Terrorismo

20 rehenes murieron en el ataque yihadista a un restaurante de Bangladesh

La noche de este viernes hombres fuertemente armados, al grito de "Alá es grande", tomaron un restaurante de Dacca frecuentado por extranjeros. Un comando de élite puso fin al secuestro tras diez horas de infructuosa negociación y abatió a seis milicianos. ISIS se atribuye la acción terrorista.
2 Jul 2016 – 2:27 AM EDT

Luego de diez horas de infructuosas negociaciones con milicianos fuertemente armados que secuestraron a más de 30 personas dentro de un restaurante en la ciudad de Dacca, en Bangladesh, un comando de élite puso punto final a la toma de rehenes la mañana de este sábado en una operación en la que murieron seis atacantes.

Fue la noche de este viernes cuando una decena de atacantes, al grito de "Allahu Akbar" (Ala es grande,) irrumpió en el restaurante Holey Artisan Bakery, frecuentado por diplomáticos y hombres de negocios extranjeros residentes en Bangladesh, y tomó rehenes.

Por lo menos 35 personas, entre ellas 20 extranjeros, fueron retenidas en el restaurante, de acuerdo con un empleado de la cocina, Sumon Reza, quien fue una de más de 10 personas que lograron huir por el techo cuando llegaron los milicianos el viernes por la noche.

Las tropas bangladesíes mantuvieron el cerco durante más de diez horas mientras intentaban infructuosamente negociar con los plagiarios, supuestamente del grupo Estado Islámico

oras después el grupo Estado Islámico reivindicó el ataque a travé de un comunicado que fue distribuido el sábado por partidarios del grupo en el servicio de mensajes Telegram.

No bstante no quedó claro por el momento si los líderes del grupo Estado islámico en Siria e Irak estuvieron involucrados en la planificación del ataque. Previamente el grupo ha reivindicado ataques que fueron realizados por atacantes llamados "lobos solitarios", sin conexión conocida con el Estado Islámico.

A las 7:40 de la mañana, las fuerzas de seguridad asaltaron el restaurante, provocando explosiones y encontrando al menos seis cuerpos en charcos de sangre.

El oficial militar de Bangladesh, Nayeem Ashfaq Chowdhury, precisó que en el ataque murieron veinte rehenes y dos policías contra los que los milicianos abrieron fuego.

En el asalto al local fueron abatidos seis de los agresores y rescatados trece rehenes. Chowdhury no reveló sus identidades.

En la maniobra participó personal con armas automáticas y al menos siete vehículos blindados.

Las fuerzas paramilitares que se encargaron de la operación recuperaron dispositivos explosivos improvisados y armas blancas del lugar.

"No tienen ningún deseo de negociar. Esto es una misión suicida", declaró el embajador italiano Mario Palma poco antes del inicio del operativo militar.

Palma, en declaraciones a la televisión, dijo que siete de sus compatriotas figuraban entre los rehenes.

"Hemos abatido a seis de los terroristas. El área ha sido liberada", dijo el oficial responsable de los comandos de Bangladesh que realizaron el asalto, el teniente coronel Tuhin Mohammad Masud.

En declaraciones a la televisión de India, el oficial también informó sobre el rescate de trece rehenes "diez bengladesíes y tres extranjeros".

El portavoz del ejército, coronel Rashidul Hasan, confirmó a la AFP que " la operación está terminada. La situación está bajo control".

Llevaban bombas y granadas


"Entraron (al restaurante) con bolsos con explosivos bombas y granadas", relató a un canal de televisión de Buenos Aires el chef argentino Diego Rossini, quien pudo escapar.

"No me queda muy claro a cuántos mataron. Tengo mucho miedo, sinceramente, la mitad de los cocineros se metieron en un baño y no tenemos noticias. No sé si están vivos", agregó.

Rossini se alegró de que "era un día un poco flojo (con poca clientela) y no había tanta gente comiendo en el restaurante. Pero fue una situación horrenda".

El diario británico 'Daily Star', reportó que los terroristas torturaron durante el asalto a cualquiera que fuera incapaz de recitar el Corán.

Siete japoneses desaparecidos

Un portavoz del gobierno japonés indicó que un rehén japonés había sido rescatado pero otros siete permanecían desaparecidos tras el ataque a un restaurante en Bangladesh.

El subsecretario jefe de Gabinete, Koichi Hagiuda, dijo el sábado que los ocho ciudadanos estaban juntos en el restaurante en el momento del ataque.

El hombre japonés rescatado está herido de bala y recibe atención médica, dijo Hagiuda. El portavoz declinó dar detalles sobre el estado del rehén, aunque dijo que podía hablar.

Las ocho personas procedían de diferentes empresas participantes en un mismo proyecto liderado por la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional, indicó.

Torturaban a quienes no recitaban el Corán

El grupo yihadista Estado Islámico reivindicó el ataque, según un comunicado de la agencia Amaq, ligada a la organización.

"Comandos del Estado islámico atacan un restaurante frecuentado por extranjeros en la ciudad de Dacca, en Bangladesh", afirmó el comunicado de Amaq enviado por redes sociales.

La agencia Amaq publicó fotos que supuestamente muestran los cadáveres de rehenes. No se pudo confirmar de manera independiente la autenticidad de las fotos.


Rezaul Karim, padre de un hombre de negocios de Bangladesh que fue rescatado junto con su familia, dijo al sitio Fox News que los atacantes no arremetieron contra los rehenes que podían recitar versos del libro sagrado del Islam, el Corán.

Los milicianos "no golpeaban a personas que podrían recitar versos del Corán. Los otros fueron torturados".

Su hijo Hasnat había ido al restaurante junto con su esposa y sus dos hijos para celebrar el cumpleaños de la hija mayor, cuando ocurrió el ataque.

En ese momento Rezaul recibió la llamada de su hijo: "Me dijo, 'Por favor, sálvanos, por favor!" Y colgó".


El ataque supone una escalada en la creciente violencia extremista registrada los últimos tres años en el país, de mayoría musulmana pero tradicionalmente moderado. La mayoría de los ataques han sido asaltos de hombres armados con machetes contra personas concretas de minorías religiosas, extranjeros o activistas.

Bangladesh no respondió en un primer momento a la reclamación del grupo extremista, pero en el pasado ha negado que el grupo armado tenga presencia en el país.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo estar al tanto de la reivindicación, pero que no podía confirmar su autenticidad.

La primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasina, condenó el sábado el ataque y dijo que las fuerzas de seguridad habían detenido a uno de los milicianos.

"Debido a los esfuerzos de la fuerza conjunta, los terroristas no pudieron huir", dijo Hasina.

La primera ministra prometió combatir los ataques terroristas en el país e instó a la gente a colaborar en las pesquisas.

"Nadie que crea en la religión puede hacer algo así. No tienen ninguna religión, su única religión es el terrorismo", afirmó.

Asiimsimo, l presidente italiano Sergio Mattarella interrumpió su gira por Latinoamérica debido a que nueve italianos están entre las 20 víctimas. La agencia noticiosa italiana ANSA dijo que la gira se acortó debido a la masacre. Mattarella, el jefe de Estado de Italia, había llegado el viernes en la noche a México. Tenía previsto viajar a Uruguay el 6 de julio y a Argentina el 8 de julio.

Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU condenó enérgicamente en un comunicado "el atroz y cobarde ataque terrorista". El organismo reafirmó en el documento que el terrorismo "constituye una de las amenazas más graves a la paz y la seguridad internacional".

RELACIONADOS:TerrorismoAsiaISISMuertesMundo
Publicidad