Marihuana Medicinal

Dos niños y un veterano demandan al Gobierno federal por prohibición "irracional y política" de la marihuana

Los demandantes sostienen que la clasificación del cannabis como una droga peligrosa no tiene base en la ciencia y sí en motivos políticos, irracionales y racistas.

Un niño de siete años de edad con un desorden neurológico serio, otra de 12 con epilepsia y un veterano de guerra, todos usuarios de marihuana para tratarse distintos males tendrán este miércoles su día en corte cuando un juez federal revise su demanda contra el Gobierno de EEUU alegando que las leyes contra el cannabis son irracionales y motivadas por la política.

La demanda fue sometida el pasado mes de julio en el Tribunal Federal del Distrito Sur de Nueva York pero la primera audiencia se llevará cabo este miércoles, ante el juez federal Alvin Hellerstein en Manhattan.

El veterano, José Belén, de 35 años de edad y residente en Orlando, Florida, es uno de los cinco demandantes que reclaman que la decisión del Gobierno federal de clasificar a la marihuana como una droga peligrosa es irracional, inconstitucional y motivada por razones políticas sin base en la ciencia.


Belén, veterano de la guerra de Irak, sostiene que los horrores vividos en el campo de batalla lo dejaron con desorden postraumático, al borde del suicidio y que lo único que ha aliviado sus síntomas es la marihuana.

“Una vez que usé el cannabis sentí el alivio inmediatamente”, dijo Belén, quien trabaja ahora con otros usuarios de marihuana con fines terapéuticos para intentar eliminar las leyes federales que penalizan la planta.

La demanda cuestiona la clasificación de la marihuana como una droga de “Tipo 1”, sin ningún uso médico, alto potencial de abuso y que no puede ser legalmente recetada, al mismo nivel que sustancias como la heroína y o el LSD.

Si bien el Gobierno federal aún mantiene una guerra contra el cannabis, un total de 30 estados han legalizado su uso, seis de ellos de manera recreativa.


Los abogados del Gobierno sostienen que las leyes federales contra la marihuana tienen fundamento y que el caso debe ser desestimado.

Otro de las demandantes en este caso es Jagger Cotte, un niño de siete años de edad de Georgia que nació con un mal neurológico llamado Síndrome de Leigh que le provoca la muerte al 95 por ciento de los afectados antes de los cuatro años de edad y que ha sobrevivido hasta los siete tomando un tipo de cannabis que es ilegal en el estado.

“Desde que comenzó a tomar cannabis médico con altas concentraciones de THC (el principal constituyente psicoactivo de la marihuana) Jagger ha dejado de gritar de dolor, ha podido interactuar con sus padres y ha prolongado su vida más de dos años” de lo previsto, indica la demanda, pero sus padres no pueden obtenerlo legalmente en Georgia.

La tercera demandante es Alexis Bortell, una niña de 12 años de edad de Texas que padece de epilepsia severa y que sufría múltiples ataques diarios que no podían ser controlados con medicamentos, hasta que comenzó a utilizar marihuana.

“Alexis no ha sufrido ningún ataque durante los pasados dos años desde que comenzó a utilizar cannabis médico de la planta”, alega el documento judicial.

Bortell tuvo que mudarse a Colorado para poder utilizar la marihuana que es ilegal en Texas pero desea volver a su estado para poder optar en el futuro a una educación universitaria gratuita.


Los otros dos demandantes son un exjugador de los Jets de Nueva York Jets, los 49ers de San Francisco 49ers y los Broncos de Denver, Marvin Washington, que tiene una empresa de cannabis medicinal, y la Asociación Cultural Cannabis de Nueva York.

Los demandantes piden al tribunal que emita un interdicto prohibiendo al Gobierno federal aplicar la Ley de Sustancias Controladas al cannabis.

En su moción para desestimar el caso los abogados del Gobierno federal dijere que si los demandantes quieren reclasificar la marihuana pueden hacer una petición formal a nivel administrativo o pedirle al Congreso que cambie la ley.

Agregaron que la administración del presidente Donald Trump “rechaza la noción de que hay un derecho fundamental a utilizar marihuana, incluso con propósitos medicinales”.


La marihuana fue clasificada como una droga peligrosa y sin fines médicos en 1970 bajo la Ley de Sustancias Controladas.

Según la demanda, el entonces presidente Richard Nixon ignoró las opiniones de un panel de expertos que le recomendó despenalizar el cannabis porque quería utilizar su política antidrogas para perseguir a los manifestantes contra la guerra de Vietnam y a los militantes afroamericanos.

La demanda cita una entrevista de Harper’s Magazine de 2016 en la que el jefe de política pública de Nixon, John Ehrlichman, dijo: “Sabíamos que no podíamos ilegalizar el estar contra la guerra o el ser negro, pero si podíamos hacer que el público asociara a los hippies con la marihuana y a los negros con la heroína y después criminalizábamos ambas, podíamos desestabilizar esas comunidades”.

Aunque la pasada administración del presidente Barack Obama decidió flexibilizar la aplicación de las leyes federales contra la marihuana en los estados que habían legalizado su uso mediante voto popular, el actual secretario de Justicia, Jeff Sessions, revirtió esa política el mes pasado.

Sessions pidió a los fiscales federales perseguir a quienes violen las leyes federales contra el cannabis y dijo que el Congreso ha decidido que “la marihuana es una droga peligrosa y las actividades en torno a la marihuana un crimen serio”.

Belen, por su parte, dijo que es injusto que la ley federal le prohíba atravesar los límites estatales con marihuana incluso cuando viaja a estados en donde es legal.

“Fui a Irak a liberar a los oprimidos y esto no es distinto. Solo que la opresión la hace ahora nuestro propio Gobierno”, dijo el veterano.

RELACIONADOS:MarihuanaDemandasTexasNueva YorkFlorida