Trump evita calificar como terrorismo al mayor tiroteo masivo de la historia de EEUU

El presidente no tarda en tachar de terrorista a los musulmanes que recurren a la violencia, pero nunca usa esa etiqueta cuando otros perpetran actos horrendos.
2 Oct 2017 – 11:00 AM EDT

Para Donald Trump la violencia tiene un nombre distinto dependiendo de la religión del autor: si un musulmán asesina, es un terrorista. Si es cristiano y blanco, mejor esperemos...

La mesurada reacción del presidente este lunes a la masacre en Las Vegas contrasta con su rapidez en usar la palabra terrorismo cada vez que un musulmán perpetra acciones similares.

El presidente envió un tuit a las 7:11 am hora del Este en el que ofreció sus condolencias a las familias de las víctimas: "Mis condolencias y compasión más cálidas para las víctimas y familias del terrible tiroteo de Las Vegas. ¡Que Dios les bendiga!"

Unas cuatro horas más tarde, el presidente apareció en televisión para leer unas breves palabras en las que llamó a la unidad y la fortaleza frente a la matanza de al menos 58 personas en Las Vegas a la que llamó "acto de pura maldad".

El presidente no calificó el tiroteo masivo como terrorismo y dijo que el gobierno federal trabaja con las fuerzas del orden locales y ofrecerá actualizaciones a lo largo del día. Más de 400 personas resultaron heridas cuando Stephen Paddock, un hombre blanco de 64 años, abrió fuego desde el piso 32 del Hotel Mandalay Bay contra la multitud que asistía a un concierto de música country. La masacre es la mayor matanza a tiros de la historia de EEUU, superando a los 49 muertos en un club gay de Orlando, el 12 de junio del año pasado.

Entonces, el autor fue un musulmán nacido en EEUU, Omar Mateen, y el presidente era candidato a la presidencia. Las primeras palabras de Trump sobre la matanza fueron un tuit autocongratulatorio:

"Aprecio las felicitaciones por tener la razón sobre el terrorismo radical islamista, no quiero felicitaciones, quiero dureza y vigilancia. ¡Debemos ser inteligentes!", tuiteó Trump.


Aparte de que Trump fue tachado de "narcisista" por olvidarse de las víctimas, se le criticó por su precipitación ya que en ese momento no se conocía qué motivos tuvo el autor para su masacre.

Trump tampoco ha tenido paciencia tras otros atentados perpetrados por personas de religión musulmana. En agosto, después del atentado que causó la muerte a 13 personas y heridas al menos a 130 en Barcelona, Trump tardó solo dos horas en calificar los hechos de "atentado terrorista". En ese momento no había aún confirmación de que tal fuera el caso por parte de las autoridades en España.

En otro tuit, Trump abogó por usar la tortura contra los terroristas musulmanes, proponiendo repetir un sangriento y mítico episodio protagonizado por el general Pershing durante la ocupación estadounidense en Filipinas.

Trump sin embargo ha reaccionado con prudencia cuando los autores de actos violentos causantes de terror han sido hombres blancos movidos por odio.

El ejemplo más conocido es su respuesta a la violencia de Charlottesville, Virginia, el sábado 12 de agosto, cuando apareció desde su club de golf de Nueva Jersey para condenar la violencia "de todos los bandos". Entonces, un joven atropelló a una multitud que demandaba respeto y tolerancia, en una protesta contra una marcha de supremacistas blancos concentrados contra la retirada de un monumento de la Confederación.

Trump fue atacado por no condenar el odio supremacista y bajo presión, el lunes 14 de agosto leyó un comunicado de rechazo, pero un día más tarde apareció de nuevo para equiparar a los supremacistas con manifestantes opositores.

Además, quiso justificar su prudencia inicial asegurando que necesitaba "conocer los hechos".

"No esperé mucho tiempo", dijo Trump. "Quería asegurarme, a diferencia de la mayoría de los políticos, de que lo que dije era correcto, no hacer una declaración rápida. La declaración que hice el sábado, la primera declaración, fue una buena declaración, pero usted no hace declaraciones a menos que sepa los hechos. Toma un poco de tiempo obtener los hechos. Usted todavía no sabe los hechos".

"Y es un proceso muy, muy importante para mí, y es una declaración muy importante, así que no quiero ir rápidamente y simplemente hacer una declaración por el mero hecho de hacer una declaración política", agregó. "quiero saber los hechos".

Trump tampoco calificó de terrorista al hombre que mató a puñaladas a otros dos hombres que trataban de defender a dos mujeres musulmanas vestidas con hijab en un tren de Portland, Oregon, en mayo.

Los hechos sucedieron un viernes y el presidente no se pronunció hasta el lunes cuando fue publicado un tuit, no en su cuenta personal, sino en la oficial @POTUS:

"Los ataques violentos en Portland el viernes son inaceptables. Las víctimas estaban plantándole cara al odio y la intolerancia. Nuestras oraciones están con ellos".

En fotos: Escenas de terror en el ataque durante un concierto en Las Vegas

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:TiroteosMasacreLas VegasNevadaMuertes

Más contenido de tu interés