null: nullpx
Terrorismo

Terrorista de Barcelona pide "perdón" y reconoce que querían atentar contra "iglesias, como la Sagrada Familia"

Mohamed Houli, de 21 años, se mostró ante el juez "arrepentido" por los dos atentados de la pasada semana que dejaron un saldo de 15 muertos y más de 100 heridos.
23 Ago 2017 – 3:56 PM EDT

Mohamed Houli, uno de los jóvenes acusados de terrorismo tras los atentados de Barcelona de la semana pasada, se mostró "arrepentido" y pidió "perdón" ante el juez, según fuentes policiales citadas por el diario español El País.

Houli, de 21 años, no estuvo presente en el atropello de Barcelona, que dejó 13 muertos, ni el ataque de Cambrils, que dejó varios heridos y un fallecido. El joven resultó herido en la deflagración que se produjo en la localidad de Alcanar horas antes de los atentados, cuando los jóvenes preparaban explosivos para atentar contra, según reconoció Houli, "iglesias, como la Sagrada Familia", uno de los monumentos más conocidos del arquitecto Antoni Gaudí y uno de los lugares más visitados en Barcelona.

El joven, que nació en Melilla, fue detenido en el hospital donde se encontraba ingresado por las heridas causadas por la explosión. Los investigadores han identificado este lugar como la base de operaciones donde los yihadistas habían acumulado un gran número de bombonas de butano, además de otros productos que debían ayudar con uno o varios atentados de gran envergadura.

En los documentos a los que tuvo acceso el diario, Houli afirmó que el imán Abdelbaki Es Satty -que falleció en la explosión y es señalado como la figura que ayudó a radicalizar a los jóvenes- tenía la intención de "inmolarse". Además, en dicho lugar se encontró una nota escrita a mano en la que los sospechosos se identificaban como "soldados del Estado islámico en la tierra de Ándalus".

Prisión sin fianza

Tras el interrogatorio el juez, envió el martes a Houli a prisión sin fianza, además de a Driss Oukabir, a cuyo nombre se alquiló la furgoneta utilizada en la Rambla de Barcelona. Por su parte, Salah El Karib, de 34 años, quedó detenido 72 horas más, mientras que un cuarto sospechoso, Mohamed Aallaa, de 27, quedó en libertad provisional.

Fuentes jurídicas consultadas por la agencia EFE añadieron que Houli no implicó a más personas como integrantes o colaboradoras del grupo aparte de los cuatro supuestos terroristas ya arrestados, incluido él mismo, y los ocho muertos: dos en la explosión de Alcanar y seis por disparos de la Policía regional catalana.

En el interrogatorio, contó que él sabía desde hacía dos meses que los terroristas planeaban atentados con bomba e intentaban fabricar explosivos en la casa de Alcanar, para lo que manipulaban disolventes.

No obstante, señaló que, personalmente, propuso atentar de noche para causar los menos víctimas, añadieron las fuentes.

También dijo que desconocía ningún plan alternativo en caso de que fallara el principal, pero sí que preparaban bombas.

Driss Oukabir negó conocer las intenciones terroristas de sus compañeros: sí reconoció que alquiló dos furgonetas utilizadas por los terroristas, pero se defendió afirmando que pensaba que eran para una mudanza.

Explicó que primero dijo a la policía por miedo que su hermano pequeño, Moussa Oukabir, uno de los sospechosos abatidos por las fuerzas de seguridad, le había robado la documentación para alquilar los vehículos, pero luego contó la verdad.


También negó que supiera que el imán Es Satty estuviera adoctrinando a jóvenes del pueblo, aunque sí se había percatado de que cada vez tenía relación con más jóvenes.

Oukabir, ya en prisión, habló también sobre un viaje que hizo a Marruecos por nueve días y lo justificó afirmando que tenía una orden de alejamiento de su pareja.

Salah El Karib, para quien el juez Andreu ha prorrogado su detención durante 72 horas más hasta que se aclare su participación en los hechos con la práctica de más diligencias, reconoció que compró por internet billetes de avión para Driss Oukabir con destino a Marruecos y también para el imán, pero a cambio de una comisión, como hacía habitualmente para clientes de su negocio.

El cuarto detenido, Mohamed Aallaa, -el único de los cuatro en libertad provisional porque en su caso los indicios de su presunta colaboración con el grupo "no son demasiado sólidos- señaló que el vehículo de su propiedad con el que se cometió el atentado de Cambrils y con el que los terroristas habían viajado previamente a París, era en realidad de su hermano, unos de los terroristas que murieron en esa localidad.

Las conexiones internacionales

Gran parte de la investigación de las autoridades españolas se dirige ahora a esclarecer las conexiones internacionales de los terroristas. La policía sabe que el imán viajó en 2016 a Bélgica, a una ciudad cercana a Bruselas.

También están averiguando el motivo por el que dos de los integrantes de la célula yihadista, Mohamed Hichamy y Youssef Aalla, viajaron a Suiza a finales del pasado año.

Marruecos también está entre los países visitados por los radicales. De hecho, Driss Oukabir volvió por avión a Barcelona el 13 de agosto, solo cuatro días antes de los dramáticos sucesos. Asimismo, al menos tres personas fueron detenidas en este país por su relación con los atentados.

Por otro lado, el conductor de la furgoneta de Barcelona, Younes Abouyaaqoub, pasó el fin de semana cerca de París, según El País.

En fotos: El brutal ataque terrorista en la Rambla de Barcelona

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:TerrorismoEspañaMundo
Publicidad