El presunto asesino de la diputada británica Jo Cox tiene historial de problemas mentales

Los primeros detalles revelados sobre su personalidad apuntan a un pasado de problemas mentales y a un interés -desconocido por su familia- por publicaciones de ultraderecha.
17 Jun 2016 – 9:34 AM EDT

Los vecinos del sospechoso de haber matado a la diputada británica Jo Cox aseguran que era un hombre solitario y callado pero amable. Sin embargo, los primeros detalles revelados sobre su personalidad apuntan a un pasado de problemas mentales y a un interés -desconocido por su familia- por publicaciones de ultraderecha.

La prensa británica, que identificó al sospechoso como Thomas Mair, recoge numerosos testimonios de vecinos que se describen como un hombre educado, que les ayudaba a cuidar sus jardines y se muestran sorprendidos por el violento asesinato de Cox.

“Estoy realmente impactada”, aseguró Kathleen Cooke, de 62 años, que aseguró que Mair había pasado por la puerta de su casa esa misma mañana y la saludó “como siempre hace”.

Su propio hermano no lo podía creer.

“Estaba viendo Sky News y le reconocí esposado en el suelo”, señaló Duane St. Louis, de 41 años, en declaraciones recogidas por el diario The Guardian .

“Me parecía que era un sueño. No podía creer que hubiera hecho algo así”, dijo.

Su hermano lo describe como un hijo servicial, que solía ir al mercado a hacer la compra a su madre dos veces por semana y que la visitaba los miércoles para ver televisión, un perfil que contrasta con el violento ataque.

Cox, de 41 años y madre de dos hijos pequeños -de 5 y 3 años- fue abaleada y posteriormente apuñalada en plena calle en Birstall, en su circunscripción de Batley and Spen.


Todavía no se han confirmado el motivo del asesinato pero testigos atribuyen el grito de "¡Britain first!", "¡El Reino Unido primero!". Es un lema de la ultraderecha británica y el nombre de un partido de esta afiliación.

St. Louis, que es medio hermano de Mair, aseguró que nunca ha expresado opiniones racistas y ni ha manifestado tener fuertes ideas políticas.

La policía registró este viernes la vivienda de Mair en busca de pruebas.

Mair vive solo en una casa adosada de un programa de vivienda social en la localidad de Birstall, que solía compartir con su abuela fallecida en 1996. No tenía un empleo fijo pero la jardinería ha sido su válvula de escape.

Voluntario en jardines

Otro de sus hermanos citado por la prensa, Scott Mair, de 49 años, reconoció que su hermano tiene problemas mentales pero no es violento y lloró cuando lo vio en televisión.

"No puedo creer lo que ha sucedido. Mi hermano no es violento y no es tan político. Ni siquiera sé por quién vota. Él tiene un historial de enfermedad mental, pero ha tenido ayuda", señaló.

El propio Mair habló de sus problemas en una entrevista en 2010 con el diario local Huddersfield Daily Examine r para un reportaje sobre los beneficios del voluntariado.

Mair, que hacía trabajo voluntario de jardinería en el parque Oakwell Hall, explica que había empezado a participar en esta actividad después de haber estado en el Centro de día Pathways para adultos con problema de salud mental.

“Le puedo decir honestamente que me está sentando mejor que toda esa psicoterapia y medicación en el mundo”, señaló, sin aclarar el motivo de su internamiento.

“Mucha gente que sufre enfermedades mentales son aislados y desconectados de la sociedad, sentimientos de que no vale la pene son comunes, principalmente causado por periodos largos de desempleo”, agrego.

Supremacismo blanco

Sin embargo, han surgido información que le vinculan a grupos supremacistas blancos.

Según documentos obtenidos por la organización estadounidense Southern Poverty Law Center , que hace seguimiento de grupos supremacistas, Mair era simpatizante de la Alianza Nacional (NA, por su sigla en inglés), un grupo neonazi creado en los años setenta en Estados Unidos.

Mair estaba suscrito a varias publicaciones de la editorial del grupo, National Vanguard Book, en las que se abogaba por la creación de un territorio totalmente blanco y la expulsión de los judíos.

La organización señala que según las facturas de la editoral Mair gastó durante varios años 620 dólares en diferente material de lectura incluido un manual para fabricar armas.

El periódico Daily Telegraph indica además que Mair estaba suscrito a "S.A. Patriot", una revista sudafricana publicada por el grupo proapartheid White Rhino Club, que se define como en contra de “las sociedades multiculturales” y el “expansionismo del islam”.

Lea también:

RELACIONADOS:TiroteosReino UnidoAsesinatosGobierno
Publicidad