null: nullpx
Universidades

La Casa Blanca quiere más universitarios pero los hispanos siguen lejos de matricularse en grandes números

El alto costo de la educación, la necesidad de trabajar, la falta de documentos y el desconocimiento de la existencia de ayudas para estudiar son factores que siguen frenando el ingreso de muchos latinos en los centros de educación superior.
26 Abr 2016 – 02:52 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Michelle Obama en la Jackson State University en Mississippi. Crédito: The Associated Press

El alto costo de la educación, la necesidad de trabajar, la falta de documentos de algunos inmigrantes y el desconocimiento de la existencia de ayudas para estudiar siguen frenando el ingreso de los jóvenes hispanos en universidades de cuatro años, aunque los índices de graduación de secundaria se encuentren en altos niveles históricos.

Según el Centro Hispano Pew, en el año 2013 solo el 15% de los hispanos entre los 25 y 29 años de edad tenía un bachillerato o un título más avanzado, comparados con el 40% de los blancos, y "esta brecha se debe en parte a que los hispanos tienen menos probabilidades que otros grupos de asistir a una universidad de cuatro años" o estudiar a tiempo completo tras graduarse de secundaria.

Hoy en día la mayoría de los jóvenes latinos prefiere dos años de estudios superiores con el propósito de obtener un grado asociado o un certificado profesional, en lugar de un bachillerato que les abra las puertas a un porvenir mejor pagado.

La Casa Blanca sabe de esta brecha educativa. Y para estimular que más jóvenes sigan el camino de la educación superior, ya sea en una universidad, colegio comunitario o instituto técnico, más de mil escuelas en Estados Unidos celebran este martes el Reach Higher College Signing Day , una jornada de motivación promovida por la primera dama Michelle Obama para que los estudiantes de secundaria se comprometan con seguir estudios superiores.

Sin embargo, muchos jóvenes hispanos no se están matriculando en la universidad sea por problemas económicos, por apoyar a sus familias o falta de información. Para buena parte de los estudiantes latinos, el sueño de la universidad de cuatro años sigue pareciendo inalcanzable, aunque según el gobierno se estén graduando de secundaria a niveles récord.

Según las cifras más recientes del Centro Nacional para Estadísticas de la Educación (NCES), entre 1990 y 2014 el porcentaje de hispanos que obtuvo un diploma de secundaria o su equivalente aumentó de 58% a 75% de los estudiantes.

Y más hispanos que nunca se han matriculado en instituciones de educación superior , de 728 mil en 1993 a 2.4 millones en 2013, según datos del Centro Hispano Pew.

Pero esos números no se están traduciendo en más bachilleratos, a pesar de estudios que dicen que una persona con un bachillerato ganará durante su vida laboral un millón de dólares más que una persona que no lo tiene.

El Centro Pew agrega que un gran impedimento para matricularse en una universidad de cuatro años es el económico: En una encuesta de la revista National Journal de 2014, el 66% de los hispanos encuestados "que obtuvieron un trabajo o entraron a las fuerzas armadas directamente después de la secundaria dijo que la necesidad de apoyar a su familia fue una razón para no matricularse" en la universidad.

El costo de una carrera universitaria, dependiendo del tipo de institución y de si se siguen estudios de posgrado, puede estar por encima de los $40,000 al año. Y a pesar de que es un costo que se puede asumir con las ayudas financieras gubernamentales y privadas y de la universidad, muchos padres y estudiantes hispanos desconocen que las mismas existen y por eso no las piden.

La situación es peor para los estudiantes indocumentados, que en muchos estados no cuentan con ninguna ayuda financiera del gobierno federal, deben pagar colegiatura como no residentes -por lo general dos veces más cara que la colegiatura de residente- o desconocen sus alternativas.

Por ejemplo, California es uno de los cinco estados de país que permite pagar a sus estudiantes indocumentados matrícula como residentes y además les provee ayuda financiera para estudiar. Los otros son Nuevo México, Minnesota, Texas y Washington.

Sin embargo, muchos padres y estudiantes desconocen la existencia de esa ayuda y todos los años se pierden miles de dólares no reclamados, según la directora de la Comisión de Ayuda Estudiantil de California (CSAC), Lupita Cortez Alcalá.

"Algunos padres tal vez no saben que existen recursos para estudiantes que son indocumentados", dijo Cortez Alcalá. "Es importante que los padres aboguen por sus hijos y que pregunten sobre la ayuda financiera aprobada para estudiantes indocumentados".

La funcionaria hispana destacó en declaraciones a la Agencia EFE que en el 2014-15 solo el 67% de los beneficiarios de las ayudas otorgadas a través del Dream Act de California utilizó los recursos asignados.

CSAC encontró en una encuesta realizada entre estudiantes beneficiados que algunos ni sabían que habían obtenido el dinero, otros tenían que trabajar y no podían estudiar, y otros por diferentes circunstancias familiares no les alcanzaba el dinero del beneficio para estudiar y ayudar en su hogar.

Ante las limitaciones económicas que representan pagar por un título de cuatro años, el camino preferido de los hispanos es inscribirse en un college de dos años, donde pueden obtener un grado asociado, o certificado profesional que les permita trabajar, pagando una fracción de lo que pagarían en la universidad.

Según el Centro Pew, la mitad de los hispanos que cursan estudios superiores van a un colegio comunitario. Los hispanos son la minoría más numerosa en los colleges, e integran el 22% de los 7.3 millones de estudiantes que asisten a estas instituciones, según cifras de 2016 de la Asociación Americana de Colegios Comunitarios. El 36% de esos estudiantes son los primeros en su familia en cursar estudios superiores.

Para estos estudiantes la esperanza está puesta en el programa propuesto por el presidente Barack Obama para proveerles dos años de estudios gratuitos en el college, que serían tiempo suficiente para que por lo menos obtengan un grado asociado o certificado profesional que les permita obtener un buen empleo, si decidieran no seguir una licenciatura.

Lea también:

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés