Testimonios inéditos: Exdirectivos de Odebrecht revelan nuevos detalles de pagos indebidos en Colombia

Los ejecutivos relataron sin perturbarse cómo sobornaban y pagaban contribuciones políticas ilícitas para obtener contratos multimillonarios.

La cámara fija, con un sonido deficiente, muestra a Luis Antonio Mameri, exvicepresidente para América Latina y Angola de Odebrecht, explicando fríamente, sin inmutarse, sin rodeos, cómo autorizó un soborno de seis millones y medio de dólares.

Fueron “ pagos realizados al viceministro de Transporte de Colombia Gabriel Ignacio García por valor de 6.5 millones de dólares para obtener un proyecto llamado en Colombia Ruta del Sol’’, afirmó Mameri.

La declaración nunca antes vista es parte de una maratónica jornada de confesiones bajo reserva del sumario que hicieron exdirectivos de la multinacional brasilera como parte de un acuerdo con fiscales brasileros para reducir sus penas luego de estallar un escándalo del pago masivo de sobornos alrededor del mundo por parte de la empresa.

Pinche aquí para ver los videos exclusivos:

Univision Investiga, en alianza con la Red de Periodismo de Investigación Estructurado, una organización liderada por IDL-Reporteros, tuvo acceso a los videos inéditos de estos testimonios que han comprometido en Colombia a dos campañas presidenciales, incluida la de reelección del actual mandatario Juan Manuel Santos, un ex viceministro, varios congresistas y al menos un alto ejecutivo de otra firma que se asoció a Odebrecht.

Algunos de los videos contradicen las versiones que han dado los implicados.

Como es el caso de la campaña del excandidato presidencial del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga, que ha refutado la financiación de un estratega brasilero por parte de Odebrecht. El pago, según el ex director para Colombia de la empresa tenía como fin congraciarse con el candidato que se perfilaba como uno de los posibles ganadores de las elecciones de 2014.

Los videos ofrecen una rara oportunidad para asomarse a la política subterránea de una multinacional que no parecía dispuesta a correr el riesgo de perder contratos en franca competencia con otras firmas. Los altos mandos de la empresa preferían asegurarlos con sobornos o contribuciones políticas ilícitas.

Sin necesidad de salir de sus oficinas en el norte de Bogotá, los ejecutivos discutían con sus intermediarios el precio de sus gestiones corruptas y las condiciones de pago en el exterior, no sólo para borrar el rastro del dinero sino para evadir impuestos, según se desprende de las declaraciones.

Algunos de los videos están en poder de autoridades colombianas pero Fernando Carrillo, Procurador General de Colombia, comentó a Univision que la cooperación de Brasil ha sido decepcionante y selectiva.


“Realmente no hubo colaboración, por lo menos, con la Procuraduría General de la Nación’’, explicó Carrillo. “A la Fiscalía creo que le dieron [algunas pruebas] diciéndole mire las pruebas que tenemos, pero cuidado usted no puede utilizar estas pruebas contra ciudadanos brasileros, entonces era un poco lo que llamamos acá, la ley del embudo’’, agregó.

A los exejecutivos se les ve en los videos, explicando a los fiscales de Sao Paulo, con nombres, apellidos y cuentas bancarias, cómo pagaban sobornos para obtener multimillonarios contratos de construcción. O cómo apostaban a las campañas presidenciales pensando no solo en los contratos sino en resolver a su favor varios pleitos legales que tenían pendientes con el gobierno por desacuerdos en los costos de las obras.

La organización periodística que compartió con Univisión el material visual de los interrogatorios está integrada por periodistas de O’Globo de Brasil, La Nación de Argentina, La Prensa de Panamá, Armando.info de Venezuela, Quinto Elemento Lab de México y Sudestada de Uruguay.

Duda y campaña

El Consejo Nacional Electoral de Colombia (CNE) archivó una investigación el año pasado contra al candidato Oscar Iván Zuluaga por el supuesto ingreso irregular de dineros de Odebrecht a su campaña de 2014.

En su fallo absolutorio, el CNE reconoció que le fue imposible recaudar todas las pruebas para verificar si Odebrecht pagó indebidamente 1.6 millones de dólares al publicista brasilero Duda Mendonça por asesoría a la campaña de Zuluaga. La ley colombiana prohíbe las contribuciones económicas de empresas extranjeras y el pago no habría sido declarado.


No obstante, uno de los videos conocidos por Univision muestra al entonces director de Odebrecht para Colombia, Eleuberto Antonio Martorelli, afirmando que Daniel García Arizabaleta, directivo de la campaña, reconoció y le agradeció el pago.

“Yo programé el valor’’, explicó Martorelli a los fiscales en diciembre de 2016. “Enseguida fue hecha esa programación, yo informé a Daniel García en una nueva reunión también en la oficina de la empresa en Bogotá, que él no necesitaba preocuparse más; yo le informé que yo iba a ayudar, y que ese asunto de que Duda Mendonça recibiera, yo lo iba a resolver por Brasil’’, agregó.

Una de las fiscales le preguntó si García estuvo de acuerdo a lo que el ejecutivo respondió:

- “Daniel estuvo de acuerdo y quedó agradecido con eso".

-"¿Le agradeció expresamente?", preguntó la fiscal

-"Sí"’, respondió. “Yo creo que el agradecimiento de él en aquel momento por el hecho de mi participación lo que connotaba era que yo estaba buscando era viabilizar negocios, tener una aproximación con el eventual nuevo gobierno, y todo, y obvio yo tenía el objetivo de buscar tener resueltos nuestros reclamos’’.

García Arizabaleta, quien trabajaba como directivo de la campaña del Centro Democrático y al mismo tiempo era consultor de Odrebrecht en Colombia, no se ha pronunciado públicamente sobre el pago del estratega brasilero.

Univision dejó mensajes en su teléfono pero no respondió. Antes de conocerse el papel de intermediario de Odebrecht y la campaña de Zuluaga, la Procuraduría General de la Nación lo halló culpable de alterar documentos para lograr ascensos en el sector público. El exfuncionario quedó inhabilitado para trabajar con el Estado durante 12 años.

(Documento entregado por testigo del caso Odebrecht como prueba de sus declaraciones ante la fiscalía brasilera. Según la investigación, la firma Lurion Trading Inc fue utilizada para recibir los sobornos de la Ruta del Sol, el proyecto vial más importante de Colombia).

Óscar Jiménez, abogado del ex candidato presidencial Oscar Iván Zuluaga, se mostró inicialmente dispuesto a una entrevista con Univision, pero luego no devolvió llamadas. Zuluaga ha dicho que solo responde por el primer pago que la campaña hizo a Mendonça, pero no por los 1.5 millones de dólares adicionales a los que hace referencia Martorelli en su declaración a la fiscalía brasilera.

“Lo que yo le puedo decir a usted y responder es por lo que yo contraté con Duda Mendonça, lo que le pagó mi campaña, lo que tengo soportado en cada documento’’, dijo Zuluaga en Colombia en una rueda de prensa. “Yo no puedo ser responsable de nada distinto, yo no conozco nada distinto a eso, porque fue lo que hablé y acordé con él’’, agregó.

Campaña de Santos

Entre las contribuciones políticas ilegales Martorelli reconoció que la empresa contribuyó con un millón de dólares para "un estudio que era requerido y necesario para la campaña de reelección de Juan Manuel Santos’’.

El estudio fue ofrecido por Luis Alberto Peña Bernal, un publicista cercano a la campaña de Santos que se desempeñaba como vicepresidente de la firma de publicidad Sancho BBDO.

Martorelli agregó que “el objetivo principal que la entidad tenía” para contribuir con la campaña “era una mayor aproximación con el gobierno para viabilizar en forma directa las reclamaciones sobre el equilibrio económico en la Ruta del Sol’’.

Se refería a las reclamaciones pendientes que la empresa tenía en esa época 2013-2014, frente el estado colombiano. Los reclamos sumaban seis millones de dólares por atrasos e imprevistos, según lo explicó.

“Entendí que Luis Peña podía llevar ese mensaje, que la empresa estaba dando ese apoyo a la campaña’’, agregó. “Después de esa reunión llamé a Mameri que era mi jefe inmediato y me autorizó a contratar y a realizar el pago de un millón de dólares de apoyo’’, aseguró Martorelli.


Los pagos no se hicieron a la luz del día en Colombia sino a través de la empresa de Panamá Paddington Ventures Limited Corp. El beneficio era doble: no quedaba huella de la transacción y Odebrecht esquivaba los impuestos. Es un modelo que se repite en casi todos los pagos “no contabilizados’’ de la constructora, expresión utilizada por los testigos para referirse a los dineros ilícitos.

“El valor era un millón y medio pero él acepto un millón por temas tributarios y por eso lo pedí que se hiciera a través del departamento de operaciones estructuradas. Ahí teníamos un tema de beneficio de evitar tributación’’, dijo Martonelli.

Odebrecht hizo las transferencias de los fondos a Paddington en marzo y abril de 2014.

A la pregunta de una fiscal de cómo se había asegurado que los dineros serían exclusivamente usados para cubrir los gastos de la encuesta y no desviados para otros fines, el ex directivo explicó que la empresa de Peña gozaba de muy buena reputación y que había conocido al publicista en la Fundación Buen Gobierno, creada por el presidente Santos. En Colombia se ha cuestionado el alto valor de la encuesta.

Contradicciones

Los videos no sólo ponen en contradicción a los colombianos sino a los mismos testigos brasileros. Martorelli dijo con mucha seguridad frente a la cámara de los fiscales que ignoraba si el exsenador colombiano Otto Bula repartió entre funcionarios o congresistas los 4.5 millones que le entregó Odebrech para que “cabildeara’’ por la aprobación de una adición de un contrato de construcción por 500 millones de dólares.

“Otto Bula nunca especificó que existía trato directo con autoridades públicas, nunca especificó con quien él estaba conversando o tratando’’, afirmó Martorelli. “Él no aceptó ningún nombre a pesar de que yo le pregunté a quién estaba ayudando, por mi curiosidad de saber si tenía algún agente político involucrado’’.

Pero Bula, quien fue arrestado el año pasado por el presunto pago de sobornos a favor de Odebrecht y enriquecimiento ilícito, y actualmente está discutiendo un acuerdo de culpabilidad con la fiscalía colombiana, aseguró que Martorelli sí sabía quiénes eran los políticos con quienes compartió el dinero. Ante fiscales colombianos el exsenador reveló los porcentajes presuntamente autorizados por Odebrecht para pagar a varios congresistas, según una publicación del diario El Espectador de Colombia.


El procurador Carrillo se mostró familiarizado con la contradicción del ex directivo brasilero.

“Aquí no se ha conocido la totalidad de la verdad y precisamente esas contradicciones muestran los vacíos tan grandes que ha habido en la investigación y la forma como premeditadamente además se han dado unos testimonios para que se den esas inconsistencias dentro la investigación’’, afirmó el procurador.

El presidente Santos aseguró que los pagos a sus campañas ocurrieron sin que él lo supiera y ofreció disculpas en una alocución televisiva. La posible acción legal en contra de la campaña por aceptar contribuciones ilegales ya prescribió.

Relaciones públicas

Al momento en que Martorelli asumió la dirección de la sucursal de Odebrecht en Colombia, en enero de 2013, la empresa ejecutaba dos obras importantes. Una de ellas, la construcción de un tramo de la Ruta del Sol, una autopista que comunica el interior del país con la costa del Mar Caribe. El contrato fue adjudicado a un consorcio cuyo accionista principal era Odebrecht por más de 1,000 millones de dólares. Odebrecht también adelantaba trabajos en una troncal de 50 kilómetros en el departamento de Boyacá.

El testimonio de Martorelli refleja que estaba muy preocupado por su falta de conexiones en el país.

“Acercase a las autoridades era difícil… no conocía mucha gente, llevaba poco tiempo’’, explicó.

Dos personas se encargaron de introducirlo al mundo de la política y los entresijos del gobierno: el exsenador Bula y García Arizabaleta, quien trabajaba como enlace departamental de la campaña del Centro Democrático. El movimiento político postulaba como presidente a Zuluaga, un economista con grandes probabilidades de pasar a una segura vuelta en las elecciones de 2014 con el respaldo del expresidente Álvaro Uribe Vélez, fundador del movimiento.

La combinación de los buenos contactos y la cultura de los pagos indebidos en la empresa, facilitaron la operación en Colombia.

"Yo tenía conocimiento que existían (los pagos indebidos) porque sabía que existía el departamento de operaciones estructurarles’’, explicó Martorelli.

El departamento de operaciones fue descrito como una “división de sobornos’’ por la fiscalía de Estados Unidos en un acuerdo de culpabilidad con Odebrecht firmado en diciembre de 2016.

Martorelli recuerda que antes de las elecciones García Arizabaleta le pidió que se reuniera con él en las oficina de Odebrecht en Bogotá.

En la reunión, agregó, “Daniel García preguntó si la empresa conocía al publicista Duda Mendonça porque un comité de la campaña tenía interés en contratar los servicios de Duda Mendonça’’.

Mendonça era un viejo conocido de la empresa, así que fue fácil contactarlo con la campaña. García Arizabaleta viajó a Brasil junto con Zuluaga y el hijo de éste. Mendonça fue contratado.

Según el relato de Martorelli, Daniel García Arizabaleta le confirmó en mayo de 2014 que el estratega brasilero había sido contratado pero que había un problema:

“Duda Mendonça había comentado de una petición adicional en torno a un millón y medio de dólares, para la campaña’’, recordó Martorelli.

Martorelli asegura que interpretó ese comentario “como un mensaje para que nosotros pudiésemos efectivamente costear parte de los servicios del publicista Duda Mendonça’’.

La oportunidad no podía ser mejor, agregó el ejecutivo. La empresa había hecho una investigación de mercado que mostraba a Zuluaga con altas probabilidades de pasar a la segunda vuelta.

(Documento entregado por testigo del caso Odebrecht como prueba de sus declaraciones ante la fiscalía brasilera. Según la investigación, la firma Topsail Holding recibió los honorarios adicionales de Duda Mendonça según lo acordado con Daniel García Arizabaleta).

“Yo vi una oportunidad clara de aproximarme a ese eventual gobierno ya que tenía a una persona conocida y muy próxima en Daniel García trabajando en la campaña del candidato principal de la oposición’’, dijo Martorelli. “Obviamente con la posibilidad de apoyarlo en la campaña de esa forma podría tener acercamiento eventual con el gobierno’’, explicó.

Fue entonces, dijo, que decidió apoyar la campaña y los pagos se hicieron directamente al publicista. Fue un “pago indebido’’, reconoció Martorelli, razón por la cual se tramitó a través de una cuenta conocida como “operaciones estructuradas’’ que era utilizada por la multinacional para este tipo de operaciones y para transferir sobornos a funcionarios de varios países de América Latina y África.

El exejecutivo admitió además que algunos de los giros se hicieron en el exterior para evadir impuestos en Colombia. Como fue el caso de los fondos transferidos a Bula.

“Yo vi que efectivamente podría tener un beneficio, por ejemplo no pagar el impuesto de valor agregado, que en Colombia es del 16%’’, explicó Martorelli.

El procurador Carrillo dijo que había tomado nota de estas declaraciones. “Esta es una cadena de delitos y de contradicciones de toda naturaleza y hay que combatirlo igualmente con herramientas internacionales’’, dijo Carrillo.

Ver también:

RELACIONADOS:CorrupciónColombiaOdebrecht