null: nullpx
Selección México

Encuentran muerto al músico mexicano Armando Vega tras ser acusado de acoso sexual

El músico fue acusado por una joven que aseguró que la acosó sexualmente cuando tenía 13 años. Como respuesta, Vega Gil publicó en su cuenta de Twitter una carta en la que negó las acusaciones y donde se lee que se quitaba la vida de manera "consciente, voluntaria, libre y personal".
1 Abr 2019 – 7:06 PM EDT

CIUDAD DE MÉXICO.-El bajista de la banda mexicana Botellita de Jerez, Armando Vega Gil, fue hallado muerto este lunes horas después de aparecer publicado en su cuenta de Twitter un texto que parece ser una carta suicida donde negó haber acosado sexualmente a una joven, quien había hecho la denuncia de manera anónima.

El músico compartió un texto en su perfil de Twitter en el que explicó que una joven lo había acusado de haberla acosado cuando tenía 13 años, utilizando la cuenta #MeTooMusicosMexicanos, que es una de varias etiquetas con las que mujeres mexicanas de todos los ámbitos han decidido denunciar en redes sociales, pública o anónimamente, agresiones sexuales o laborales en su contra.

Tras la noticia de su muerte, en México se ha generado una ola de polarización al respecto, debido a que la denuncia hecha por la joven se hizo de manera anónima y el músico, en lo que parece ser su carta, asegura que es inocente. Sin embargo, tras la muerte de Vega Gil, a través de redes sociales al menos dos mujeres más han hecho denuncias públicas en su contra.

La cuenta #MeTooMusicosMexicanos, quien publicó la denuncia anónima a la que Vega hace referencia, emitió un comunicado en el que asegura que, pese a los hechos sucedidos, la cuenta seguirá visibilizando las denuncias de víctimas de abuso por parte de músicos y señala que “el suicido de Armando Vega Gil es responsabilidad de Armando Vega Gil”.

“A cualquiera de los acusados y delincuentes invictos que quiera utilizar este doloroso evento para desacreditar el movimiento internacional #MeToo, así como a las denuncias en su contra, queremos informarles que por más que nos sigan violentando no nos vamos a callar. Ahora más que nunca, seguimos en apoyo a las víctimas y también a las que aún no se atreven a alzar la voz”.

El comunicado, hace referencia a una serie de publicaciones que usuarios de redes sociales han hecho sobre que la denuncia en la que se acusa a Vega Gil, es la responsable de su suicidio y critican la publicación de denuncias anónimas.

¿De qué se acusaba a Vega Gil?

En la acusación en contra del bajista, la mujer narra que cuando tenía 13 años tuvo un encuentro con Vega Gil en un lugar público donde luego de tomarse una fotografía juntos, él le pidió su contacto para mostrarle material inédito del grupo. La joven relata que visitó en dos ocasiones la casa del músico, siempre acompañada por sus amigas.

“La primera vez que fuimos a su casa nos la pasamos ‘bien’, nos enseñó libros, música (…) Estando con él, sentí que me veía raro y eso me hacía sentir incómoda; no le di importancia porque yo no tenía las herramientas para entender que esas miradas lascivas tenían una carga sexual”.

Sin embargo, denuncia que después de la segunda visita y de observar actitudes que les incomodaron, decidieron no volver, pero Vega Gil comenzó a enviarle mensajes en los que le escribía que quería verla de nuevo para enseñarle cómo besar y que no podía dejar de ver sus fotografías. Después, señala que comenzó a recibir mensajes “explícitamente sexuales”.

“Me decía cosas cada vez más asquerosas y explícitamente sexuales hasta que me dio muchísimo miedo; decidí bloquearlo y cambié de número de celular”.

La joven, que envió la denuncia de manera anónima, asegura que las acciones que tuvo Vega Gil con ella son las de un pederasta y señala que le tomó años asimilar lo que vivió.

Aunque han sido cuestionadas las denuncias anónimas realizadas en los últimos días por las víctimas, los administradores de las distintas cuentas han decidido publicarlas bajo el argumento de proteger su integridad pues muchas de ellas se encontrarían en una situación vulnerable si su nombre se hiciera público.

Las razones, principalmente es que muchas de ellas aún comparten espacio con su agresor, este tiene una posición de poder o no cuentan con una red de apoyo solida que les acompañe en el proceso de afrontarse como una víctima de violencia de género.

Además, diversas activistas aseguran que existe un problema en el sistema de justicia en México, que no protege a las víctimas y las revictimiza y expone al escarnio público.

La carta de Vega Gil

En la carta publicada en su cuenta de Twitter, Vega Gil asegura que lo relatado por la víctima "no ocurrió".

"Sé que en redes no tengo manera de abogar por mí, cualquier cosa que diga será usada en mi contra. (...) Las mujeres, aplastadas por el miedo y la amenaza, son las principales víctimas de nuestro mundo", escribió en lo que parece ser su carta suicida.

En la primera mitad del texto el bajista, cantante y escritor relató sus inclinaciones hacia la ayuda humanitaria y explicó de qué manera colaboró con organizaciones centradas en los derechos de los niños.

También dijo que le habría gustado hablar en persona con la mujer que emitió la acusación "con pruebas, testigos, asesores y las chicas del movimiento", pero ya no pudo ser posible. Vega Gil dio por hecho a lo largo de la carta que esta acusación pondría en tela de juicio todos sus trabajos, "pues todos ellos se construyen sobre" su credibilidad pública.

A sus 64 años habría tomado la decisión, supuestamente, de terminar con su vida de manera "consciente, voluntaria, libre y personal", para así "dejar limpio el camino que transite" su hijo en el futuro, explicó en la carta.

El artista, conocido como Cucurrucucú dentro de su agrupación, durante su vida tocó ramas como el cortometraje, el guionismo, la fotografía, la animación o la música. Como escritor tuvo una serie de distinciones y en los últimos años se dedicó a escribir textos para niños y adolescentes.

Esta ola de denuncias inició el pasado 21 de marzo, luego de que la comunicadora Ana Ge denunció a través de su cuenta de Twitter que "un hombre poderoso del círculo literario", a quien después identificó como Herson Barona, había manipulado, embarazado y abandonado a más de 10 mujeres.

Fue a partir de esta acusación que en dicha red social muchas mujeres se animaron a denunciar diversos casos, utilizando el #MeToo que surgió a finales de 2017 en Estados Unidos para denunciar acoso y abusos sexuales del productor de Hollywood Harvey Weinstein.

Sin embargo, luego de la ola de denuncias contra escritores, derivaron otras cuentas en la red social para evidenciar la violencia machista en el cine, la academia, la música, las universidades, el periodismo e incluso entre los funcionarios públicos.

Acoso sexual en el trabajo: conoce tus derechos

Loading
Cargando galería
Publicidad