Tres presos se fugan tras motín en un penal del centro de México

Marinos, militares, elementos estatales y municipales buscan a tres reos sentenciados que se evadieron del penal de Barrientos, tras el motín
14 Jun 2016 – 2:10 AM EDT

Tres reos se fugaron del penal de Barrientos, en las afueras de la Ciudad de México luego de un motín e incendio que fue desatado la noche del lunes y provocó un despliegue de cientos de policías para restablecer el control de la prisión.

El secretario General de Gobierno mexiquense, José Manzur Quiroga, señaló que se trata de Ángel Roberto Chávez Hernández, quien está sentenciado por el delito de cohecho y homicidio a partir del 26 de enero del 2010; José Antonio Arvizu Caballero, quien estaba recluido por robo a casa habitación a partir del 10 de julio de 2013 y Bernabé Ángel Ramírez sentenciado por violación a partir del 20 de octubre de 2010.

El incidente comenzó alrededor de las 8:00 pm, hora local, y alrededor de la media noche, se consiguió controlar el motín y se extinguió el incendio del penal, localizado en el municipio de Tlalnepantla, informaron autoridades locales.

La prensa mexicana refiere que hubo 17 heridos de poca gravedad.

Manzur Quiroga confirmó que en el Penal de Barrientos hay tres mil presos, y reconoció que hay una sobrepoblación de 100 por ciento, además de que hay un déficit de personal de custodia de 85 personas, ya que actualmente hay mil 850.


El motín estalló por la tarde cuando un indeterminado número de presos prendió fuego dentro de las instalaciones, lo que derivó en una movilización de fuerzas de seguridad y de bomberos, dijo a la AFP una fuente policial del Estado de México que pidió el anonimato por no estar autorizado a declarar.

José Manzur, secretario de Gobierno del Estado de México, dijo a Uno TV que el motín fue resultado de un "pleito entre dos grupos" y que 600 uniformados consiguieron entrar al penal para restablecer el orden.

"En el penal de Barrientos todo está bajo control (...) Hasta este momento me reportan que no hay ningún herido grave ni ningún muerto", dijo Manzur en un video en la red social Twitter.

Según medios, fueron entre 300 y 500 los reos que se amotinaron.

Familiares de los reclusos rodearon el centro penitenciario para exigir información sobre el estado de sus parientes recluidos.

Eduardo Valiente, comisionado de Seguridad Ciudadana, logró ingresar al penal.

Algunos medios difundieron imágenes en las que se observan claramente las llamas dentro del penal, localizado en una zona densamente poblada del Estado de México y que forma parte de la mancha urbana de la capital mexicana.

Las fuentes policiales señalaron que los bomberos consiguieron ingresar al penal y unas dos horas después las llamas ya no se alcanzaban a ver desde el exterior. Al exterior del penal, familiares de los reclusos reclamaban a gritos y con lagrimas información sobre lo ocurrido.

El sistema penal mexicano enfrenta una grave crisis marcada por fugas y violentos motines, como el registrado en febrero pasado en el penal de Topochico, en Monterrey (norte), que dejó 49 muertos.


RELACIONADOS:SucesosSelección MéxicoCárcel
Publicidad