que haces es bueno o suficiente. La ansiedad hace que tensiones cada músculo de tu cuerpo cuando le hace frente a los problemas internos e intenta mantener el rostro sereno para que nadie lo note. La ansiedad es sentir a cada segundo que alguien está disgustado por algo que hiciste o dijiste. Con ansiedad, el peso de todo se duplica. Con ansiedad, sientes que tienes que cuidar de todo el mundo, pero no dejas que nadie cuide de ti.

Los trastornos de ansiedad pueden tener causas genéticas o ser provocados por problemas psicológicos, como una educación dura en la infancia o algún trauma, reciente o antiguo, de acuerdo a Gonzalez.

Cuando un trauma ocurre [...] y la persona no obtiene tratamiento psicológico por su estrés postraumático, puede estar reviviendo esos sentimientos dolorosos y desarrollar otros problemas psíquicos, como depresión o fobia social.

Para tratar este tipo de trastornos, la persona necesita el apoyo de sus seres queridos y de profesionales de la salud con experiencia; en este caso, psiquiatra, para recetar medicamentos si fueran necesarios, y psicólogo, que trabajará los aspectos del comportamiento.

Para Gonzalez, es posible controlar los síntomas más críticos de la enfermedad y vivir bien después de un tratamiento. «Todo depende de cómo haya sido desencadenado el trastorno, de la personalidad del paciente y de su predisposición para la ansiedad.»

Meinke decidió desahogarse sobre el asunto con una carta para que más personas busquen ayuda o puedan ayudar a alguien en la misma situación.

Si tienes ansiedad, debes saber que no estás solo, que todo está bien, que algunos días son malos, es cierto, pero siempre existe otro día mejor para compensar. Y si no tienes, pero conoces a alguien que sí, respeta a esa persona, ámala y nunca la juzgues. Estamos todos intentando sobrevivir en este mundo, pero algunas personas tienen batallas más grandes que otras. Sé siempre gentil, no sabes lo que el otro está viviendo.

Te interesará:

Original Author: Mariana Amorim Original Author URL: https://www.vix.com/pt/users/mariana-amorim
Original ID value: 548248
Original Site: pt
Original URL: https://www.vix.com/pt/comportamento/548248/garota-mostra-verdadeiramente-como-e-viver-com-ansiedade-em-relato-pessoal-forte

Reacciona
Comparte