null: nullpx

Del lamento al baile en 7 días: así luchó Rosie Rivera para quedarse en Mira Quién Baila

La hermana de la fallecida Jenni Rivera parecía tranquila, pero este domingo se supo que durante la semana que estuvo nominada a eliminación, sufrió y enfrentó varios de sus peores temores.
7 Ago 2018 – 8:32 PM EDT

Está claro que la empresaria y predicadora Rosie Rivera no pasó por las mismas circunstancias que llevaron al escritor del libro de los Salmos a expresar en el capítulo 30, versículo 11, su gratitud a Dios por haber cambiado "su lamento en baile". Sin embargo, la hermana de la fallecida Jenni Rivera, al igual que el salmista, se desvive en agradecimiento este lunes, pues 7 días después de sentir que caminaba en el valle de sombra y muerte, enfrentando las críticas y sus propios temores, sus oraciones parecieron ser respondidas y salió victoriosa de su primera nominación en esta sexta temporada de Mira Quién Baila.

Rosie Rivera aceptó participar en la competencia sin saber bailar, pero con el compromiso de entregarlo todo con tal de poder demostrar en la pista de baile que personas como ella, que fue víctima de violencia y de abuso sexual, entre otras cosas, tienen un espacio para triunfar y demostrar que sí se puede salir adelante.


Rosie Rivera demuestra "de dónde viene" con este look en Mira Quién Baila

Loading
Cargando galería

Debutó en la pista de Mira Quién Baila vestida como egipcia, ejecutando el urbano al son del tema '1,2,3' que popularizó Sofía Reyes. Esa primera actuación no la dejó bien parada frente al panel de jueces. "Tienes que soltarte, estabas completamente atada por ti misma", le advirtió la jueza de hierro, Lola Cortés.

Cuando se discutió quiénes tendrían que bailar nuevamente para defender su espacio en la competencia, Rosie fue una de las mencionadas. Regresó, vestida de azul, y al ritmo del regional mexicano, con 'Shot', demostró que sí sabe cómo moverse en la pista. Su esfuerzo no fue suficiente y resultó nominada, en esa primera gala, para abandonar Mira Quién Baila.

Contrario a Verónica Montes, quien también quedó sentenciada, a Rosie Rivera no se le vio llorar en público. A través de las redes sociales, recalcó una y otra y otra vez que su fuerza venía del cielo, que renunciaba a todo sentimento de derrota y que la oración era su arma para mantenerse en pie de lucha.


Rosie versus Verónica: con estas caras recibieron su sentencia en Mira Quién Baila

Loading
Cargando galería

Claro, que a Dios rogando y con el mazo dando. Mientras ella se esforzaba aprendiéndose las coreografías, sus famosas sobrinas, la cantante y empresaria Chiquis Rivera y sus hermanas, Jacqueline y Jenicka, motivaron a sus fans para que apoyaran a su tía con sus votos.

No le faltó el apoyo de la comunicadora Myrka Dellanos, íntima amiga de Rosie Rivera y su hermana en la fe, quien desde sus redes sociales también arrojó luz para que la audiencia se moviera a favor de Rosie.

Poco se imaginaba la audiencia que la quinta de los 6 hijos de Pedro Rivera y Rosa Amelia Saavedra también libraba una batalla interna que amenazaba con echar por tierra todos sus esfuerzos. Lo primero que se le había hecho muy difícil de aceptar fue que la nominaran. "Entré bien, pero el hecho de que Rommel ganó (el duelo de urbano), me fregó. Rommel, no ganó", le dijo a uno de los coreógrafos.

"La gente vio y se quedó sorprendida de que ganó Rommel", insistió evidentemente molesta Rosie Rivera, a solo minutos de quebrarse en llanto. Mientras en sus redes sociales declaraba victoria y confianza, en un salón de ensayo la hermana de Jenni Rivera batallaba contra todos sus miedos e inseguridades. "Yo no quiero estar en la tele, no entiendo por qué estoy aquí", declaró ahogada en llanto y con su rostro enrojecido.

En una especie de catarsis, Rosie Rivera, quien promueve amarse tal y como uno es, también se cuestionó su figura. "Me veo gorda, son 10 libras más, 5 kilos más con la cámara... Me gusta el baile, está hermoso pero cuando me vi al lado de ellas (sus rivales en Mira Quién Baila) dije 'qué haces aquí, estúpida'".


Tenía demasiada presión en el cuerpo. Ya lamentaba que no estaba compartiendo mucho con su familia, pues los ensayos le requieren mucho tiempo y esfuerzo. También tuvo que enfrentar la crítica de algunos cristianos que no entienden cómo puede hablar de fe y esperanza desde un programa de baile. Hasta su madre, doña Rosa Saavedra, viajó a México para apoyarla y desde allí le pidió a los criticones que dejaran toda la situación en manos de Dios.

Después de un llanto profundo y de recibir el apoyo de su esposo, Abel Flores, la madre de Kassey, Samantha y Elías, se levantó con fuerzas para asumir el nuevo reto. Se sacudió el miedo del cuerpo y comenzó a practicar 'María bonita', en versión vals. Paso a paso, ganó fuerzas y este domingo, lo que fue su camino al calvario durante una semana, terminó en el paraíso, pues no solo se libró de la eliminación sino que tampoco quedó nominada, dándole un gran respiro. Del lamento al baile, Rosie Rivera.

Más contenido de tu interés