null: nullpx

Una de las víctimas del tiroteo de Dallas es de origen mexicano

Patrick Zamarripa, de 32 años fue una de las cinco víctimas de la "emboscada" en Dallas. Los otros fallecidos fueron Brent Thompson, Michael Krol, Michael J. Smith y Lorne Ahrens.
8 Jul 2016 – 11:20 AM EDT

Una emboscada de un francotirador durante una protesta en contra de la violencia policial dejó cinco agentes de policía muertos en Dallas, Texas.

Patrick Zamarripa

Un oficial de origen mexicano de 32 años y padre de una niña de dos, fue uno de los fallecidos. Se inscribió en la Marina al salir de la escuela secundaria y, más tarde, combatió con las fuerzas estadounidenses en Irak.

Llevaba cinco años en el Departamento de Policía. “Regresó a Estados Unidos para proteger a la gente (…) Y ellos le arrebatan la vida”, dijo su padre Rick Zamarripa citado por The Washington Post.

Su papá contó que estaba viendo televisión este jueves cuando supo que una persona abrió fuego en el centro de la ciudad, donde decenas protestaban por la muerte de los afroamericanos Philando Castile, en Minnesota, y Alton Sterling, en Louisiana, a manos de la policía. Le escribió si se encontraba bien. "Sí papá, te llamo más tarde", respondió el agente.

Pero la siguiente llamada provino del hospital donde falleció Zamarripa, quien se describía como un “adicto a la adrenalina de este trabajo".

"¡Amo a mi país, a Texas, a mi familia, a Dios, a mis amigos y a los deportes!", se lee en su perfil de Twitter.


Brent Thompson

Un oficial de 43 años que trabajaba desde noviembre del 2009 en el sistema de transporte DART (Dallas Area Rapid Transit). Es el primer oficial de esa agencia muerto en el cumplimiento de sus funciones.


Se había casado hace apenas dos semanas, contó el jefe del DART, James Spiller, a la estación local WFAA. "Lo extrañaremos, y nos aseguraremos de que su familia esté bien". "Era un oficial sobresaliente (...) trabajó de forma admirable en DART".

En su perfil de la red LinkedIn, Thompson se describía como una persona "motivada por una atmósfera de equipo"."Disfruto trabajar en tareas desafiantes y resolver problemas con mis colegas. Siempre estoy buscando maneras de ayudar al departamento, esto ayuda a que mi trabajo no se torne sedentario y aburrido". Patrullaba las zonas del noroeste de la ciudad.

Antes de trabajar en el sistema de transporte, Thompson laboró como agente de la empresa DynCorp International, apostado en el sur de Irak, principalmente en Bagdad. "Estaba a cargo de las operaciones diarias realizadas por oficiales de policía estadounidenses", escribió en su perfil.

Michael Krol


El oficial de la Policía de Dallas, de 40 años, fue otro de los cinco agentes muertos. "Era un hombre grande con un corazón grande. Era una persona que realmente se preocupaba y quería ayudar a la gente", contó su cuñado Brian Schoenbaechler citado por The Washington Post. "Esto no parece real".

Con más de 6 pies de estatura, Krol jugó baloncesto en la escuela secundaria. Luego fue guardia de seguridad en un hospital en Michigan, lo que le ayudó a conseguir otro trabajo en el sistema carcelario del condado de Wayne. Su meta era patrullar las calles, relató su cuñado. Lo logró el 25 de abril de 2008, cuando por fin pudo posar frente a una cámara con su diploma de la Academia de Policía de Dallas.


Michael J. Smith

El sargento Smith era veterano de las fuerzas armadas estadounidenses, a las que sirvió por 7 años, y entregó 28 años de sus servicios a la Policía de Dallas, según confirmó este Departamento policial en un comunicado oficial.


De acuerdo con The Washington Post, tenía dos hijas de 14 y 10 años, con su esposa Heidi, con quien llevaba 17 años de casado.

Smith también servía como uniformado en la iglesia cristiana Watermark de Texas. En la página de Facebook de esta comunidad, publicaron un mensaje de condolencias donde recuerdan sus labores: "Mike Smith, un miebro de Watermark y alguien que tal vez hayas visto protegiendo nuestro campus /nuestro cuerpo/ tus hijos, fue uno de los oficiales que murieron el jueves en la noche. Por favor oren por su esposa y sus dos hijas, y por todos los familiares y amigos de aquellos que perdieron a sus seres queridos en la tragedia del jueves".

Además, la iglesia invitó a sus miembros a compartir en este mismo post las historias que recordaran de Mike para celebrar su vida. Deidra Maner hizo lo propio contando que en una ocasión le ayudó a uno de sus tres hijos cuando no encontraba un baño disponible. "Siempre sirviendo a los demás. Él era un hombre increíble y un héroe", escribió esta mujer.

Lorne Ahrens


El oficial Ahrens, de 48 años, trabajó en el Departamento del Sheriff del condado de Los Angeles por más de 10 años. En un mensaje publicado en la página oficial de Facebook de este cuerpo policial, señalan que sirvió desde 1991 hasta el 2002 en esta dependencia de Los Angeles y en enero de 2002 inició su trabajo como técnico de las fuerzas del orden en Dallas.


"Sus colegas lo describen como el tipo de persona que siempre tenía una sonrisa en su cara y te saludaba con amabilidad. Dicen que era un incríble operador que servía a los patrulleros en el campo muy bien, siempre cuidándolos y teniendo en cuenta la seguridad de los oficiales cuando despachaba las llamadas de servicio

"Lorne era un hombre grande con un corazón aún más grande", dijo el capitán Merrill Ladenheim, de acuerdo con este comunicado.


Lea también:


Más contenido de tu interés