null: nullpx
Universidades

Jurado rechazó demanda a universidad porque egresada no encuentra empleo

Alegó que la universidad se promocionaba como una institución de donde los estudiantes salen con empleo.
8 Mar 2016 – 12:16 PM EST

Un jurado de San Diego rechazó este jueves la demanda que una abogada californiana presentó contra la escuela de Derecho en donde estudió, alegando que fue atraída a la misma con falsas promesas de que conseguiría un empleo al graduarse.

La abogada, Anna Alaburda, de 37 años de edad, dice que no consigue empleo en su profesión desde que se graduó hace ocho años de la Escuela de Derecho Thomas Jefferson (TJSL), a pesar de que la institución proclamaba que en 2009 más del 90% de sus estudiantes graduados hallaba trabajo a tiempo completo.

El jurado emitió su veredicto tras cuatro horas de deliberaciones durante dos días, por 9 votos a favor y 3 en contra.

En una declaración enviada a Univision, el decano de la TSJL, Thomas Guernsey, dijo estar " complacido" porque el jurado confirmó que la TJSL "no falsificó sus estadísticas de empleo posgraduado".

"La decisión del jurado valida aún más nuestro firme compromiso con proveerles a nuestros estudiantes el conocimiento, las destrezas y las herramientas necesarias para sobresalir como estudiantes de Derecho, aprobar la reválida y tener éxito en sus carreras profesionales", dijo Guernsey.

El caso de Alaburda no es único y durante los pasados años se han presentado al menos 15 demandas de estudiantes que acusaron a sus universidades de presentar información falsa sobre el índice de empleo de sus graduados, en estados como California, Illinois, Michigan o New York.

Sin embargo, el caso de Alaburda fue el único que llegó a juicio.

El pleito comenzó en 2011 como una demanda colectiva presentada por Alaburda y otros tres estudiantes, quienes buscaban una indemnización de $50 millones por no haber conseguido empleo.

La demanda alegaba que durante los pasados ocho años Alaburda envió más de 150 currículos a bufetes de abogados y a abogados independientes pero nadie la contrató.

La estudiante culpó a la TJSL por no haber conseguido trabajo, y alegó que la institución tenía montado un mecanismo de marketing que diseminaba información falsa sobre su programa de estudios y expectativas de empleo en la publicación US News & World Report, cuyas listas de mejores universidades e instituciones especializadas gozan de gran credibilidad entre estudiantes y sus familias cuando están buscando un lugar en donde estudiar.



Según el documento judicial, en 2007 solo el 35.6% de los egresados de la TJSL aprobó la reválida de Derecho de California, y en 2011, cuando se presentó la demanda, esa cifra se mantuvo "bajo el 50%, muy por debajo del promedio estatal".

Michael Sullivan, uno de los abogados de la TJSL, reconoció que la institución cometió "errores aislados" y "administrativos" en la información que proveía, pero negó que haya mentido. "Esto no es, saben, Trump University. No es nada de eso. Es una escuela de Derecho de excelencia", agregó Sullivan.

Otras dos instituciones en California, la Escuela de Derecho de la Golden Gate University, y la Escuela de Derecho de la Universidad de San Francisco, ambas en esa ciudad del norte del estado, fueron demandadas en su momento por supuestamente haber inflado sus estadísticas de empleo posgraduado.

La Golden Gate llegó a un acuerdo con cinco demandantes y los compensó con 8,000 dólares. El caso contra la Universidad de San Francisco, por su parte, fue desestimado en mayo de 2015.

En ambos casos, las escuelas alegaron que existían datos que demostraban qué porcentaje de sus egresados obtuvieron empleo en bufetes de abogados.

La American Bar Association (Colegio de Abogados de EEUU) les exige a las escuelas de Derecho publicar informes detallados sobre el empleo de sus egresados, y distinguir entre empleos a tiempo completo y a tiempo parcial.

La transparencia en los índices de graduación, deudas y perspectivas de empleo de los egresados de universidades han estado en el centro de la política educativa del gobierno federal, que considera el acceso a la información vital para todo estudiante obtenga la mejor educación por su dinero.

"Todo el mundo debe poder encontrar datos claros, confiables y abiertos sobre la accesibilidad y el valor de las universidades, por ejemplo cuán probable es que se gradúen, encuentren buenos empleos y paguen sus préstamos. Sin embargo, ahora muchos (sistemas) de clasificación de universidades premian a las escuelas por gastar más dinero y rechazar a más estudiantes", dijo el presidente Barack Obama en 2015, cuando lanzó la herramienta College ScoreCard.

La página web del gobierno federal ofrece información verificada sobre el costo de una universidad, su índice de graduación, índice de incumplimiento de préstamos, cantidad promedio de préstamos y empleo.


RELACIONADOS:UniversidadesDemandasEmpleoLocal
Publicidad