Un esquiador muere y otro queda en estado crítico al ser sepultados por una avalancha en Nuevo México

El alud ocurrió en el pico Kachina, el más alto del estado, por razones aún desconocidas. Docenas de rescatistas utilizaron sondas, palas y la ayuda de los perros de búsqueda y rescate para buscar a las personas enterradas bajo una capa de nieve de más de 30 pies de espesor.
18 Ene 2019 – 5:03 AM EST

Un esquiador murió y otro permanece hospitalizado con heridas críticas luego de que fueron sepultados por una avalancha este jueves en la montaña más alta de un centro de esquí en Nuevo México.

De acuerdo con el diario local Taos Valley News la avalancha ocurrió a las 11:30 de la mañana en una pista conocida como K3, cerca del pico Kachina en Taos Ski Valley.

Se desconoce que pudo haber provocado el alud de nieve en el pico Kachina, que tiene 12,500 pies (casi 3,810 metros) de altitud y varias pistas para esquí y snowboard.

De acuerdo con un comunicado de prensa del centro turístico, se produjo una "avalancha en el interior" en la rampa tres, justo antes del mediodía, enterrando e hiriendo a los dos hombres.

Los rescatistas que buscaban en la base del conducto los extrajeron justo antes de la 1:00 de la tarde locales. Los médicos realizaron reanimación cardiopulmonar a uno de los esquiadores antes de llevarlo al Holy Corss Hospital, en la base del complejo.

Chris Medina, jefe de servicios de emergencia del condado de Taos, confirmó la muerte el jueves por la noche. Si bien dijo que el hombre "no era local", no pudo divulgar más información sobre la identidad de la víctima.

El otro hombre, que tampoco ha sido identificado por las autoridades, sufrió lesiones graves y fue trasladado en helicóptero al Hospital de la Universidad de Nuevo México en Albuquerque.

La búsqueda de otros esquiadores que podrían haber sido enterrados se canceló después de las 2 de la tarde, y los rescatistas determinaron que no habría "más víctimas", según el comunicado de prensa del complejo.

Durante la operación, docenas de rescatistas utilizaron sondas, palas y la ayuda de los perros de búsqueda y salvamento para hallar a cualquier otra persona que pudiera haber sido barrida en el alud.

Según el fotógrafo Morgan Timms de Taos News, quien estuvo en el lugar del suceso, la nieve era tan espesa que las sondas, que tenían 30 pies (9,14 m) de largo, no pudieron llegar al fondo de la capa de nieve.

La patrulla de esquí se encontraba en el lugar, y la oficina de Lucero también ofreció ayuda, dijo Bobby Lucero, director de manejo de emergencias del condado Taos..

Ola de frío tras la tormenta: las temperaturas heladas continúan en el noreste, con menos nevadas

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:SucesosNuevo MéxicoMuertes
Publicidad