null: nullpx
Univision Investiga

En medio de críticas del gobernador de Nueva York, fabricantes de respiradores aseguran que no hay aumento de precios

Aunque el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, no ha dado nombres de los responsables, algunas empresas respondieron a Univision Investiga que sería una práctica condenable. (Read in English)
1 Abr 2020 – 01:07 PM EDT

La vida de miles de estadounidenses víctimas del coronavirus está en manos de por lo menos cuatro empresas extranjeras que fabrican respiradores mecánicos.

La preocupación de estas compañías no es solo cumplir con la altísima demanda de equipos que pueden costar entre 20 mil a 50 mil dólares por unidad.

Algunos voceros de las firmas están además atentos a una denuncia que viene haciendo repetidamente el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, de que hay compañías que han puesto a competir a los estados en emergencia para obtener el mejor precio de los aparatos.

"Es una situación imposible de manejar", dijo Cuomo. "Si no recibimos el equipo podemos perder vidas, que nosotros de otra manera podríamos salvar si tuviéramos el equipo".

Cuomo citó un caso en el que un respirador que solía costar 20,000 dólares se lo están cobrando al estado por más de 50,000.

"Estamos en una situación en la que hay 50 estados que compiten por suministros. El gobierno federal ahora también está compitiendo por suministros. Los hospitales privados también compiten por suministros".

El gobernador no ha mencionado nombres de las empresas involucradas en esta práctica ni ha aclarado si se trata de intermediarios de las fábricas productoras. Su oficina de prensa no respondió mensajes de Univision para precisar su denuncia y si existe alguna investigación en curso.

Hasta diciembre del año pasado, el mercado de los respiradores para hospitales de Estados Unidos estuvo controlado por la firma Draeger de Alemania y Getinge de Suecia, cada una con un 29%, según un estudio del Instituto Ecri, una organización que vigila la industria de implementos hospitalarios. Medtronic, con sede principal en Irlanda, tiene un 18% del mercado y Hamilton de Suiza 16%.

En medio de las denuncias sin nombre de Cuomo, Univision Investiga contactó a los grandes fabricantes.



Eric Honroth, Presidente de Getinge para América del Norte, dijo a Univision que en Estados Unidos tienen contratos con gobierno y sistemas hospitalarios, entre otros.

"No hemos elevado nuestros precios con nuestros clientes a pesar de la mayor demanda de nuestros productos debido a la crisis de COVID-19", afirmó Honroth.

Draeger se negó a dar una entrevista. Un vocero de la empresa dijo que estaban muy ocupados atendiendo la demanda de los equipos. "Todos nuestros expertos y fuerzas de apoyo están trabajando duro para cumplir con los pedidos que nos llegan de todo el mundo", escribió Marion Varec.

Agregó que la vocera está además concentrando toda su atención en "nuestra obligación de apoyo social".

Medtronic y Hamilton rechazaron categóricamente la práctica denunciada por Cuomo.

"Pensamos que la noción de subir los precios para sacar ventaja de la situación es abominable, y no se hará en Medtronic", dijo a Univision un vocero de la firma.

Bob Hamilton, presidente de Hamilton, señaló que mantiene los niveles de precios anteriores a la pandemia.

"Denunciamos cualquier utilización oportunista de esta crisis humanitaria", escribió Hamilton a Univision.


Precios secretos

Los precios finales de los respiradores comprados por el sistema hospitalario de Estados Unidos, ya sea privado o público, son un secreto muy bien guardado, según Marcus Schabacker, presidente de Ecri.

Ecri asesora a los hospitales revisando cotizaciones que presentan las fábricas. "Los fabricantes protegen mucho la información de los precios, nosotros nunca vemos la orden final", dijo Schabacker, quien además es médico.

Schabacker explicó que las últimas semanas han aumentado en un 40% las solicitudes de los hospitales para que su organización revise los precios de equipos como los respiradores. Eso no significa que haya un aumento inusitado de los precios, explicó.

Para él, el problema planteado por Cuomo es desconocido.

"No hemos escuchado hasta ahora que los hospitales se quejen de precios inflados por equipos", dijo el ejecutivo. "No sabemos de dónde viene la preocupación del gobernador Cuomo".

Un respirador mecánico sustituye la ventilación del organismo del paciente. Según el neumólogo mexicano Diego Hernández, el aparato infla los pulmones, lo que permite que haya un intercambio de gases y el paciente pueda seguir respirando y mantenga la oxigenación.

"Todos sabemos que, si eso no sucede, la gente se muere", señalo Hernández. En México, donde ejerce como paciente en el sector hospitalario privado, el costo de los ventiladores pulmonares no ha subido más que un 20% desde antes de la crisis, añadió Hernández.

México aspira


Para el gobierno de México, los precios inflados de los insumos también son una preocupación, según dijo en entrevista Hugo López-Gatell, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud mexicano.

"Con estos fenómenos se distorsionan los mercados", señalo López-Gatell. Es por ello que el gobierno ha informado que buscan comprar los insumos de forma consolidada, desde la Hacienda central del gobierno.

"(Las empresas) van a especular, y ya están metiendo sobreprecios", afirmó López-Gatell. Algunas compañías, añadió, también están buscando poner en competencia al gobierno federal con las adquisiciones que se hacen desde algunos estados.

"Si uno trabaja seriamente y quiere hacer una compra organizada, fundamentada en lo que se necesita, y no ser víctima de especuladores y corruptos que te quieren vender hasta camionadas del Lysol, entonces uno hace lo que hicimos", dijo.

Lo que hicieron, añadió, fue organizar una compra consolidada de insumos está en proceso y contempla 250 productos, desde mascarillas hasta ventiladores.

El fondo de educación PIRG de Estados Unidos, una institución independiente que se dedica a la protección de los consumidores, preparó un estudio que muestra que la manipulación de precios de máscaras e implementos afecta al ciudadano común y corriente.

"Cuando se analizaron los precios de muchos productos que se están vendiendo por Amazon a través de las compañías afiliadas con esa organización, y a través de Amazon directamente, los precios de cosas como respiradores artificiales, máscaras, hasta desinfectante de manos, habían subido hasta un 50% desde que la Organización Mundial de la Salud declaró que hay un estado de emergencia por la pandemia del coronavirus", dijo en entrevista Liz Alarcón, presidenta de Pulso, una organización asociada del Fondo.

Alarcón explicó que US PIRG está llamando a una acción desde el Estado. "Para que Estados pueda ver los materiales que necesitan y para que lo puedan hacer de manera justa, con precios justos y con el acceso necesario para lo que necesita".


Publicidad