Rosie Rivera

Rosie Rivera sale de Mira Quién Baila tras una votación histórica

La hermana de Jenni Rivera no superó su tercera nominación, luego de que la salida voluntaria de Irina Baeva en la cuarta gala le permitiera continuar en el reality. La audiencia prefirió a Rommel Pacheco.
27 Ago 2018 – 11:17 PM EDT

Por Celeste Rodas

Su tercera nominación fue la vencida. Rosie Rivera abandonó este domingo Mira Quién Baila, a pesar de la campaña que hizo su familia en redes sociales para lograr los votos del público. El veredicto fue contundente. La hermana de Jenni Rivera fue expulsada tras conseguir solamente el respaldo del 35% de la audiencia, frente al 65% que salvó a Rommel Pacheco.

Fue una “votación histórica”, declaró el conductor Javier Poza antes de desvelar una participación récord para esta edición del reality, tanto en México como en Estados Unidos.


En fotos: así fue el drama en la quinta gala de Mira Quién Baila

Loading
Cargando galería

“Salgo de aquí con la cabeza en alto”, aseguró Rosie Rivera, que se sintió ganadora y agradecida con el equipo de MQB, en especial con los bailarines por “intentar hacerme bailar”. La concursante había logrado evitar la expulsión en la cuarta gala, gracias a que Irina Baeva –que también había ganado en la votación– optó por dejar la competencia.

Antes de su despedida, Rosie fue protagonista del momento más emocional de la noche junto con la jueza Lola Cortés, cuando la predicadora habló de cómo había sido capaz de perdonar el abuso sexual que sufrió cuando apenas tenía 8 años. En ese momento, Lola intervino con una afirmación que dejó a todos sorprendidos.


“No porque estamos aquí somos perfectos, cada uno de nosotros tenemos nuestros secretos, pero yo no he podido perdonar”, dijo mientras las lágrimas cubrían su rostro.

La predicadora le contestó: “Duré 18 años odiando con fuerza a un hombre. Todos los días pensaba en él pero un día decidí dejarlo ir, con la ayuda de Dios”. En este punto, Cortés seguía sobrecogida de emoción e hizo algo sin precedentes en la historia en este reality: pedir ayuda. Su solicitud, dirigida a Rosie, era para encontrar el camino del perdón, algo que Rosie, con un abrazo y muchas lágrimas, le aseguró que le ayudaría a encontrar.



La guerra de los sexos

La gala, que estuvo dedicada a Juan Gabriel, aplicó una nueva dinámica que llevó a los concursantes a dividirse en dos equipos: hombres y mujeres; de ahí que bautizaran la noche como la ‘guerra de los sexos’.

Greecy Rendón bailó al ritmo de quebradita con ‘La Frontera’, y obtuvo un punto frente a Santiago Ramundo, quien bailó el cha-cha ‘Déjame Vivir’; mientras que Rommel Pacheco cautivó a los jueces con ‘Debo hacerlo’ versión salsa, con lo que le ganó al foxtrot de 'He venido a pedirte perdón' que hizo Rosie Rivera.

Sara Corrales asombró a todos al dar vida a una muñeca, en la canción ‘Caray’ (con la que derrotó a Paul Stanley).


Bailando ‘Hasta que te conocí’, Emmanuel Palomares le ganó el punto a la actriz española Candela Márquez, quien en calidad de invitada se movió al ritmo del reggaeton ‘Dura’ de Daddy Yankee.

En el duelo de sexos, aunque terminó en empate, la balanza final se decantó del lado de ellas: las mujeres pudieron condenar a uno de los hombres para bailar en la ronda de nominaciones. El elegido fue Rommel Pacheco. El jurado escogió a Paul Stanley y a Santiago Raymundo.

Al final del segundo baile, fueron Paul y Santiago quienes quedaron sentenciados para la expulsión en la próxima gala, no sin que antes apareciera de nuevo el drama en la pista de baile: Paul Stanley, quien ya había sufrido molestias en un hombro días atrás, se lesionó una pierna en su última coreografía.


A pesar del dolor, Paul se presentó en el escenario para escuchar su nueva sentencia. Esta vez sin poder caminar, llegó en brazos de Rommel Pacheco.

El papá, la mamá y el repartidor de diarios

Antes del drama físico, Paul vivió otro de los momentos más sensibles del programa y perdió su coraza frente las cámaras.

Su emoción comenzó cuando el conductor Javier Poza le preguntó si usaba sus chistes y el sentido del humor como escudo para esconder su dolor. Así, lo hizo reconocer que él siente que “debe ser fuerte” por su familia.


Sin embargo esa “fuerza” se desmoronó cuando Lola Cortés compartió con él algunas anécdotas que vivió con Paco Stanley (su padre) con quien trabajó; después le preguntó cómo le gustaría que su padre lo viera ahora. En este punto al joven conductor y actor se le escapó un suspiro y se le cortó la voz.

No menos emotiva fue la confesión de Santiago Ramundo, quien hasta ahora se ha destacado por su positivismo en el programa. El joven reveló su humilde procedencia y dijo que de niño fue vendedor de diarios en las calles de Buenos Aires.

Su oportunidad de oro llegó gracias a la cantante Valeria Lynch, quien abrió una academia artística cerca de su casa. Su padre lo animó a que se inscribiera y ese consejo cambió su vida. Ramundo lloró muy conmovido al ver un video de su afamada mentora, en el que ella le decía que era un orgullo haber sido su maestra.


A pesar del constante dolor en la espalda que padece, Sara Corrales había sido la personificación pura del optimismo. Hasta ahora, cuando puso a llorar a medio mundo al confesar que a los 9 años le tocó vivir la traumática experiencia de la separación de sus padres, debido al alcoholismo de su papá.

“Mi mamá estaba derrumbada completamente”, dijo. Fue ella quien tuvo que ayudar a su madre a salir de ese dolor, y aunque no la tuvieron “ni cinco de fácil” juntas se convirtieron en un “equipo insuperable”.



Los jueces identificaron a la mamá de Sara entre el público, y Jorge Poza la llamó al escenario. Tras ser reconocida como la “heroína” de esta historia, elogiaron que hubiera salido airosa de la situación, sin convertirse en codependiente de su pareja, como tantas mujeres que quedan enganchadas en este duro problema.

Vota por la continuidad de Paul Stanley o Santiago Raymundo a través de la aplicación Univision Conecta. Y no te pierdas el resultado el próximo domingo a las 8PM/7C por Univision.


Más contenido de tu interés